IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 28 de mayo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

17.60

19.10

Foto: Sofía Villalobos. Zináparo es un pueblo fantasma.

Por migración, no reúnen requisitos para municipios

29 de mayo, 2016

Redacción web/La Voz de Michoacán

 Sofía Villalobos/ Corresponsal de La Voz de Michoacán.

Zináparo, Michoacán.–  Zináparo es el claro ejemplo del despoblamiento que están sufriendo varias localidades de Michoacán, donde los pobladores se han visto obligados a migrar a otros lugares para mejorar sus condiciones de vida. Apenas hay 1 mil 907 habitantes en la cabecera municipal y en algunas comunidades rurales viven unas cuantas familias en medio de casas abandonadas.

Otros 19 municipios de Michoacán están en similares circunstancias: Tzitzio, Tlazazalca, Susupuato, Numarán, Nuevo Urecho, Morelos, Nocupetaro, Lagunillas, Huiramba, Huaniqueo, Copándaro, Cojumatlán, Chinicuila, Chavinda,  Carácuaro no reúnen siquiera 10 mil habitantes, pero Aporo, Zináparo, Chucándiro,  Lagunillas y Churíntzio, no llegan siquiera a los 6 mil habitantes.

Los ayuntamientos que se encuentran al frente de éstos municipios cuentan con presupuestos de egresos tan limitados que llegan a sufrir grandes complicaciones para comprar una camioneta y hacerle adaptaciones para convertirla en un recolector de basura.

“Es un fenómeno que se está volviendo constante, el de la migración interna hacia las grandes y medianas ciudades donde exista la alternativa de conseguir un empleo aunque sea de obrero, por que vivir del campo no es ya una forma de vida”, refiere Clara Ochoa Valdez, titular del Consejo Estatal de Población.

Según el Censo de Población y Vivienda de 1995 elaborado por el INEGI, Zináparo contaba con 4 mil 631 habitantes, en el año 2000 la cantidad de se redujo a 4 mil 084 personas; en 2005 el crecimiento negativo continuó en picada y se registraron 3 mil 221 individuos, mientras que en el último conteo, el de 2010 se alcanzó la cifra de 3 mil 247 ciudadanos.

Para más información consulta la edición impresa de La Voz de Michoacán del 29 de mayo de 2016.

Comparte la nota

Publica un comentario