IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 24 de mayo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

17.60

19.10

Foto: Internet. Beltrones recuerda a Colosio a 22 años de su asesinato.

Recuerdan a Colosio a 22 años de su asesinato

23 de marzo, 2016

admin/La Voz de Michoacán

Ciudad de México.- A 22 años del asesinato de Luis Donaldo Colosio, candidato presidencial del Partido Revolucionario Institucional (PRI), el dirigente nacional del tricolor, Manlio Fabio Beltrones recordó al sonorense.

A través de su cuenta de Twitter, Beltrones describió a Colosio como su entrañable amigo.
“Mi mejor recuerdo a mi entrañable amigo Luis Donaldo Colosio”, escribió.

¿Quién era Colosio?

Beltrones Rivera agregó una fotografía en la que aparece al lado de Colosio Murrieta, entoncespresidente nacional del PRI y él, Beltrones, subsecretario de Gobernación.

Luis Donaldo Colosio Murrieta fue asesinado el 23 de marzo en la colonia Lomas Taurinas en Tijuana, Baja California, mientras estaba en medio de un mitin en plena campaña electoral de 1994.

La historia de Luis Donaldo Colosio es la de un mexicano excepcional; de un sonorense orgulloso de su origen, quien desde niño aprendió que la palabra vale, que el esfuerzo cuenta, que la congruencia importa.

Luis Donaldo Colosio Murrieta fue un político y economista mexicano, miembro del Partido Revolucionario Institucional (PRI), se desempeñó como diputado, senador, presidente de su partido político y titular de la Secretaría de Desarrollo Social de México.

Fue candidato a la presidencia de México por el PRI hasta su asesinato el 23 de marzo de 1994.

Ingresó al Partido Revolucionario Institucional en 1968, siendo elegido diputado en 1985 y posteriormente senador en 1988. Fue presidente nacional del PRI de 1988 a 1992. Durante su gestión, el PRI reconoció por primera vez una derrota en una elección de gobernador, en este caso la del estado de Baja California en 1989, siendo elegido Ernesto Ruffo Appel candidato del PAN Partido Acción Nacional, como primer gobernador no priísta.

Llamado a su gabinete el 13 de abril de 1992 por el presidente Carlos Salinas de Gortari, se convirtió en secretario de Desarrollo Social, en sustitución del candidato a gobernador de Veracruz, Patricio Chirinos Calero. Colosio participó activamente en la sucesión presidencial de Salinas, junto con dos fuertes aspirantes; Pedro Aspe Armella, secretario de Hacienda, y Manuel Camacho Solís, jefe del Departamento del Distrito Federal, quien rompió las normas no escritas de la sucesión presidencial en México al negarse a expresar públicamente su apoyo a Colosio, quien fue postulado candidato a la Presidencia de la República el 28 de noviembre de 1993.

Discurso del 6 de marzo de 1994

El discurso pronunciado por Colosio frente al Monumento a la Revolución Mexicana, en la Ciudad de México, el 6 de marzo de 1994, en el aniversario del PRI, se considera como el rompimiento con el entonces presidente de México, Carlos Salinas de Gortari y una revaluación de la política neoliberal. El mensaje de Colosio habla de un México agraviado y en crisis, con hambre, con profundas diferencias sociales, pero con la esperanza de transformaciones. Aunque Salinas de Gortari estuvo de acuerdo con el contenido del discurso, el periódico El Norte de Monterrey registraba las presiones hechas por el oficial mayor de la presidencia José María Córdoba Montoya, para que renunciara.

“Veo un México de comunidades indígenas, que no pueden esperar más a las exigencias de justicia, de dignidad y de progreso; de comunidades indígenas que tienen la gran fortaleza de su cohesión, de su cultura y que están dispuestos a creer, a participar, a construir nuevos horizontes.

“Veo un México con hambre y con sed de justicia. Un México de gente agraviada por las distorsiones que imponen a la ley quienes deberían de servirla. De mujeres y hombres afligidos por abuso de las autoridades o por la arrogancia de las oficinas gubernamentales.

“Como partido de la estabilidad y la justicia social, nos avergüenza advertir que no fuimos sensibles a los grandes reclamos de nuestras comunidades; que no estuvimos al lado de ellas en sus aspiraciones; que no estuvimos a la altura del compromiso que ellas esperaban de nosotros. Tenemos que asumir esta autocrítica y tenemos que romper con las prácticas que nos hicieron una organización rígida. Tenemos que superar las actitudes que debilitan nuestra capacidad de innovación y de cambio. Empecemos por afirmar nuestra identidad, nuestro orgullo militante y afirmemos nuestra independencia del gobierno.”

 

Asesinan a  Colosio

Luego de un inicio de campaña afectado por los efectos del levantamiento del Ejército Zapatista de Liberación Nacional en Chiapas, el 1 de enero de 1994, Luis Donaldo Colosio Murrieta llegó el 23 de marzo de ese mismo año, alrededor de las 16:05, Tiempo del Pacífico, al aeropuerto ‘Abelardo L. Rodríguez’ de la ciudad de Tijuana, Baja California. .

El primer lugar a visitar sería la colonia popular Lomas Taurinas, uno de los muchos asentamientos irregulares en la ciudad de Tijuana. En una explanada en pendiente, sobre la calle La Punta, se colocó un templete improvisado, montado sobre una camioneta.

Alrededor de 4 mil personas se reunieron para ver al candidato en el denominado ‘Acto de Unidad’; participaron cuatro oradores locales antes de que Luis Donaldo Colosio cerrara el evento con su discurso.

Cerca de las 17.00 , Colosio bajó del templete rodeado por una reducida escolta personal.

A las 17:12 de la tarde, cuando Colosio había caminado unos trece metros y medio en la explanada, uno de los asistentes al mitin penetró el cerco de seguridad, puso un revólver Taurus calibre 38 cerca del oído derecho del candidato y disparó. Un segundo disparo alcanzó a Colosio en el abdomen, quien cayó al suelo inconsciente, sangrando de la cabeza. En medio de la confusión, el grupo de seguridad capturó a un hombre de unos 25 años, de complexión delgada, tez morena y pelo rizado, vestido con pantalón de mezclilla y una chamarra negra.

Elementos de seguridad levantaron a Colosio y lo llevaron hacia su camioneta.  A las 17:20 el candidato ingresó inconsciente al área de Urgencias del Hospital General de Tijuana. Se “realizaron diversas maniobras encaminadas a tratar de salvar la vida del paciente, pero médica y clínicamente era imposible por la gravedad de la lesión en la cabeza. No obstante todos los esfuerzos humanos y médicos que se realizaron, falleció Luis Donaldo Colosio”, a las 18:55 horas, del 23 de marzo de 1994.

El presunto autor de los disparos, identificado como Mario Aburto Martínez, de 22 años de edad, originario de Michoacán y radicado hacía ocho años en Tijuana, fue detenido inmediatamente por quienes rodeaban al candidato en el momento del atentado y fue puesto a disposición de las autoridades. Mario Aburto sería “interrogado” por Manlio Fabio Beltrones en la noche del asesinato.

Comparte la nota

Publica un comentario