IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 23 de julio de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

16.35

17.85

Foto: Intenet. Fruta Infectada.

Estudiante mejora métodos para detectar frutas contaminadas

18 de mayo, 2016

Redacción web/La Voz de Michoacán

Ciudad de México.- Una estudiante de la Universidad de Colima (Ucol) trabaja en el desarrollo de métodos más eficientes para detectar residuos de plaguicidas en las frutas que llegan al consumidor final.

 

En una entrevista con la Agencia Informativa del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), la alumna Norma Susana Pano Farías indicó que es importante monitorear el uso de plaguicidas por los daños a la salud y al medio ambiente.

 

“Este tipo de químicos son aplicados comúnmente en diferentes cultivos para combatir plagas y asegurar que se tenga una producción adecuada de los productos agrícolas”, mencionó la estudiante.

 

Sin embargo, Pano Farías señaló que en ocasiones se quedan residuos químicos en las frutas, por lo que puede existir una exposición a estas sustancias por parte de los consumidores.

 

Por ello, la estudiante comenzó a desarrollar métodos que permitan analizar los residuos presentes en concentraciones muy pequeñas en los productos que se comercializan.

 

“Para los químicos analíticos es un reto tener métodos que nos permitan cuantificar cantidades mínimas de los plaguicidas y buscar técnicas de análisis, desde la manera de trabajar con las muestras hasta las técnicas instrumentales que permitan detectar este tipo de sustancias”, subrayó la estudiante.

 

Pano Farías puntualizó que los plaguicidas que se analizan son de uso común como el metil-paratión y carbofurano y se estudian en frutas de alta producción en Colima como el limón, la papaya, el melón, el mango y el plátano.

 

“Por el momento no está contemplado hacer monitoreo, solo realizar el desarrollo de métodos que permitan detectar bajas cantidades con técnicas menos costosas y que tengan más ventajas, mejorando las que ya existen”, expuso.

 

La investigadora apuntó que su estudio parte de una fruta, pues debido a su constitución se le considera una muestra compleja por la gran cantidad de componentes.

 

“Para analizar los plaguicidas en porciones muy pequeñas, primero tenemos que utilizar técnicas que nos permitan extraer solo esos compuestos de interés y no aquellos que son propios de la fruta”, detalló la estudiante.

 

Además, indicó que se tiene que diseñar una metodología para eliminar las interferencias obtenidas de las muestras y solo extraer los plaguicidas que interesa estudiar.

 

“En todo este proceso interviene desde cómo procesar la muestra, hasta cómo analizar en un equipo cromatográfico”, refirió.

 

La estudiante sostuvo que a pesar de que las técnicas cromatográficas son las más utilizadas, en su investigación cuentan con detectores de espectrometría de masas que son más sensibles para analizar un amplio rango de compuestos.

 

“En el procesamiento de la muestra se homogeniza la fruta y se da un tratamiento para poder separar los contaminantes de los componentes propios de la matriz que representan interferencias obteniendo un método final, del cual esperamos una buena sensibilidad y que el proceso tenga mejores ventajas que otros”, puntualizó Pano Farías.

 

Respecto a los resultados de su investigación, la estudiante de posgrado determinó que uno de los métodos que utilizó en el análisis de plaguicidas en muestras alimentarias llamado QuEChERS, se estudió acoplándolo a diferentes técnicas cromatográficas para ver cuáles eran las ventajas y desventajas de este método.

 

Otro método desarrollado es una técnica que se llama de microextracción en una sola gota, que utiliza una gota de algún disolvente orgánico que presenta una ventaja con respecto a otros métodos, en donde se utilizan mayores cantidades de solvente.

 

Además, en esta técnica se emplean volúmenes muy pequeños del orden de microlitros, lo que da como resultado que se generan menos residuos al final del proceso y que también sea menos costoso.

 

La especialista en química puntualizó que cuando estos métodos estén desarrollados y validados se podrán contemplar para su aplicación en monitoreo o análisis de rutina en un futuro.

 

“Uno de los propósitos de desarrollar este proyecto fue ofrecer este servicio a los productores para determinar estos contaminantes en las frutas”, afirmó.

 

Comparte la nota

Publica un comentario