IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 29 de marzo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

18.13

18.90

Foto: Wendy Rufino. Erandi Herrejón, una de las finalistas de Miss Michoacán.

Erandi Herrejón, una de las finalistas de Miss Michoacán

20 de agosto, 2016

Redacción web/La Voz de Michoacán

Adrián Bucio/ La Voz de Michoacán.

Morelia, Michoacán.– Estamos en el Hotel Cantera Diez. El sol descansa como un coloso sobre las nubes de Morelia. A su vez, Erandi reposa su cuerpo sobre un barandal de roca que asoma hacia la catedral. Sus ojos negros y cálidos, de ratos espejean hacia abajo, como signo de terror a la gravedad. La sorpresa viene cuando después de un rato, se escucha “ya no tengo miedo, ya vi dónde caer”.

Erandi Herrejón es una joven de 19 años nacida en Morelia. Actualmenteestudia la licenciatura en Derecho y es concursante del certamende belleza Miss Michoacán 2016. Mujer alta, de tez blanca, labios gruesos, complexión delgada, sonrisa blanca y larga, ojos oscuros. Su cabello es largo y tiene un tono negro intenso que contrasta con la luz. Nos sentamos frente a catedral, en una de las suites del hotel, comienza la entrevista.

¿Cómo fue tu infancia?

Mi infancia fue muy bonita. Fue un constante aprendizaje porque todo el tiempo conviví con personas más grandes que yo. Esto, me permitió aprender muchas cosas de manera rápida y madurar más rápido que otros niños.

De pequeña, ¿qué querías ser de grande?

Yo recuerdo, que me daban ganas de tener muchas tiendas. Quería que todas ellas fueran pizzerías y que todas fueran mías. No sé por qué tenía ese deseo. Ya de grande, me llamaba la atención ser médico, pero terminé por estudiar leyes. Pero de pequeña me gustaba lo de las pizzerías, quizá porque me gustaba cocinar demasiado.

¿Te gusta cocinar?

Es una de mis mayores pasiones. Sé cocinar un montón de platillos. Desde pastas, hasta carnes. Lo que más me gusta cocinar son los tacos. También cocino postres como flanes. De hecho, el flan es una prueba de que cuando quiero algo lucho hasta conseguirlo porque era un platillo que no me salía. Tuve que aprender muchísimo para lograr que me saliera; y hoy me queda a la perfección.

Para más información consulta la edición impresa de La Voz de Michoacán del 19 de agosto de 2016.

Comparte la nota

Publica un comentario