La Voz de Michoacan

DÓLAR Compra $18.40/ Venta $19.20

Morelia   16 °C

Martes 21 de Agosto del 2018

Ciencia y Tecnología

Los contratiempos que enfrenta la Inteligencia Artificial

Ago 10, 2018, 18:28

la inteligencia artificial

Foto tomada de Internet. El objetivo de la inteligencia artificial es facilitar la vida de los usuarios.

El Universal/La Voz de Michoacán

Ciudad de México. El objetivo de la Inteligencia Artificial (IA) es facilitar la vida de los usuarios. Pero el que un asistente inteligente, como Alexa de Amazon, escuche a un usuario en la intimidad de su casa estar planeando unas vacaciones en familia y, a partir de ello, comience a enviarle información de viajes, ¿es una violación a su privacidad o la mejor herramienta para concretar sus planes?

Hoy la tecnología con IA es mejor que los humanos en tareas como detectar tumores, lo que, por supuesto, es una ventaja para la humanidad. Sin embargo, hay quien opina que el desarrollo de estos sistemas está poniendo en riesgo la información de los usuarios.

Ranga Yogeshwar, periodista europeo especialista en ciencia y tecnología, expone que el problema radica en que, pese a que recién estamos empezando a entender cómo funciona el aprendizaje de máquina y la IA, ya la usamos en sistemas como el reconocimiento facial en el iPhone X o en los asistentes como Siri y Google que conocen todo de nosotros: a dónde vamos, qué sitios visitamos y las personas con las que más compartimos.

La máquina funciona pero no entendemos cómo. El reto no es tecnológico, es social. En pruebas como la llamada que hizo Google en su conferencia para desarrolladores en donde su asistente inteligente realizó una cita a un salón de belleza, para mí hay una falta de ética. De pronto, hace un sonido ‘mm-hm’, una expresión humana que solo debería ser humana, además necesitamos saber que estamos hablando con una máquina, de otra manera podríamos ser engañados”, advierte Yogeshwar, reconocido como periodista científico del año y autor de “Rompecabezas de la vida cotidiana”.

Aunque acepta que hay grandes oportunidades alrededor de la IA, lo que más preocupa al especialista es la posibilidad de perder el control sobre los datos personales. “Hay que pensar en los alcances. Por ejemplo si una persona está leyendo en Internet, la cámara detecta sus ojos para saber cuándo cambiar de páginas, pero también registra la dilatación de la pupila para conocer sus emociones y modificar la historia y hacerla más adictiva, de manera que el libro va a estar hecho para ti. Si detecta que tienes gripa, de pronto el personaje también. Puede decirte cosas de ti, de tu salud. Hay que reflexionar si de verdad queremos entregar estos datos, si necesitamos este tipo de tecnología cuando hay población en el mundo que no tiene acceso a agua. Muchos se van a quedar en el camino”.

Por supuesto, no todos están de acuerdo en el peligro de dejar información personal en manos de la IA. Norberto Andrade, privacy and public policy manager en Facebook, asegura que esta tecnología puede programarse para interpretar sentimientos y, a partir de ello, por ejemplo, prevenir el suicidio, sin llegar a comprometer la privacidad del usuario.

Sin embargo el ejecutivo acepta que en la programación de la IA se tienen que considerar valores humanos. “Es como enseñar a los niños, no solo hay que brindarles conocimientos, sino valores, porque muchos piensan que la IA no está asociada con los humanos, pero el machine learning se entrena con datos humanos, y refleja lo que somos para bien o para mal; hay que garantizar que proteja a la gente”.

Agregó que Facebook puede ser una herramienta importante en el desarrollo de los algoritmos inteligentes pues, con más de 2 mil 100 millones de usuarios en todo el mundo, podrían ofrecer un punto de vista muy diverso a los entrenadores de IA.

Con FBLearner Flow, Facebook permite a los desarrolladores crear nuevas experiencias para la red social de la mano de la IA, iniciativa que no solo busca llamar la atención de tecnólogos sino de filósofos e historiadores.

Con ética, estamos a salvo.

Diversos especialistas coinciden en que el desarrollo de la Inteligencia Artificial (IA) cambiará al mundo de tal manera que su influencia será comparable con la masificación de Internet.

Las nuevas tecnologías entre las que vivimos hoy, como la Inteligencia Artificial, están revolucionando al mundo. Pero lo harán a medida que sean ‘entrenadas’ correctamente, sean confiables y aplicadas con eficiencia”, dijo Eduardo Gutiérrez, Gerente General de IBM México. El director acepta que existe un temor de que la IA suplante a la inteligencia humana, viole la privacidad de datos, elimine empleos y ponga al hombre bajo su control, pero, en su opinión, únicamente habilita a los humanos a tomar mejores decisiones a partir de un completo análisis de información que no podría ser comprendida sino a través de tecnología de última generación.

Lo mejor para los negocios

Un estudio global de TCS reveló que las grandes industrias del mundo identifican la adopción de sistemas de IA como importante para su competitividad hacia 2020.

Según la encuesta, 80% de los ejecutivos en 13 industrias ya invierten en IA. Los sectores que más valor encuentran en esta tecnología es seguros y productos de consumo; asimismo, turismo, transporte y hotelería planean incrementar su inversión en un 750%. En menor medida en entretenimiento y servicios de información, manufactura, salud, banca y finanzas también planean invertir.

Todas las industrias coinciden en que sus iniciativas de IA tuvieron un impacto positivo en la mejora de ingresos y reducción de costos en áreas específicas. Destacan que los buenos resultados no los llevan a considerar la posibilidad de reducir su plantilla laboral. De hecho, afirma el análisis de TCS, las empresas con las mayores mejoras a raíz de la IA ven la necesidad de generar por lo menos tres veces más empleos nuevos para 2020.

Al respecto, un reporte del McKinsey Global Institute estima que hasta el 15% de la mano de obra futura estará compuesta por nuevos empleos creados como resultado de la IA. “La mayoría de los trabajos como los conocemos se transformarán. Las tareas se completarán con la combinación de humano y máquina. Solo 5% de las ocupaciones actuales consisten en tareas que, en teoría, podrían ser totalmente automatizadas por la IA”, afirmó Eduardo Gutiérrez, Gerente General de IBM México.

En estudio de McKinsey detalla que en México la automatización modificaría alrededor de 25 millones de empleos existentes, lo que, en opinión de Luis Flores, director comercial de Nearshore Delivery Solutions, genera temores infundados. “Hemos comprobado que aplicar IA en casos prácticos da resultados. Hay que dejar atrás la incertidumbre. La interacción con estos sistemas es controlada”.

Añadió que, más que reemplazar personas o empleos, la IA ayuda a eliminar ciertas tareas repetitivas y logra que los trabajadores se vuelvan especialistas en temas más complejos.

Los expertos coinciden en que uno de los sectores que se verán más beneficiados con la adopción de sistemas inteligentes es el retail. “La IA permite brindar atención personalizada a grupos muy grandes de personas, puede detectar patrones y así crear campañas más efectivas”, finalizó Flores.

Regulación para proteger la privacidad

Ante la posibilidad de que los usuarios pierdan el control de sus datos personales, sin tener conciencia de ello (por ejemplo aceptando las políticas de grandes compañías de Internet), se han creado legislaciones que buscan anticiparse a los riesgos.

El Reglamento General de Protección de Datos (GDPR) aprobado en la Unión Europea es un ejemplo. “Esta regulación tiene incidencia en el desarrollo de los sistemas de IA porque, aunque las máquinas aprenden de la información que reciben de las personas, esta no deja de ser propiedad de los individuos y no puede explotarse para fines diferentes a los que se establecen desde el inicio”, explicó María Rosa Casillas, directora de nube en IBM.

De acuerdo con esta visión, la Inteligencia Artificial solo servirá para analizar la información y seguirá dejando la responsabilidad de tomar decisiones en manos de los humanos. En se sentido la ejecutiva predice que serán las áreas de negocios en donde se registran tareas repetitivas las que más adoptarán IA. “La veremos aplicada en casos prácticos como la atención al cliente a través de varios canales de comunicación para brindar respuestas más eficaces; otro ejemplo es en el área legal, la IA va a analizar la información del caso, pero no va a tomar la decisión, eso seguirá siendo tarea del abogado”.

Casillas agregó que los servicios con IA ya son una realidad y que en México por lo menos están trabajando en 30 proyectos de clientes que están realizando pruebas piloto gracias a que, a través de un esquema de nube, el desarrollo de los sistemas resulta más accesibles. “Por ejemplo, estamos trabajando con PyMEs y con emprendedores. Nunca antes tuvimos tanta oferta de soluciones. Es el mejor momento para democratizar el uso y aprovechar esta tecnología que está respaldada por un manejo ético de los datos”.

IBM, desde su programa Cognitive Ethics Board, busca guiar el desarrollo ético y despliegue de los sistemas de IA. “La máquina llega hasta donde el humano quiere. En nuestra opinión, una máquina no puede tomar el control simplemente porque el humano tiene la capacidad de desconectarla”, dijo Gutiérrez.

Agregó que el enfoque que están siguiendo en cuanto a IA es el análisis de información para encontrar patrones, sobre todo considerando que diariamente cada persona en el mundo genera lo equivalente a 170 mil periódicos, y solo un sistema digital es capaz de leer hasta 800 millones de páginas en un segundo. “Lo que hace es encontrar tendencias que no necesariamente eran visibles u obvias para el ser humano, pero al final solo sirve para acompañar la decisión de una persona”.

El director aseguró que sus desarrollos de IA, que comparten con otras firmas tecnológicas, solo se basan en un caso de uso de manera que siempre se mantenga el control. Afirma que, en caso de no existir un uso suficientemente claro en beneficio de los humanos, no están dispuestos a prestar su tecnología.

En el mismo sentido se expresa Luis Flores, director comercial de la empresa Nearshore Delivery Solutions. “Una máquina, pese a estar dotada de IA, solo está programada para realizar ciertas funciones, por lo que no puede hacer un mal uso de la información. Es muy difícil, por no decir que no se puede, que una máquina pierda el control y haga algo diferente a lo que se le pidió”, aseguró.

247 Visitas

ÚLTIMA HORA

REDES SOCIALES