IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 24 de marzo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

18.13

18.90

Foto: Wendy Rufino. Ella mantiene un rictus sonriente, fresco; camina y toma asiento en medio de la sala.

Mercedes Calderón, una mujer multifacética

29 de abril, 2016

Redacción web/La Voz de Michoacán

Adrián Bucio / La Voz de Michoacán

Morelia, Michoacán.- Sillones cómodos, calor de primavera. Ella mantiene un rictus sonriente, fresco; camina y toma asiento en medio de la sala. Sus ojos verdes, inquietos, resaltan y fracturan la paleta de color; brillan como estrellas, como cuerpos autónomos de luz. Sus labios son rojos. De pronto se abren y versan: “siempre se me han facilitado las ecuaciones, desde niña”. Yo ya lo imaginaba, minutos antes me había dicho “soy Mercedes Calderón Calderón. Es como Calderón pero al cuadrado”.

Mercedes Calderón Calderón es una joven de 25 años, originaria de Morelia. Mujer de tez blanca, cabello dorado y largo hasta el inicio de la espalda, labios estrechos y finos, complexión delgada, ojos esmeralda. Hace dos años terminó la carrera en químico farmacobiología y está a punto de titularse. Al interior del hotel Diana del Bosque, comenzamos a hablar de su infancia.

¿Cómo describes tu infancia?

De niña fui feliz. Fue la mejor etapa. Mi mejor infancia la pasé en Chucándiro. Ahí tengo gran parte de mi familia. Tenía muchos primos de mi edad. A pesar de tener dos hermanos, nunca me faltó con quien jugar. No me hizo falta una hermana porque tenía primas. Fue muy bonito.

De niña, ¿qué querías ser de grande?

Quería ser maestra de primaria. Desde chica, agarraba a mi mamá y papá y les decía “a ver, yo soy la maestra”. Era tanto mi deseo que cuando crecí, pensé estudiar para educadora. Sin embargo, hice el examen y no quedé. Pero fue por algo, descubrí que no les tengo mucha paciencia a los niños. 

¿Cómo elegiste tu carrera?

Tenía varias opciones. La primera era educadora de primaria. También pensaba en gastronomía, siempre me ha gustado cocinar, pero en esos momentos lo dejé como un hobby. Al final me decanté por químico farmacobiología.

¿Qué influyó en ti para elegir químico farmacobiología?

Desde la prepa me interesó mucho la química. Se me facilitaba demasiado. Yo veía a mis compañeros cuando sufrían con las ecuaciones, mientras yo las terminaba rápido. La tabla periódica, los elementos, el balanceo; todo era sencillo. Incluso se me hacía una materia bonita. Todo eso, influyó para mi decisión final.

¿Qué es lo que más te gusta de tu carrera?

El contacto con la gente. Tienes la posibilidad de ayudarlos. De sacarles muestras de sangre, estudios, darles medicamento, medicinas. Mejoras su salud, ayudas a las personas. Sobre todo me llama la atención el área clínica, donde analizas las muestras. Eso es lo que más me llena.

¿Cómo sacas una muestra?

Aunque muchos le tienen miedo a las inyecciones y a la sangre, yo no. En las muestras de sangre, lo primero que hago es palpar el sitio correcto, porque aunque algunas personas te dicen “mira, sí se me ve la vena” tú tienes que sentirla, para poder extraer. Y ya si duele o no duele, depende de la persona.

¿Contigo, las inyecciones duelen?

La gente me ha dicho que no. Siempre me dicen “tienes la mano muy ligera, muy liviana”. Cuando acabo de sacarles una muestra, las personas comentan que ni sintieron, que ni les dolió. Claro que cada quien tiene su técnica. Supongo que soy buena en lo que hago, por eso conmigo no sienten dolor.

La importancia de la físico farmacobiología en la medicina, es indiscutible. Mercedes apunta sus ojos contra los míos, pinta como en lienzo una sonrisa, comenta “somos los que nos encargamos de los análisis, de detectar enfermedades, de sacar estudios. Por ello estudié una rama fundamental del ámbito médico y químico; por ello es importante mi carrera”.

¿Qué haces en tus ratos libres?

Voy a clases de natación y de inglés. Antes tomaba clases de baile, pero lo tuve que dejar por la escuela. La carrera absorbió mi tiempo y dejé de hacer ciertas actividades. Pero cuando tengo tiempo, en esos ámbitos me desenvuelvo y los disfruto mucho.

¿Cómo eran tus clases de baile?

Antes de entrar a la carrera, decidí entrar a bailar. De hecho incursioné en el baile porque para mis quince años, tenía que aprender danza jazz. Bailé tango esa noche, y de ahí, me agradó. Aprendí los movimientos de la danza contemporánea y también del tango. Lo malo era que muchos hombres no querían bailar esos ritmos. Pero eran clases muy buenas y divertidas, las tomaba en la Academia Adara.

¿Por qué tomar clases de natación?

Porque antes le tenía miedo al agua y a ahogarme. Desde chica no me gustaba meterme a una albera profunda. Mi mamá fue la que me dijo que me metiera a natación para que superara ese temor. Comencé a ir, y me enseñaron lo básico: flotar. Ya luego fue el nado de “perrito”. Espero en un futuro aprender más técnicas. Por lo pronto ya superé ese pavor al agua.

¿Qué necesitaste para aprender a nadar?

Mucha condición. Se ocupa mover todo el cuerpo, todos los músculos. El cansancio a veces es el que afecta. Antes de cada nado, yo caliento por lo menos 15 minutos; mojo mi cuerpo con agua templada; después, a calentar bajo el agua y practicar braceo. Todo ello requiere un esfuerzo físico importante.

El viento está quieto en la sala del hotel, levita callado, casi imperceptible. Apenas mueve ligeramente el cabello delgado de Mercedes. Ella se lo acomoda. Detrás de nosotros está el restaurant. Los meseros, vestidos de blanco, pasean con suma precaución unas charolas de comida. A su vez, Mercedes voltea y comenta “siempre me interesó estudiar gastronomía, de hecho, después de titularme pienso tomar un taller de repostería”.

Entonces, ¿sabes cocinar?

Si, y muy bien. Sobre todo me gustan los alimentos dulces, los postres. He hecho pasteles de cualquier tipo, son muy fáciles de cocinar, o tal vez, a mí se me facilita la gastronomía. Es algo que se me da, de manera natural. El proceso de cernir la harina, agregar huevos, el colorante, todo lo disfruto mucho. Y aún más, comer lo que preparo.

¿Cuál es tu pasatiempo favorito?

Definitivamente leer. Aunque antes no me gustaba. Comencé con los libros que habían sido adaptados al cine, y que, sólo los conocía en película. Así me metí en el mundo de la lectura. Creo que me gusta más leer esas historias que verlas, porque en el cine cortan muchas partes de la historia original. Pero incluso, otro pasatiempo que disfruto es ir a una sala de cine.

¿Qué genero de películas te gusta?

Me gustan las románticas, las de comedia y las de acción. Las de terror casi no me llaman la atención. Una vez por semana voy al cine  y siempre escojo alguna de los tres géneros que te dije. De hecho acabo de ver una muy buena, se llama “Milagros del cielo”. Tengo membresía, por ello voy con tanta frecuencia.

¿Tienes algún actor favorito?

Me gusta el trabajo de Johnny Deep. Su actitud relajada y positiva ante todo. Sus actuaciones me agradan bastante. Desde “La fábrica de chocolate” hasta “El jinete sin cabeza”; además es muy guapo. También me encanta el trabajo del que actúa de James Bond.

¿Admiras a una persona en especial?

A mi mamá. La admiro porque ella siempre le ve el lado bueno a todo. Cuando hay problemas siempre me dice “tú no te fijes, tú no te preocupes por eso” y me da tranquilidad. “Tú sigue adelante”, me comenta cuando hay conflictos. Todos los momentos con ella son significativos.

¿Cómo te gusta que sea tu pareja?

Debe de ser alguien inteligente, sincero y humilde a la vez. Tal vez algo muy importante es que sea cariñoso. Otro factor, la amabilidad. Tiene que tener valores, desde adentro. Y sobre todo, que sea alguien maduro, sin que ande con cosas de niños o infantiles.

Mercedes concluye con una frase: “quiero ser mejor persona, superarme, estudiar una maestría, prepararme en otros ámbitos de mi carrera”. Nos despedimos, pero antes, recita “¡a si! También estudiar un taller de gastronomía”. Una persona responsable, tranquila, tímida e inteligente, así se describe Mercedes Calderón.

 

 

Sus actividades:

-El baile:

  • Le gusta todo lo que tenga que ver con el tango. Dice que es un tipo de baile muy sensual, lento, elegante. Eso le llama la atención.
  • Además, sabe bailar danza contemporánea. Admite que aprendió varios pasos que se danzan en el suelo, con alta dificultad.

-La lectura:

  • “La ladrona de libros” del autor Markus Zusak, es su libro preferido. Después, la obra se llevó al séptimo arte.
  • Esta apasionada de los libros, también es fanática de la saga “Los juegos del hambre”, de la escritora Suzanne Collins.

­-El cine:

  • Gustosa de visitar las salas de cine, afirma que su cinta favorita es la de “Nosotros los nobles”, en conjunto con las del famoso “Agente 007”.
  • Disfruta las películas de acción, romance y comedia.

-Deportes:

  • En la preparatoria, jugaba Básquetbol. Era un deporte que disfrutaba jugar en el recreo.
  • Entró a natación para desligarse del miedo al agua; ahora ya sabe nadar y tiene mucha condición.

Sus viajes:

  • Mercedes, ha viajado a varias partes del territorio nacional y Estados Unidos junto a su familia. Algunos lugares que ha visitado son:
  • Chicago
  • Chucándiro
  • Morelia
  • Puerto Vallarta
  • Ixtapa
  • Manzanillo
  • Mazatlán.

Gastronomía:

  • Pasteles, crepas, flanes, cupcakes, y demás postres entran en la lista de las recetas que cocina.
  • Aunque no las prepara con tanta frecuencia, las enchiladas son su comida favorita.
  • También le gusta el peculiar sabor del pozole verde.

Físico farmacobiología:

  • Le encantan los elementos, los ejercicios de balanceo, la tabla periódica, el conocimiento de las sustancias y su nomenclatura.
  • Admite ser rápida en resolver ecuaciones. Incluso, se le facilitan.
  • Comenta, siempre ha llevado calificaciones altas, de buen promedio.

 

FRASES

  • El poder ayudar a las personas, aunque sea a través de un estudio o una muestra, es lo que me impulsa a seguir adelante.

Comparte la nota

Publica un comentario