IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 28 de marzo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

18.13

18.90

Foto: Notimex

Científico de la UNAM descifra glifo maya

16 de junio, 2015

admin/La Voz de Michoacán

El investigador del Centro de Estudios Mayas del Instituto de Investigaciones Filológicas de la UNAM, Guillermo Bernal Romero, descifró el glifo maya yej o T514, que significa filo y con lo cual se podrán comprender a detalle alrededor de 50 inscripciones de carácter bélico de esta cultura prehispánica.

Entre las inscripciones que contienen este glifo destaca el nombre de la tumba del rey Pakal, que a 63 años de su descubrimiento por el arqueólogo Alberto Ruz Lhuillier, hoy se puede descifrar como “La casa de las nueve lanzas afiladas”.

En entrevista con Notimex, Bernal Romero indicó que la primera vez que alguien dibujó y fotografió este glifo fue el dibujante del arqueólogo inglés, Alfred Mosley, a principios de siglo XX en Palenque, y que el ejemplo más antiguo que se ha encontrado es en un registro de prisioneros en narrativas guerreras en Dzibanché, al sur de Quintana Roo del año 500 D.C.

Y además de estar en Palenque, se encuentra en Dos Pilas y Piedras Negras, Guatemala; Tortuguero, Tabasco y Toniná, Chiapas, entre otros lugares.

Los glifos mayas regularmente representan objetos de la vida real, no obstante por décadas se intentó descifrar éste sin éxito ya que su “forma lobulada como con unas estrías y una ondulación superior a primera vista no parecía nada concreto e identificable”, señaló.

El investigador dijo que estudiando el glifo y buscando los datos esenciales que llevaran a su significado, se observó que éste tenía “un complemento fonético inicial Y, y un complemento final que era g, lo cual indicaba que lo más probable es que empezará con una sílaba Y y terminará con una consonante J, así que una de las posibilidades es que la lectura de ese glifo misterioso fuera Yej”

Luego Bernal Romero pensó que si era algo que cortara tenía que ser como un diente, de modo que revisó dientes humanos para ver si podía identificar la forma del glifo, pero no se parecían a éste. Continuó la búsqueda pensando en que tal vez se trataría del diente de un animal “como un tiburón o un jaguar, algo que cortara mucho”.

Así, el investigador revisó los dientes de jaguar y “al verlos de frente no se parecían, pero cuando vi las fauces de perfil distinguí el glifo en el molar superior”.

La coincidencia de la forma del glifo con la del diente del jaguar, tiene sentido “porque los mayas habían escogido un elemento de la naturaleza cortante, muy filoso que es el molar superior del jaguar para expresar un adjetivo que es yej y que significa filo”.

Y si bien los mayas pudieron escoger cualquier elemento cortante de la naturaleza como el diente de otro animal, escogieron el del jaguar porque es un animal que está relacionado con la guerra, dijo el especialista, pues “de hecho, el dios sol jaguar del Inframundo, la entidad patrona de la guerra en muchas ciudades mayas tiene un aspecto de jaguar y con el mundo subterráneo”.

Comparte la nota

Publica un comentario