AMLO revindica lo “naco” del pueblo y las redes estallan, pero ¿qué significa?

Según explicó el presidente, la palabra es utilizada por grupos en su contra, que la utilizan de forma despectiva. Sin embargo, AMLO indicó que los nacos son los integrantes del pueblo, y eso es lo que hace a la democracia.

Redacción / La Voz de Michoacán

Ciudad de México. Durante la conferencia de prensa mañanera de este 4 de enero, el presidente Andrés Manuel López Obrador reivindicó a los “nacos” como el pueblo, en el marco de un año con elecciones en el que tres partidos opositores formaron un solo frente contra Morena.

Según explicó el presidente, la palabra es utilizada por grupos en su contra, que la utilizan de forma despectiva. Sin embargo, AMLO indicó que los nacos son los integrantes del pueblo, y eso es lo que hace a la democracia.

PUBLICIDAD

¿Qué significa la palabra “naco”?

En México, como en muchos lugares del mundo, hay palabras que se utilizan de forma despectiva. Una de ellas, y que históricamente se ha formado como un estereotipo de clase baja o de una persona de mal gusto y sin educación, es la palabra “naco”. Pero, ¿exactamente qué significa ser 'naco'?

PUBLICIDAD

Según el diccionario de la RAE, la palabra tiene varias acepciones en diferentes países de América Latina, donde la palabra proviene del gallegoportugués; sin embargo, en México la palabra se usa como un derivado tentativamente de “totonaco” y su significado es “indio”. Es decir, se utiliza como un insulto clasista y racista, al dar a entender que un indígena, como lo es un totonaco, es algo negativo.

El Diccionario de Americanismos, por su lado, abunda en el uso de la palabra en México, donde asegura que un naco es usado para referirse a una “persona ignorante y vulgar, que carece de educación”, o incluso a una “persona de pocos recursos económicos” en Estados Unidos.

Además, según consultas respondidas por la página oficial de la RAE en Twitter, la palabra “naco” tiene derivaciones como “naquez”, “nacada”, “nacazo”.

Pensadores como Carlos Monsiváis intentaron ir más allá con la reflexión en torno a la concepción tanto de la palabra como de sus derivados, refiriéndose a la “naquiza” y estereotipos que se envuelven en ella.

“Su sociedad como visión de los vencidos: el naco quiere aprender karate, le apuesta su alma al Cruz Azul, ahorra con sus amigos para jugar squash una vez al mes, le tupe al futbol llanero, sigue iniciándose con prostitutas, le entra ilusionado a los cursos de inglés de donde nunca saldrá a conversación alguna. Seré sintético: enajenada, manipulada, devastada económicamente, la naquiza enloquece con lo que no comprende y comprende lo que no la enloquece. Y para qué más que la verdad: la naquiza hereda lo que la clase media abandona”, escribió Monsiváis en “No es que esté feo, sino que estoy mal envuelto je-je (Notas sobre la estética de la naquiza)”.

¿De dónde proviene la palabra “naco”?

Según el texto de Nicolás Alvarado “¿Apropiación indebida? Una exploración de los límites de la apropiación y la resignificación de palabras tenidas por discriminatorias”, publicado por la UNAM, “naco” proviene precisamente de “totonaco” en un acto discriminatorio hacia los pueblos indígenas prehispánicos, y se popularizó durante la década de los 70 por el personaje El Pirrurris, creado por el comediante mexicano Luis de Alba.

El Pirruris fue una parodia de un estereotipo conocido en la época como “hijo de papi” o “junior”. Utilizaba constantemente el adjetivo para referirse a aquellos que consideraba que eran social, cultural o económicamente inferiores a él. De modo que el origen étnico de las personas por sus rasgos, empleos o costumbres determina, según el uso del término, que son descendientes de algún pueblo indígena, y por lo tanto, objeto de discriminación.

El término, sin embargo, ha buscado su apropiación contracultural. Un ejemplo de ello es Botellita de Jerez, quienes nombraron a su álbum lanzado en 1987 “Naco es Chido”, e incluirían en el tema “El Guacarock de la Malinche” la frase, buscando reivindicar la cultura de clases segregadas en México, junto con versos que buscan quitar estereotipos, refiriendo al 'malinchismo': “Si lo mexicano es naco, y lo mexicano es chido, entonces, verdad de Dios, todo lo naco es chido”.