Manos y mentes 'mueven' la voz del pueblo y la hacen periódico

Oscar Mendoza/ La Voz de Michoacán Morelia, Michoacán. A lo largo de las décadas, la información ha sido plasmada tradicionalmente en papel y tinta, por lo que durante muchos años la manera más efectiva de enterarse de las noticias más relevantes fue a través de los diarios hechos tras una larga jornada de trabajo, desde …

Foto: La Voz de Michoacán. El hoy director, Álvaro Medina, ha formado parte de las transformaciones que ha vivido La Voz de Michoacán.

Oscar Mendoza/ La Voz de Michoacán

Morelia, Michoacán. A lo largo de las décadas, la información ha sido plasmada tradicionalmente en papel y tinta, por lo que durante muchos años la manera más efectiva de enterarse de las noticias más relevantes fue a través de los diarios hechos tras una larga jornada de trabajo, desde el primer contacto con la noticia hasta la impresión y distribución de ésta.

PUBLICIDAD

Sin embargo, a lo largo de los años y derivado del desarrollo tecnológico, hoy en día los diarios han tenido que competir, primero con la radio, luego con la televisión y finalmente con el flujo de información en Internet y los portales de noticias que se ofrecen, con un solo clic o deslizando un dedo en las pantallas de los dispositivos móviles, información al momento.

A pesar de ello, diarios como La Voz de Michoacán aún mantienen la tradición de informar en papel y diariamente a miles de lectores que siguen prefiriendo enterarse de la información más relevante en sus páginas, en las que se imprimen los textos, las columnas, las cabezas, las fotografías, los datos, cifras y, sobre todo, el trabajo de quienes día con día colaboran para que al salir el sol haya información nueva.

Parte de esta cadena es Carlos Javier Servín González, quien ha pasado 24 años trabajando la rotativa, una parte sumamente importante para el proceso para elaborar un diario cuyo tiraje rebasa los 48 mil ejemplares diarios y en el que la noticia “está fresca”, como si se tratara de una máquina de hacer tortillas que en lugar de masa, recibe tinta, papel y arroja las planas que integran al diario.

PUBLICIDAD

“Tenemos dos turnos: de las 02:00 de la tarde a las 09:00 de la noche, y de las mismas 09:00 al cierre, que normalmente es entre las 03:00 y 03:30 de la madrugada, aunque puede ser que incluso cerremos al amanecer”, explica el trabajador de esta área.

Todos los detalles, en la edición impresa de este 19 de junio.