IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 26 de mayo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

17.60

19.10

Foto: Jaime Lagunas S. Jessica Torres Serrano.

Jessica Torres Serrano, su pasión el modelaje

27 de mayo, 2016

Redacción web/La Voz de Michoacán

Adrián Bucio/ La Voz de Michoacán

Morelia, Michoacán.- Es la recepción,al aire libre, del Hotel Horizon. Ahí está ella, con los tobillos cruzados, una mano en la mesa y otra en el aire, su mirada hacia arriba, hacia el cielo gris. Previamente, me había declarado su pasión por el modelaje, y a la vez, por el ajedrez. “Hay veces que me dejo ganar, pero no siempre”, me dice al tiempo que regresa a verme. Su mirada es fuerte, feroz, decidida, casi como un “jaque mate”.

Jessica Torres Serrano es una joven de 25 años nacida en el municipio de Lázaro Cárdenas. Mujer de cabello lacio, negro, piel morena, complexión delgada, ojos negros y grandes, labios delgados y finos, nariz refinada y larga. Estudió modelaje dentro del Instituto Innardi y actualmente pertenece a una famosa agencia de modelos. Mi grabadora está a punto para la entrevista, comenzamos a platicar.

¿Cómo empieza tu gusto por modelar?

Me empezó a llamar la atención desde la secundaria. Yo tenía un teléfono celular, de los nuevos, con cámara fotográfica. Me tomaba fotografías con mi celular; ahí descubrí mi interés por la fotografía, como tal, por el modelaje.

¿Te gustaba la fotografía?

Sí, demasiado. Le tomaba fotos a mis compañeros, a los árboles, a los paisajes. A mí me tomaba más de cincuenta fotos en un día. La composición fotográfica es algo que siempre me ha llamado la atención.

¿Estudiaste modelaje?

Sí. En la escuela de modelos del instituto Innardi. Ahí me desempeñé como modelo, acudí a varias pasarelas y aprendí a proyectar. Mi gusto por ser modelo se incrementó más de lo que imaginé.

¿Qué te impulsó a modelar?

La verdad es que yo entré a la escuela de modelos porque hubo un momento en que dije “voy a retomar algo que a mí me gusta, algo que me apasiona”, y entonces pensé en modelar. Vio que me latió, y sin más, le entré.

De modelar, ¿qué te gusta más?

Antes me gustaban mucho las sesiones fotográficas, por lo que te comenté de la fotografía. Sin embargo, empecé a ver pasarelas, a aprender de ellas. Al final me llamó más la atención modelar en pasarelas, fue algo que me encantó. Aunque actualmente me dedico más a las sesiones de fotos que a otra cosa.

¿Cuál fue tu primera pasarela?

Fue cuando era estudiante apenas. Era en un centro comercial y estaba organizada por la misma escuela. Se trataba de modelar atuendos casuales y trajes de baño. La organizó una maestra, para que nos desenvolviéramos en el ámbito.

¿Cómo fue esa primera vez?

Pues sentía muchos nervios, era la primera ocasión que modelaba en público. Traté de dominar las ansias. Respiré hondo y me dije “si puedes”, en automático se liberó todo, se puede decir que me ayudé a mí misma.

¿Qué has aprendido de tu recorrido como modelo?

Antes no sabía qué expresar, cómo moverme, cómo hacer proyecciones. Tuve que hacerlo, demostrarlo, sentirlo. Finalmente lo logre, y he conseguido hacer buenos trabajos con esos conceptos, gracias a mis experiencias previas. He aprendido que no importa la ropa, importas tú. Si te dan una prenda de diez pesos

¿Te pusiste nerviosa en tu primera sesión fotográfica?

Si. No sabía ni qué tenía qué hacer. Todos me tenían que guiar, me decían cómo pararme y cómo posar. Gracias a los fotógrafos me fui desenvolviendo bien en la sesión, todos me decían “vas bien” y eso me relajó. Al final creo que quedó un excelente trabajo.

El cielo se nubla. En la entrada, una fuente enorme hace borbotarel agua, la sacude, la eleva y desploma; las gotas caen víctimas de la gravedad. Detrás “Jessi”, como le gusta que le digan, direcciona su cabeza hacia arriba con una seguridad notoria empotrada en sus ojos. Cuando le cuestiono sobre su nerviosismo ante las cámaras, me responde “para nada, solo llego, me planto, proyecto, y todo sale bien”. Y sonríe, con confianza.

¿Se te facilita manejar tu lenguaje corporal?

Es algo muy difícil, pero he aprendido. Al principio parece algo del otro mundo, pero ya después descubres que no es lo que parece. El secreto está en disfrutar de tu trabajo, de todo lo que uno hace. Si a ti no te gusta tu trabajo, de alguna manera, lo das a notar. Así manejo mi cuerpo a la hora de posar. Todo lo que proyectas, es importante.

¿Has concursado en certámenes de belleza?

Si, participé en la competencia de “Miss Eart  Morelia 2016”. La verdad es que me sentí muy bien, yo solo iba a divertirme y afortunadamente lo logré. Acepté el reto porque quería adquirir esa experiencia. Aunque no gané el concurso, me sentí muy bien conmigo misma, con mi trabajo. Me divertí mucho.

¿Qué buscas despertar cuando modelas?

A mí me gusta sorprender a las personas. Que me vean salir, expresen su sorpresa y digan “wow”. Me gusta llegar, imponerme y que todos se queden pasmados con solo mi presencia.

¿El modelaje es tu mayor pasión?

Se podría decir que sí. Porque cuando estoy en una pasarela siento mucha adrenalina, ya sea por el atuendo que modelo o por la música que está en el sonido. A veces, de acuerdo a la emoción que quiero proyectar, pongo canciones en mi cabeza y así, moldeo mi cuerpo para lograr una gesticulación adecuada.

“Si te dan una prenda de diez pesos, tú la vas a hacer de mil pesos. Si te fijas, yo me veo alta en las fotos; no porque lo sea, sino porque yo así lo proyecto”, menciona.

Jessica. Admite usar con facilidad su cuerpo, adaptarlo para los atuendos que modela y hacer lucir, sin piedad alguna, la prenda que lleva puesta.

¿Cuál es tu pasatiempo favorito?

Jugar ajedrez. Mi hermano me enseñó cómo se debían mover las piezas, y en general, las reglas básicas. Con el tiempo me fui haciendo buena en el juego, me llamó mucho la atención desde el principio.

¿Cuál es tu pieza favorita en el ajedrez?

El caballo podría ser mi pieza preferida. Con él puedes saltar a las demás piezas, su movimiento me gusta, es muy estratégico. Con él le he ganado a varios, he dado “Jaque Mate” en muchas partidas.

Al plantear sus actividades ajenas al modelaje, Jessica abre una baraja casi para repartir. Admite que le gusta practicar frontón, tenis, entre otros deportes. También, juega videojuegos. “Soy como una navaja suiza”, comenta.

De películas, ¿qué géneros te gustan?

No me gustan de amor porque me hacen llorar. La comedia romántica tal vez me agrade, porque me hacen reír, pero lo mío es el género de terror. También las cintas de acción me llaman la atención, sobre todo la saga de “Rápidos y furiosos”.

¿Cómo te gustan los hombres?

Debe ser alguien que esté siempre a mi lado. Que no le importe el hecho de que yo soy modelo. Que me respete, me de mi lugar y nunca me limite en lo que hago. Ciertamente una lista no se puede poner, solo pido que me apoye y me acepte como soy.

¿Cuáles son tus metas para un futuro?

Seguir y crecer dentro del modelaje. Tener más oportunidades de mostrar mi talento y concretar muchos proyectos. Siento que si las personas me dan la oportunidad de participar en algún proyecto, se pueden hacer cosas muy buenas y muy bien hechas.

Jessica recoge su bolsa y se levanta. La entrevista termina. Una frase hace mella en mi oído, y se queda vibrante en mi tímpano: “Jessica Torres es una mujer que lucha por lo que quiere hasta conseguirlo, que persevera y que nunca se da por vencida. Es alguien segura de sí misma”.

Agradecemos al Hotel Horizon, por proporcionar las instalaciones necesarias para la realización de la sesión fotográfica.

Comparte la nota

Publica un comentario