Foto: Conade. Con 44 años de edad y en su segunda aparición paralímpica, la sirena mexicana comandó al grupo de competidores nacionales.

Declaran inaugurados los Juegos Paralímpicos

7 de septiembre, 2016

Notimex/La Voz de Michoacán

Río de Janerio.- Fiesta de colores y música declaran inaugurados los Juegos Paralímpicos.

El estadio de Maracaná vivió durante casi cuatro horas, con la ceremonia de inauguración de los primeros Juegos Paralímpicos de la historia de Sudamérica, una auténtica fiesta tropical que llenó de color y música el cielo de Río de Janeiro.
La ceremonia comenzó con el anuncio que por los vídeo-marcadores protagonizó Philip Craven, deportista británico en silla de ruedas que compitió en cinco Juegos de 1972 a 1988 y que saludó desde una de las tribunas, ahora como presidente del Comité Paralímpico Internacional.
Fiesta de colores y música declaran inaugurados los Juegos Paralímpicos | Universo Deportivo

Su testigo lo tomó el atleta estadounidense Aaron Wheelz, que, con su silla de ruedas, deleitó a los asistentes con un saltó impresionante, con pirueta incluida en el aire, tras descender una empinada rampa desde lo más alto de una de las gradas de un fondo del estadio.

A partir de ese momento la música tomó un papel protagonista y, a través de ritmos como la samba, el tropicalismo o la bossa nova, se fueron sucediendo diversos espectáculos de música, luz y color que iluminaron la noche de Río de Janeiro.

Con el estadio de Maracaná en pie, el maestro Joao Carlos Martins, con un solo de piano, fue el encargado de poner música al himno de Brasil y al izado de la bandera del país carioca.

A continuación, uno a uno, representantes de los 164 países participantes fueron desfilando por el estadio, incluido Ibrahim Al Hussein, un refugiado sirio que compite como parte del equipo de atletas paralímpicos independientes.

La delegación española, con el tenista de mesa granadino José Manuel Ruiz como abanderado, desfiló con el traje diseñado por Luanvi y dio la vuelta a Maracaná entre sonrisas y caras de alegría.

La entrada del equipo brasileño, el último en desfilar, llevó el delirio a las gradas y permitió que el puzzle que se fue confeccionando sobre el suelo del estadio se completara para que, en forma de corazón, se iluminara en una metáfora de la vida.

Ese momento fue la antesala que dio inicio a los discursos oficiales, el primero el de Carlos Arthur Nuzman, presidente del Comité Paralímpico Brasileño.

Comparte la nota

Publica un comentario