Charles Bukowski, el viejo indecente que anduvo la senda del perdedor, hoy cumpliría 100 años

El último escritor maldito creó su propio mito al ser él mismo su mejor personaje; irónico, brutalmente franco, pero con un alma hermosa, así son sus letras

Redacción / La Voz de Michoacán

Morelia, Michoacán. En su poema “Cómo ser un escritor”, Bukowski enumera las condiciones que, a su juicio, debe tener todo aspirante a literato. Recomienda el autor no hacer demasiado ejercicio, dormir hasta el mediodía, evitar las tarjetas de crédito y alejarse de las iglesias y los museos, tomar mucha cerveza y tener sexo con muchas y bellas mujeres. Pide ser paciente y esperar. Si nada funciona, de cualquier forma, dice, todo estará bien.

PUBLICIDAD

Como en todo su trabajo, es Charles Bukoswki su propio personaje. Para unos inmaduro y simplón, para otros un renovador del lenguaje que “pega duro” a la hora de contar una historia. Hank, como le llamaban sus compañeros de escuela, no puede pasar desapercibido. Y es que este escritor, “un viejo indecente”, se encargó de construir su propio mito.

“Bukowski —señala Bernardo Esquinca— es un autor de culto, al que adoran algunos, pero al que también desprecian otros; lo cierto es que un autor cuya literatura no pasa desapercibida y nadie está indiferente a ella. Eso es lo que finalmente busca la literatura: provocar”.

Provocar fue una especialidad para el autor. Toda su literatura gira en torno a su propia vida. Obsceno e indecente, jugador y apostador, alcohólico empedernido e incluso violento, un personaje que se atrevía a declarar: “Mi ambición está limitada por mi pereza”.

PUBLICIDAD

Por si faltara un atributo negativo, también se le achaca ser un mentiroso que afirmaba haber nacido en California, aunque realmente su origen está en Andernach, una pequeña cuidad de Alemania, donde Henry, el padre de Bukowski, conoció siendo soldado raso a Katherine Fett. Con el pequeño Charles en brazos, la familia se trasladó a Estados Unidos; en el domicilio 4511 de la Calle 28 Oeste de Los Ángeles transcurriría la infancia del futuro escritor.

La adolescencia de Bukoswki transcurriría en el número 2122 de Longwood Avenue. Para entonces su personalidad había comenzado a definirse: más bien esquiva y gruñona; además, la aparición de acné en su rostro acabó por alejarlo de las chicas de su edad y a cuajar su carácter. Estudiante del Mount Vernon Junior High, creció frustrado, tímido, callado y solitario. Carecía de amigos y ánimo para acercarse a hablarle de amor a sus compañeras de escuela.

El sarcasmo que ya había aparecido en su infancia se afinó hasta convertirse en sinceridad absoluta, cínica. Esa característica, que para muchos puede ser rasgo negativo, es para Esquinca la fórmula que permite trascender a la literatura de Bukowski: “Es un escritor admirado y muy leído en gran medida, porque es vital y sincero como muy pocos, esa sinceridad se percibe y rápidamente conecta con los lectores”.

El autor mexicano piensa que pocas veces Bukowski se detuvo a pensar en la manera de escribir lo que quería decir y que su método consistía simplemente en explayarse con lo vivido.

El también escritor y traductor Hiram Barrios piensa distinto. Para él, la obra de Bukowski es una constante búsqueda de experimentación con la palabra, de apropiación del coloquialismo empleado en los bajos fondos estadunidenses, muy cercanos al narrador y poeta.

La obra de Bukowski, dice, es “una nueva manera de entender el lenguaje literario, creo que pertenece a toda una generación que encontró inspiración en él, sobre todo después de su descubrimiento en la década de los 70 y 80. Bukowski es un autor que piensa todo el tiempo en renovar el lenguaje, que logra llevar todo el vocabulario callejero, de los suburbios a sus libros”.

Esa condición, sin embargo, implica para Esquinca cierto problema para el lector en español. El tapatío piensa que los lectores mexicanos de Bukowski han estado cautivos sólo a una manera de leer al autor, a través de las ediciones de Anagrama, cuyas traducciones siempre están hechas en España y donde se emplean términos como “camello”, “coño” o “tío”, que no corresponden a la forma corriente de hablar en México. Ejemplo claro resulta la colección de relatos “La máquina de follar”, cuyo término no corresponde al que se emplea en México.

Minucias más o menos, Esquinca cree que Bukowski sigue siendo un autor al que recurren los jóvenes: “Prueba de ello es que todo el tiempo se están reeditando los libros que existen, es de alguna manera un long-seller”.

Barrios disiente un poco y piensa que Bukowski ha dejado de representar en cierta forma lo que significó para las generaciones de los 70, 80 e incluso 90, donde logró cultivar grandes seguidores e incluso imitadores.

Y si algunos lo llamaron el “último escritor maldito”, después de otras plumas como las de la Beat Generation o la de John Fante, el traductor opina que “no es el último escritor al que le podemos asignar esa etiqueta de maldito, hay muchos que lo siguen y lo imitan”. Su actitud frente a la vida, su fama de canalla y alcohólico, de amante al límite y desparpajado escritor “en lugar de restar, esos mitos son también importantes para adentrarse en él, muchos no se hubieran interesado en su lectura de no ser por ello”.

En homenaje, TV UNAM transmitirá documental

TV UNAM anunció el estreno del documental del escritor Charles Bukowski en el festejo de su natalicio el próximo domingo 16 de agosto.

“Bukowski: Nacido en esto” salió en 2003 durante el Festival de Cine de Sundance, ahora llega a la televisión de la máxima casa de estudios de México en el centenario del nacimiento del poeta alemán.

El filme cuenta con material grabado de las lecturas de poesía del autor y con entrevistas a seguidores, entre quienes se encuentran Joyce Fante, Tom Waits, Sean Penn, Lawrence Ferlinghetti, Bono y Harry Dean Stanton.

Además, el documental explora la vida del artista, desde su infancia, hasta los días que vivió como una figura influyente en la poesía, pasando por su adicción al alcohol.

Bukowski radicó la mayor parte de su vida en Los Ángeles, California; murió de leucemia en marzo de 1994.

“Bukowski: Nacido en esto”, de John Dullahan, será transmitida el domingo 16 de agosto en dos horarios: 15:30 y 23:30 horas.

Beatriz Gutiérrez Müller recuerda con lectura a Charles Bukowski

La a ratos escritora e investigadora y en momento primera dama de México, Beatriz Gutiérrez Müller, celebró con una lectura el centenario del nacimiento del escritor y poeta Heinrich Karl Bukowski, mejor conocido como Charles Bukowski.

En el día del centenario de su nacimiento en Alemania. Él fue parte de los movimientos llamados Generación Beat y Neorrealismo. Hoy lo recordamos con este poema “La tragedia de las hojas”, escribió la esposa del presidente Andrés Manuel López Obrador.