IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 23 de marzo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

18.13

18.90

Foto: Internet. Levy Tacher indicó que la especie es nueva para la ciencia, pero no para la botánica maya (Sac Bak Nicte).

Botánicos descubren nueva especie de rubiácea

25 de mayo, 2016

Notimex/La Voz de Michoacán

Ciudad de México.- Un grupo de investigadores lograron identificar una nueva especie de rubiácea, Randia sepium (Gardenieae, Rubiacae), en Chiapas, informó la Agencia Informativa del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

El árbol es de cinco metros de altura con hojas estrechas de formas elípticas de cuatro a ocho centímetros (cm) de largo y de uno a 1.7 cm de ancho.

El hallazgo se realizó por las colectas del investigador del Departamento de Conservación de la Biodiversidad del Colegio de la Frontera Sur (Ecosur), Samuel Levy Tacher.

Además del botánico de la Universidad de Pécs de Hungría, Attila Lajos, y del Instituto de Biología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Esteban Martínez.

En una entrevista con la agencia del Conacyt, Levy Tacher indicó que la especie es nueva para la ciencia, pero no para la botánica maya (Sac Bak Nicte).

“El conocimiento tradicional le ganó al conocimiento científico, porque esta especie tenía ya un nombre lacandón en particular, y la ciencia la había agrupado dentro de una familia en general”, refirió el investigador.

El especialista inició la colecta en 1993 dentro de la comunidad lacandona Lacanjá Chansayab, en el municipio de Ocosingo.

“Ahí empecé a hacer colectas a lo largo de tres años, principalmente en Lacanjá. Como habían pocos estudios al respecto, la tarea fue colectar los árboles que estuvieran a la mano y si era posible a lo largo de la sucesión vegetal”, mencionó.

“La recolección en árboles grandes fue un gran reto, aprendí cómo los jóvenes lacandones eran capaces de trepar los árboles y luego pasar de un árbol a otro vía las ramas; hablamos de 20 a 30 metros de altura”, agregó.

El botánico sólo recolectaba en un principio los árboles que florecían, pero con el avance de la investigación fue necesario recoger especies clave, ya fuese por su importancia ecológica o económica.

El investigador destacó la capacidad del grupo cultural maya de mostrar a la ciencia especies que ellos ya habían descubierto, ya que 90 por ciento de las plantas nombradas por los lacandones tienen relación directa con un nombre científico.

“A partir de los nombres comunes lacandones de las plantas, se pueden hacer este tipo de registros, de otra manera, tienes que ser un botánico experto”, señaló.

“El conocimiento tradicional maya es muy preciso y nos puede seguir dando sorpresas en cuanto al descubrimiento de nuevas especies, y es interesante que se puedan encontrar después de tanto tiempo y en un área donde se han hecho muchísimas colectas”, añadió.

La especie Randia Sepium se identificó de manera formal en una colecta del Herbario Nacional de México (MEXU) nombrada como “spp”, una especie desconocida que al no tener la precisión se le dio esa clasificación.

Por ello, los botánicos que realizaron la descripción no dejaron pasar por alto el “spp”, para identificarla como una nueva especie de rubiácea, dijo el investigador.

Comparte la nota

Publica un comentario