El Atalanta y 'Papu' Gómez, las nuevas cenicientas de la Champions League

El equipo italiano tomó una ventaja importante contra el Valencia en la ida de los octavos de final

Foto: El Universal

El Universal/La Voz de Michoacán.
México. El Atalanta no sólo le bastó con hacer historia al clasificar a su primera Champions League, este miércoles dio un golpe de autoridad en el partido de ida de los octavos de final de la competición ante el Valencia, al vencer 4-1.

El equipo italiano destaca por su presión alta, su descaro y su futbol total, en el que todos sus jugadores participan activamente en defensa y en ataque. Además de ser una “máquina de goles”.

En su primera experiencia absoluta en la Copa de Europa, el Atalanta del técnico Giampiero Gasperini selló una hazaña histórica al pasar a los octavos de final pese a perder los tres primeros partidos.

PUBLICIDAD

Un empate contra el Manchester City del español Pep Guardiola y los triunfos contra el Dinamo Zagreb y el Shakhtar Donetsk en Kharkiv, unidos a una serie de resultados ventajosos en los enfrentamientos de sus rivales, permitieron al equipo de Bérgamo acabar segundo en el grupo C en la última jornada, detrás del campeón inglés.

Y es que el Atalanta lleva años realizando un excelente trabajo a nivel técnico y de gestión, que le permitió participar en la Liga de Europa de hace dos años, en la fase previa de esa competición el curso pasado hasta dar el salto a la Liga de Campeones en la presente campaña.

PUBLICIDAD

Entre los futbolistas más destacados está Alejandro ‘El Papu’ Gómez. El talentoso atacante argentino es fundamental para el club, quien por cierto tiene una historia con el América, ya que anotó dos goles en la final de la Copa Sudamericana de 2007.

Además, también circuló la versión de que Darío Benedetto, en su etapa con las Águilas, buscó convencer al ‘Papu’ para llegar a la Liga MX.

Este año el Atalanta de Bérgamo jugó sus partidos de Champions Leaguetambién en San Siro ya que el aforo de su estadio habitual, el Atleti Azzurri de l'Italia se le queda pequeño.