IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 29 de marzo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

18.13

18.90

Foto: Wendy Rufino. María Fernanda Color Aguirre es una joven de 14 años, nacida en Morelia Michoacán.

María, apasionada de la charrería

16 de septiembre, 2016

Redacción web/La Voz de Michoacán

Adrián Bucio / La Voz de Michoacán.
Morelia, Michoacán.- El sol flagela el espacio mientras pisamos el tepetate del Pabellón Don Vasco. En la manga, lugar donde se realizan varias de las suertes charras, María Fernanda cabalga de forma elegante montada en su caballo café, de nombre Sevillano. Al igual que al equino, María Fernanda adjetiva el atuendo de escaramuza como “pesado”. Admite: “el sombrero pesa cuatro kilos, pero puesto se sienten cinco”. Aun así, dice, le apasiona la charrería.

María Fernanda Color Aguirre es una joven de 14 años, nacida en Morelia Michoacán. Actualmente estudia la escuela secundaria y se dedica desde sus seis años de edad a montar caballos y participar en torneos de equitación y escaramuza. Es una mujer de tez blanca, ojos café claro, cabello negro intenso, estatura media. En el 2017, será la reina charra de la Asociación de Charros Regionales Valladolid A.C.

¿Cómo describes tu infancia?

Creo que fue una etapa muy bonita. Salía con mis amigas, jugaba y jugaba todo el tiempo. Además, desde pequeña me dedico a montar a caballo y participar en concursos. Mi mamá fue escaramuza y mi papá también estuvo ligado a la charrería, por eso desde niña me relacioné con todo ese mundo. Primero practiqué equitación y luego escaramuza.

¿Cómo te involucraste con la equitación?

Siempre he dicho que ya lo traigo en la sangre. Creo que no lo adquirí, sino lo heredé de mis papás. El papá de mi papá era charro, y desde ahí el empezó a involucrarse. Mi mamá también lo practicaba, y de hecho, mis padres se conocieron por la charrería. Ellos, desde los seis años me inculcaron el amor por los caballos. Primero me fui por la equitación, pero en realidad también la charrería me gustaba.

¿Has participado en competencias de equitación?

Lamentablemente en ese rubro no pude llegar tan lejos porque el caballo con el que me ´presentaba a competir, falleció hace dos meses y no pude completar mi sueño. Pero se entiende. A lo más que pude llegar, fue a asistir a competencias en Guadalajara, Michoacán y Querétaro.

¿Qué experiencia te dejó la equitación?

Pues siento que cada deporte tiene su dificultad. Es muy diferente a la charrería. En la equitación, los caballos son muy altos, más delgados, y las monturas son distintas. En la charrería el caballo debe de ser más fuerte y un poco más bajo de tamaño. Pero lo que tiene la equitación es que es muy estética, es lo principal que busca.

¿Por qué cambiaste a la charrería?

De repente me empezó a llamar la atención. Como mis padres estuvieron muy involucrados con la charrería, yo comencé a interesarme en ella. Vi que era muy impresionante lo que hacían las escaramuzas. Cuando la practiqué y la sentí, sentí una emoción indescriptible, que no se puede expresar con palabras. Las que estamos en esto, como que lo traemos.

¿Qué tanto influye el caballo en una competencia?

Creo que sí importa, pero el jinete tiene más responsabilidad. El caballo influye porque se tiene que tener una buena relación con él, para que ambas partes se sientan cómodas, y sobre todo, confiadas y coordinadas. Sin embargo, creo que si el jinete se pone nervioso, aunque lo sienten en el caballo más tranquilo del mundo va a fracasar, porque el caballo siente las vibras. Por ende, la monta saldrá mal.

¿Cuáles de las suertes charras practicas?

En la charrería se practican nueve suertes. Las mujeres los que hacemos es algo que se llama “la cala” de mujeres. La que más nos caracteriza como escaramuzas, es aquella en la que en un equipo de máximo ocho mujeres, realizamos una serie de pasos con caballo, acompañados de música tradicional mexicana. Todas tenemos que sincronizarnos para que salga bien.

¿En qué eventos has participado dentro del ámbito de la escaramuza?

Como es un deporte de equipo, en donde participamos varias compañeras, todas logramos llegar al nacional. En ese torneo, que damos en segundo lugar. Eso fue nuestro primer logro. Apenas nos estamos integrando, pero fue un logro muy grande. El evento se realizó aquí en Morelia y nos quedamos en la segunda posición. Todavía nos falta mucho más.

¿Qué es lo que más se te dificulta de la escaramuza?

Creo que los entrenamientos. Son entrenamientos de rendimiento muy alto. Además, el atuendo es algo pesado. La blusa no pesa mucho, pero los sombreros pesan bastante, al igual que la falda. Y están adornados, pesan aún más.

¿Qué disciplina te gusta más, la charrería o la equitación?

Creo que no podría decidir entre ninguna de las dos. La verdad es que la charrería es la que practico actualmente, pero eso no significa que la equitación ya no me guste. No podría escoger, es muy difícil. Ambos han sido parte importante en mi vida, y las dos me atraen y me apasionan.

¿Qué se necesita para practicar en la charrería?

Yo pienso que, como en todos los deportes, se necesita una excelente disciplina en todos los aspectos. De repente hay gente que no cree que montar es un deporte, pero la verdad es que es un desgaste físico importante el que se necesita para controlar a un caballo. Es un deporte que requiere de condición tanto el jinete como del caballo. Si alguien no está concentrado con el caballo, se ve sin problemas, se nota.

¿Qué sientes al saber que serás la próxima reina charra de tu asociación?

Siento mucha emoción la verdad. Me siento muy orgullosa de ser coronada. La reina tiene que portar el traje de la asociación, asistir a varios compromisos y representar a la asociación. Básicamente, es ser la representante y eso es algo que me entusiasma demasiado.

¿Qué metas tienes?

Llegar al torneo nacional, a celebrarse en próximos meses. Obviamente no es algo fácil de lograr, se necesita de mucho esfuerzo, disciplina y dedicación. Creo que si le ponemos de nuestro empeño, lo vamos a lograr y tengo la mentalidad y la creencia de que con el trabajo adecuado nos va a ir muy bien.

¿Cómo te gusta que sea una pareja?

Me gusta es que sean intelectuales e inteligentes, pero más que nada, que sea alguien que sabe lo que quiere. No quiero que sea una persona que “tiene relaciones para solo un rato”. Debe de tener una mentalidad sólida, ideales firmes. Más allá del físico, creo yo, tiene que contar con estos elementos.

¿Quién es María Fernanda Color en estos momentos?

Yo me caracterizo por ser una persona amable, que le gusta escuchar a las personas antes de opinar. Me gusta apoyar a los demás. Soy alguien que cumple sus objetivos, alguien que tiene metas y sobre todo, trabaja mucho para lograr todos sus fines. Diría que María Fernanda es alguien perseverante.

La entrevista termina y María Fernanda introduce sus caballos de vuelta a su lugar. Tiene uno color marrón, otro blanco y otro negro. Y ahí, donde el lienzo se alista para recibir las exhibiciones de las suertes charras, ella de retira, en búsqueda del próximo torneo nacional de escaramuza.

Comparte la nota

Publica un comentario