IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 24 de enero de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

20.20

21.84

Foto: Cortesía. Las fiestas de Santa Clara del Cobre iniciaron con la peregrinación que los artesanos realizan en honor de la Virgen del Sagrario.

Artesanos del cobre honran a la Virgen del Sagrario

3 de agosto, 2015

admin/La Voz de Michoacán

Santa Clara del Cobre, Mich.- Las fiestas de Santa Clara del Cobre iniciaron con la peregrinación que los artesanos realizan en honor de la Virgen del Sagrario; todos llevan consigo una pieza de cobre, ya sea un cazo, un jarrón, una charola o una imagen de la Virgen de Guadalupe. Niños, niñas, jóvenes y adultos caminan por la avenida principal del poblado para llegar al templo donde se venera a la Virgen.

No hay un año exacto de cuándo inicio esta tradición, pero se estima que son poco más de 100 años que los artesanos agradecen a la Virgen por su oficio que ha pasado de una generación a otra y que ha dado un renombre nacional e internacional a Santa Clara del Cobre. Cada artesano, además de la pieza que ofrece, también lleva flores, son nardos que inundan con su olor las calles y la iglesia.

A las once en punto de la mañana, cada uno de los integrantes de los talleres artesanales se forman, se distinguen por sus camisas de diferentes colores; algunos grupos los acompañan mariachis, bandas de música de viento o grupos norteños, así con la alegría de festejar su “día” caminan por la avenida principal, hacía el templo de arriba o de la Virgen del Sagrario.

Los niños más pequeños toman de la mano a su papá, en la otra llevan una pieza pequeña de cobre que también entregarán a la iglesia como ofrenda. Las niñas portan orgullosas el traje regional de su pueblo, la enagua blanca, la falda roja con verde y tablones, así como la blusa blanca adornada con encaje, algunas llevan una corona de cobre sobre sus cabezas.

Al llegar frente al templo de la Virgen del Sagrario está el sacerdote quien les da la bienvenida rociándolos con agua bendita, cada uno espera su turno, se persigna y sigue su camino al interior del santuario; después cada una de sus piezas es colocada a los pies del altar, ahí dejan su ofrenda.

Para más información, consulte la edición impresa del día de mañana en La Voz de Michoacán.

Comparte la nota

Publica un comentario