Llega "Posada. El juego de la vida" a Coyoacán

Notimex / La Voz de Michoacán. Un total 69 grabados de José Guadalupe Posada (1852-1913), con los que se busca demostrar que el artista mexicano fue más que sus inmortales calaveras, integran la exposición «Posada. El juego de la vida», que abrirá el próximo viernes en el Centro Cultural «Jesús Reyes Heroles», en Coyoacán. De …

Notimex / La Voz de Michoacán.
Un total 69 grabados de José Guadalupe Posada (1852-1913), con los que se busca demostrar que el artista mexicano fue más que sus inmortales calaveras, integran la exposición
"Posada. El juego de la vida", que abrirá el próximo viernes en el Centro Cultural "Jesús Reyes Heroles", en Coyoacán.

De acuerdo con el curador de la muestra, Agustín Sánchez González, la exhibición forma parte de las actividades que organiza la Delegación Coyoacán en conmemoración del centenario luctuoso del "popular" grabador.

PUBLICIDAD

El también biógrafo de Posada informó que las piezas son reproducciones de las obras originales, que datan de 1890 a 1910. El objetivo es demostrar cómo este artista popular se interna en lo mexicano, anotó.

Dividida en 11 núcleos temáticos, entre ellos, crimen, castigo, amor, religión, fenómenos, favor de Dios, los juegos, la vida cotidiana y las calaveras, la muestra se exhibirá en la Galería "Manuel Ramos", que pertenece a coleccionistas particulares.

"Posada. El juego de la vida", que hace un par de meses de presentó en la Casa de la Primera Imprenta de América de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), en el Centro Histórico de esta ciudad, exhibe a un Posada lúdico y que es como un espejo.

PUBLICIDAD

"La obra de Posada trasciende a la sociedad mexicana como un espejo, donde uno puede ver prácticamente todos los ámbitos en los que se desenvolvió, es decir, el teatro, la música, las cartas de amor, la religión, las fiestas y todos los aspecto. Su obra abarca toda la vida cotidiana", refirió.

El también investigador del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) señaló que el grabador se convirtió en uno de los principales impresores de la realidad durante la época revolucionaria. Sin embargo y por desgracia murió olvidado entre las calles de Tepito.

Un escorpión, un coyote, una imprenta y una flor son algunas de las imágenes que se exhiben en la muestra, la cual cuenta con el apoyo de la UAM.