IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 24 de marzo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

18.13

18.90

Foto: Adrián Bucio. Mayra Sérbulo Cortés es una actriz profesional de 46 años nacida en el estado de Oaxaca.

Actriz Mayra Sérbulo, siempre lista para subir al escenario

5 de agosto, 2016

Redacción web/La Voz de Michoacán

Adrián Bucio/ La Voz de Michoacán

Morelia, Michoacán.- El salón luce sólo. Y además oscuro. A pesar de haber una cuantiosa cantidad de ventanas, la luz escasea. Muy al fondo, se encuentra Mayra. Le da un trago profundo a su botella de agua; acaba de dar una clase de actuación y parece estar exhausta. Yo la veo a ella, y a la vez, su palmarés se me viene a la mente: nominada 4 veces al Ariel, con una trayectoria actoral de más de 20 años y becaria del FONCA en cuatro emisiones. Es una actriz hecha y derecha.

Mayra Sérbulo Cortés es una actriz profesional de 46 años nacida en el estado de Oaxaca. Mujer de pelo largo, negro y chino, tez morena, ojos grandes y oscuros, labios gruesos y estatura media. Ha participado en grandes películas tanto mexicanas como estadounidenses, producciones de Tv Azteca, novelas, documentales e importantes obras de teatro. La mujer trae dos sillas, nos sentamos y empezamos a platicar.

¿Cuál fue su primer acercamiento con la actuación?

Fue desde que yo era niña. Desde chica creo que me agradó todo éste ámbito de la actuación y de las obras de teatro y todo. Obviamente, mis primeras obras fueron en el salón de clase o en el patio de la escuela. Pero siempre fue algo que yo disfruté demasiado desde una edad muy temprana.

¿Y de manera profesional?

Mi primer contacto con lo que fue ya un teatro profesional, sin hablar del aula o del auditorio escolar, fue en 1984. Yo tenía 14 años y fue bellísimo porque además yo era una estudiante con muchas limitaciones económicas, y en esta obra me pagaron por actuar. Me pagaban por hacer algo que a mí me gustaba, mejor recibimiento no pude tener.

¿Cómo adaptar tu cuerpo a las facciones de un personaje?

Es algo muy difícil. Por eso aclaro que es una profesión. Hay distintas formas de llegar a ella, como porque te agrada o porque te cruzaste de repente en el camino. Ya cuando la estudias pues aprendes tu propia forma de construir un personaje. Hay quienes revisan la situación del personaje o la conducta del mismo. Depende de cada quien.

¿Qué papel ha disfrutado más?

Todos. Para mí, todo el trabajo que tiene que ver con la actuación me gusta. La docencia también me agrada bastante. Yo te puedo decir que este curso que vine a dar en Morelia, es también muy especial. Como actriz he tenido varios proyectos en lo que me he sentido transformada, pero no te puedo decir que hay uno que me ha cambiado la vida, porque en realidad son muchos los que han hecho eso.

¿Qué tipo de personajes le gusta interpretar?

Un actor debe de ser flexible. Creo que aquí en México, nos encasillan mucho, nos clasifican. Por mi yo podría ser la reina española y demás. Pero en general todo depende de qué tipo de rasgos busque el director para sus personajes. Yo tengo una capacitación para actuar cualquier personaje, pero depende mucho de los proyectos.

Entre el apabullante silencio que nos rodea, mi silla rechina ligeramente. La de Mayra también. Ella luce con un atuendo algo deportivo: trae tenis, pants cómodo y una playera floja y ligera. Después entiendo el por qué. Me comenta de sus anhelos de publicar un libro sobre la adecuada preparación física que deben tener los actores. Su profesión, dice, requiere de un desgaste corporal.

¿Qué tan importante es el acondicionamiento físico de un actor?

Pues hay de todo. Yo soy de las que piensan y defienden que debe existir un trabajo físico en el actor para la producción de emociones. Lo principal del manejo del cuerpo, consiste en que el actor maneje sus emociones como quiere, a voluntad. Cundo alguien llora, hay una agitación en el corazón y eso el actor debe de manejarlo. Para ello ocupa preparación física.

¿Qué sientes cuando te subes a un escenario?

Siento mucha emoción y mucha adrenalina. Creo que no hay nada que me guste más. En el teatro debes de traer tus emociones bien controladas, porque aparte de que es un espectáculo en vivo, tus proyecciones deben de ser mucho más notorias, porque no te va a percibir igual el señor de la primera fila que el de la última. Por eso me lleno de energía

¿Qué significa para usted la actuación?

La actuación es una forma de ver el mundo. Es una manera de expresarte. No podría decir que la actuación es mi vida porque no siempre lo hago. Para mí es la manera con la que puedo llegar a la gente y transmitir mi punto de vista, mi forma de pensar y mi opinión personal sobre el mundo.

¿Tiene otro gusto aparte de la actuación?

Me gusta mucho la docencia. Cuando no estoy en la actuación, generalmente doy clases. Es algo que disfruto muchísimo. Si no canto, bailo, actúo o estoy concentrada en un proyecto, seguramente estoy en algún aula de clase. Compartir mis conocimientos es algo que me motiva mucho y que me llena de una manera increíble.

El reloj avanza y el sol  embarnece. Aquí adentro del salón, Mayra presume de sus talentos histriónicos. La versatilidad que tiene es notable. Me platica que además de sobresalir en el mundo actoral, también intenta hacerlo en  el canto y en el baile, todo con el fin de ser una actriz más completa. Nos rodean unos cuadros que cuelgan en los muros, le pregunto “¿no pinta también?” Responde “no, eso sí me falta”.

¿Cómo empieza su gusto por la danza?

La danza la agarré desde niña. Me gusta bailar y cantar. A mi mamá le gustaba hacerlo mucho. Es todo un gusto. Para mi cuerpo es como si mi fisionomía se riera a carcajadas. Cuando bailo eso es lo que siento. Siempre busco la manera de bailar, para que el cuerpo se mueva.

¿Cuál fue su primera experiencia en el baile?

Recuerdo que la primera vez que dancé frente a un público, fue en un festival del día de las madres. Yo tenía apenas cuatro años. El bailable se llamaba “Chambacú” y me lo había enseñado mi mamá. A partir de ahí me gustaron los aplausos y ya no dejé de recibirlos hasya la actualidad.

¿Y su pasión por el canto?

Claro que tomo clases de canto, pero no propiamente para cantar. Yo utilizo mis cuerdas vocales para cantar dentro de la escena, en alguna obra de teatro. Para ello me preparo y también canto. Como ya te comenté, un actor debe de ser versátil. Yo puedo hacer lo que me pida un director.

¿Cuáles son sus metas?

En realidad tengo varias. Tengo algunos proyectos en puerta, dos en concreto. Pero ahorita no te puedo hablar de ellos porque ni siquiera sé si sí se van a dar. Por lo pronto, ahorita es concluir este curso aquí en Morelia. También estoy por editar un libro, ese también es un objetivo muy importante para mí.

La entrevista acaba. Mayra recoge las sillas y se dispone a abandonar el salón. Tomamos una sesión fotográfica en donde sortea sus dotes histriónicos y deja en visto su lado multifacético. “Hasta en las poses actúa”, pienso. Y allí, en la entrada del salón donde me recibió, la estrella de la actuación se despide.

 

Comparte la nota

Publica un comentario