IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 22 de mayo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

17.60

19.10

Las leyes y constituciones, no hacen a las grandes naciones

24 de abril, 2016

admin/La Voz de Michoacán

En nuestro querido México, los gobernantes, al terminar la revolución, algunos de ellos pretendieron crear un Estado de Derecho, la mayoría murió a manos de ambiciosos personajes que lo único que buscaban era el poder y la riqueza, estos fueron los verdaderos vencedores.

Ahí nació la oligarquía gobernante, que a través de los años, su maquinaria se fue perfeccionando  y a los largo de los últimos 100 años, ha sufrido algunas averías, algunas, simplemente se arreglaron con un “cambio de aceite”, otras veces con ajustes de “medio motor” y ya para el año  2000 está maquina requirió de un “ajuste completo”, que no cabio de motor, ni de estructura.

Todo quedo igual, únicamente se cambiaron las piezas al interior de este motor.  Este vehículo que es la nación mexicana,  sufrió la primera reparación mayor (2000-2012) después de la Revolución; Su pasajeros recuperaron la esperanza en que este vehículo, finalmente los llevaría a ese gran destino que sería una gran nave: la Nación prospera, democrática, desarrollada, donde todos serian tratados por igual, donde habrá salud, educación, empleo digno, justicia expedita, imparcial, oportuna, donde no existirá la impunidad, la corrupción, la inseguridad y la injusticia.

Resulta que esas piezas que se utilizaron en el ajuste, salieron defectuosas, tenían los mismos defectos de origen, salvo que aparentaban estar nuevas.  La nación aparento enderezar el camino, su motor medio empezó a funcionar, a “carburar”,  lamentablemente esta reparación  no funciono como se esperaba, sus conductores, que por cierto siguieron siendo los mismos, malos “choferes”, rápido corrompieron el motor, este solo duro 12 años; y  ¿qué creen?  Se volvió  arreglar el motor y le colocaron las piezas que le habían quitado en el 2000 por defectuosas,  actualmente este vehiculó que es nuestro país; hoy, avienta humo, es altamente contaminante, tira aceite, a su dirección le falta alineación, los frenos ya no responden, no trae luces, ¡menos direccionales! para avisar en donde va a dar vuelta,  sus conductores se aprovechan de que tienen aceite para cambiarle al motor cada rato, el terreno es parejo  y fértil, en donde quiera se encuentra agua para ponerle al motor, fierros se encuentran por todos lados, en caso de algún atascamiento, bajan a los pasajeros para que empujen, que estos,  además de pagar el pasaje, tienen que darles a los conductores, de su comida, cederles los mejores asientos y cuidar que no les falte nada.

Estos pasajeros no saben que el vehículo en estas condiciones va a tronar y que sus pasajeros se quedaran en medio de paramos sombríos, a su suerte, porque los conductores, ya tienen otro medio donde transportarse en otras latitudes, como Panamá, islas caimán, Miami, Nueva York, España, etc. Lo más lamentable es que no dejan que se arregle este vehículo para llegar al destino fijado, argumentando que ellos son la única opción para seguir conduciendo, provocando la división en los pasajeros y arguyendo artimañas y distractores los someten y manipula.

Estamos a tiempo de detener este vehículo que transporta a nuestra gran nación antes de irse al desfiladero. Cada ciudadano tenemos la responsabilidad de participar en esta gran cruzada de salvamento. ¿Cómo? En cada ámbito en donde nos desarrollemos, debemos de actuar con responsabilidad ante el diario acontecer, influir para bien en nuestro entorno inmediato, no aspiremos a solucionar los problemas del mundo, únicamente iniciemos por nuestro ámbito personal: Al despertar y asearse, ¿desperdicia agua?  ¿Se alimenta y desayuna sanamente? ¿Consume alimentos procesados? ¿se anticipa para llegar sin carreras a su trabajo o a llevar a sus hijos a la escuela? ¿Si lo infraccionan en su vehículo, ofrece mordida en lugar de pedir el comprobante de multa para pagarlo? ¿Su vehículo contamina? Etc. etc. , El cambio lo tenemos que hacer los ciudadanos, ¿conoce la trayectoria y quiénes son sus candidatos por los que ha votado y votara en el futuro?

En México votamos menos del 45% de los ciudadanos, dejamos que pasen las cosas, no vigilamos a nuestros gobernantes. ¡ Tu! ciudadano es el que tiene que cambiar, los gobernantes no nos van a decir:” Ya nos cansamos del poder y la riqueza, éntrenle ustedes”, eso nunca lo vamos a oír.

Comparte la nota

Publica un comentario