IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 16 de enero de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

20.29

21.48

CNTE: Jaque Mate a la Vista

12 de junio, 2015

admin/La Voz de Michoacán

La denominada “Jornada de Lucha” de la CNTE ha exhibido incongruencias y falencias estructurales de un movimiento de más de 35 años de edad. Ya no tiene credibilidad, agilidad ni ímpetu. Sus liderazgos, fatuos y en poses constantemente autorreferidas evidencian el cansancio moral y organizacional que han acumulado durante tantos años.

Maniobrando de espaldas a su base, con astucia pero sin inteligencia, se volvieron incapaces de convencer como antes, al ser del dominio público su desacreditado estilo de preservar el movimiento, mediante la expedición de cheques retóricos carentes de fondos, que ocultaban el verdadero y rapaz negocio de hacerse de los recursos educativos a costa de la ignorancia de miles de niños. Exhibidos y reducidos a su justa dimensión, la gran mayoría de los maestros de base les han dado la espalda y han retornado a ejercer su vocación a las aulas. Los padres de familia se han alejado sistemáticamente de la CNTE, por haber aprendido dolorosamente que sus siglas son sinónimo de abandono escolar, de fanatismo, de violencia e ignorancia, guiadas por una cúpula poseedora de una ambición desmedida, proverbialmente insensibles ante las necesidades educativas de los mexicanos.

Hoy, los comunicados de la CNTE están plagados de arengas y de exhortos dirigidos a unos pocos miles de militantes, que están extenuados por el sobreesfuerzo de la movilización, mermados anímica, moral y físicamente. Son la base de una pirámide demandante, dictatorial y alienante. Muchos marchan con pasamontañas, gafas y cubriéndose la cara lo más posible. No les enorgullecen sus causas falsas, que defienden letánicamente por ser la escalera que les permitirá acceder a migajas del botín de las mal llamadas “conquistas sindicales”.

La CNTE fue vastamente derrotada el domingo 7 de junio en las urnas. Sus increíbles y temerarias amenazas vertidas se convirtieron en un ridículo estrepitoso, por la pírrica cantidad que representa su decreciente membresía ante más de dos millones de michoacanos votantes. Difícilmente hubiesen podido cubrir con tres militantes cada casilla, por ser fin de semana, media quincena y por tener demasiados flancos abiertos. En caso de haber perpetrado un intento estatal de boicot, hubieran sido rápidamente reducidos numéricamente por los representantes partidistas, por los ciudadanos militantes de algún partido político o espontáneamente por la ciudadanía que hubiese querido hacer valer su derecho a votar.

La vocería de la CNTE es desastrosa. Sección XXII y XVIII se contradicen en pública lucha intestina que los dimensiona en su justa realidad. La cúpula michoacana, en una torpe asonada de hacerse con la vocería y representatividad nacional retó a debate público a Mexicanos Primero, organización que aceptó el diálogo, pero días después la Sección XXII desconoció públicamente tal acuerdo, retirándole respaldo a la Sección XVIII. Su comentocracia está prácticamente fulminada. Apoltronados en un rincón del tablero, son mudos testigos de una batalla en la que no son tomados en cuenta y que combaten en un flanco en el que son ampliamente superados, abandonados a su suerte por la incongruencia cupular. Algunos comisionados sindicales de cuarta o quinta línea, con ansias de publicar, improvisan al vapor el rellenado de sus espacios en medios, copiando y pegando insufribles e inverosímiles seudoanálisis trasnochados, llenos de ideología y adjetivaciones.

Muy lejos están los tiempos en los que la CNTE llenaba el centro de Morelia, con propios y extraños que acudían a escuchar discursos que versaban sobre la necesidad de democracia y desarrollo para Michoacán. Negaron a su clase.

Los proyectos alternativos de educación y cultura se pervirtieron en proyectos político-territoriales de una minoría.

Reducida al absurdo, la CNTE es Hidra de sus contrasentidos: ha quemado libros de texto, corrompieron la lucha de clases marxista en una decadente lucha sin clases, el 7 de junio instruyó realizar una revisión corporal de pulgares a sus militantes para cerciorarse de que no hubiesen votado. Más aún, la Sección XXII en sus “Acuerdos, Tareas, Pronunciamientos y Plan de Acción emanados de la Asamblea Estatal Permanente” del 8 de junio pasado, se pronunció “en contra de la instalación de Internet en las escuelas”. Ya fuera de sí, exigieron “la libertad inmediata e incondicional de todos los presos del país”… incluyendo en el volumen a Elba Esther Gordillo y Servando Gómez Martínez.

Ante este escenario y con la posibilidad de conquistar la isla de los hombres solos en que se ha convertido la CNTE se encuentra el gobierno de México. Hoy, con adecuado cálculo político y la ley en la mano puede hilvanar jugadas ganadoras en el tablero de la gobernabilidad educativa que puede concluir con un rotundo y definitivo jaque mate a la ambición cupular de la CNTE, que es controlar los recursos destinados a la educación de los hijos de México. No es sencillo, el gobierno ha sido derrotado en las primeras jugadas durante décadas. Hoy, estamos en el medio juego con visos de entrar en un final acelerado y ganador. La omisión, la corrupción y la incapacidad gubernamental han entregado miles de millones de pesos a la voracidad cupular de la CNTE. Sin embargo, las lecciones están a la vista, no se requiere ser avezado en el arte de gobernar para observar patrones simples, inconfundibles y que rayan en lo burdo del actuar de la CNTE. Es necesario que se dedique tiempo, paciencia e inteligencia para desvincular a las cúpulas fácticas del presupuesto destinado a la educación mexicana.

De una larga acumulación de errores, de por fin poseer ventaja posicional y material, así como de contar con el respaldo de la opinión pública nacional sobrevendrá naturalmente, como en el tablero de ajedrez, la circunstancia combinatoria que acelerará la capitulación de la sedicente disidencia magisterial. Solamente es cuestión de técnica política y de aplicar la ley.

Solamente no olvidemos que al terminar la partida, reyes y peones, sin importar bando vuelven a la misma caja. Los ajedrecistas se estrechan la mano, analizan conjuntamente las circunstancias acontecidas en la escaramuza e intercambian visiones, conocimientos y experiencias. Nos espera la reconstrucción del sistema educativo nacional y discutir sus principios fundantes, para lo cual se deberá dialogar, debatir y encontrar objetivos comunes a alcanzar como nación y entidad federativa, con la finalidad de que los niños y jóvenes reciban la educación que anhelamos todos.

Sus comentarios son bienvenidos en [email protected] y en Twitter en @Erik_Aviles

Comparte la nota

Publica un comentario