Totti defiende a su hija de 13 años y arremete contra una revista por sexualizar su cuerpo

Dentro del sector de la prensa también se han posicionado en contra de esta publicación

Foto: Twitter

Agencias / La Voz de Michoacán

EUA. La fama tiene un precio. Ganar decenas de millones de euros al año y ser admirado por multitudes dedicándose al fut-bol va acompañada la contrapartida de que la intimidad prácticamente desaparece y todo lo que hagan, tanto dentro del campo como fuera, es susceptible de convertirse en noticia y acabar en la prensa del corazón o en nuestra sección Celebrity. Hay algunos que lo llevan fatal; otros, como Francesco Totti, lo asumen con más naturalidad y aceptan con naturalidad, qué remedio, que los paparazzi le persigan dondequiera que vaya.

Pero todo tiene un límite. Y a juicio del exfutbolista italiano, retirado en 2017 como la mayor leyenda de la historia de la Roma y uno de los mejores jugadores del mundo en las últimas décadas, los medios de su país lo han superado. El eterno número 10 es un tipo capaz de aceptar (y hasta apadrinar) libros de chistes sobre su figura, pero lo que no admite bajo ningún concepto es que toquen a sus hijos.

Totti, su esposa (la modelo y azafata televisiva Ilary Blasi) y sus hijos van habitualmente a veranear a Sabaudia, un pueblo costero a 100 kilómetros al sur de Roma. No se esconde, así que los reporteros lo tienen fácil para captar imágenes. Una de ellas acabó en la portada de la revista Gente, publicación que está entre las más conocidas del país para este tipo de contenidos.

PUBLICIDAD
Portada de la revista 'Gente' tal como la ha compartido Francesco Totti en sus historias de Instagram.
Portada de la revista 'Gente' tal como la ha compartido Francesco Totti en sus historias de Instagram.

El problema es que la fotografía escogida es bastante inadecuada. Aparecen Totti padre y Chanel, de 13 años. Ella está de lado, de manera que se ve tanto su cara (pixelada, por tener menos de 18) como su trasero, que queda muy descubierto porque la joven está usando un bañador tipo tanga. El icono de enfado lo ha añadido el propio exjugador. Porque el pie de foto (“¡es la gemela de mamá Ilary!”) deja claro que el único motivo por el que se ha elegido tal escena es su atractivo físico.

View this post on Instagram

Una giornata in montagna 🔝🔝🔝💪💪

PUBLICIDAD

A post shared by Francesco Totti (@francescototti) on

La imagen se viralizó en las redes sociales italianas bajo el hashtag #ChanelTotti. La multitud de comentarios, no siempre respetuosos, que el público estaba haciendo llevó a Francesco y a Ilary a reaccionar. Ella escribió, y él compartió después, en sus respectivas cuentas el siguiente mensaje dirigido a la responsable de la revista que autorizó la publicación: “Agradezco a la directora Monica Mosca la sensibilidad demostrada poniendo en portada el lado B de mi hija menor de edad sin atender al problema cada vez más evidente de la sexualización y cosificación del cuerpo de las adolescentes”. El concepto “lado B” es un eufemismo muy habitual en la prensa italiana para esta parte de la anatomía, generalmente femenina.

La situación ha generado bastante controversia entre la opinión pública. Porque es cierto que la mayor parte de los espectadores están de parte de los Totti y consideran muy poco ético dedicar la portada de una revista a alabar el cuerpo de una niña.

¿De verdad os tenemos que explicar que sacar en portada el lado B desnudo de una chica de 13 años no es aceptable ni aunque le censuréis el rostro? ¿Y que comentarla sexualmente, objetificando su cuerpo, es una violencia verbal contra una niña? ¿Pero no os da vergüenza?

Dentro del sector de la prensa también se han posicionado en contra de esta publicación:

Publicar la foto de una joven, poco más que una niña, con el lado B en primer plano es realmente indigno. Como oficio, estamos obligados a hacer cursos de deontología para la formación permanente, y después me toca ver publicada una imagen inaceptable de una chica de 13 años.

Incluso algunos opinan que, aunque la reprimenda está bien, Francesco debería ir más allá y tomar medidas legales. O que le reprochan que haya tardado tanto en reaccionar, puesto que la respuesta del futbolista es de ayer domingo, cuando Gente ya llevaba varios días en los quioscos. La Gazzetta atribuye ese retraso a la intención de los Totti de dejar correr el asunto para que quedara olvidado rápido, truncada por la repercusión en Twitter e Instagram.

De momento no hay constancia de que ni la directora Monica Mosca ni el semanario Gente a título oficial se hayan pronunciado sobre este asunto. Lo único que se sabe con certeza es que el ejemplar de la publicación en el que aparece la foto de la discordia todavía se puede adquirir en toda Italia.