Agonizan empresas constructoras en Michoacán; la mitad está en números rojos

Arturo Molina / La Voz de Michoacán   Morelia, Michoacán. Ante la desaceleración de la inversión pública a las obras de construcción en el estado de Michoacán, las empresas constructoras agonizan. Al menos la mitad de ellas se encuentran en números rojos y, de continuar la tendencia, muchas tendrían que parar actividades, recortar personal o …

Foto: Pixabay. La inversión para obra pública se redujo, lo que implicó un fuerte golpe a la economía de las empresas constructoras en el estado.

Arturo Molina / La Voz de Michoacán

 

Morelia, Michoacán. Ante la desaceleración de la inversión pública a las obras de construcción en el estado de Michoacán, las empresas constructoras agonizan. Al menos la mitad de ellas se encuentran en números rojos y, de continuar la tendencia, muchas tendrían que parar actividades, recortar personal o al menos ponerlo en “banca”.

PUBLICIDAD

Ha sido la inversión estatal la que más se ha reducido. Según información de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), en el entorno estatal las condiciones de inversión a obra pública se redujeron, lo que implicó un fuerte golpe a la economía de las empresas constructoras en el estado.

En cuanto a lo federal la situación tampoco es alentadora. Si bien se ha mantenido a un 60 por ciento de lo estimado, uno de los puntos que preocupan es que más del 90 por ciento de la adjudicación de la obra ha sido directa y menos del 1 por ciento ha sido por procesos de licitación. La estatal es la que más preocupa a los empresarios locales debido a que no supera el 30 por ciento de la inversión que se tenía destinada para este año.

PUBLICIDAD

 

También puedes leer: Teatro Matamoros, Centro de Convenciones y Universidad, parte de las 50 obras inconclusas

 

Jesús Antonio Mazier, presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción en Michoacán, aseguró que las condiciones son complicadas para este sector. Es el panorama de dificultades financieras el que ha cimbrado y repercutido directamente a las constructoras de la entidad. Advirtió que el sector constructor es uno de los principales generadores de empleo directo e indirecto, por lo que vaticinó problemas en caso de que la situación no cambie.

Son conscientes de la situación deficitaria del estado, donde la mayoría de los recursos del gobierno se emplean para el pago de salarios a los más de 30 mil trabajadores de la educación. No obstante, advierten que el sector constructor en la entidad mueve al menos el 80 por ciento de las ramas económicas y generadoras de empleos, por lo que advierten un impacto directo a la economía de las familias.

Y es que, a decir de los constructores, el dato más preocupante es que la delegación de Michoacán descendió 22 lugares en participación de empresas afiliadas a la obra pública respecto a las no afiliadas a la cámara. Michoacán se encuentra en la posición número 28 del ranking de entidades con mayor número de fallos a empresas afiliadas, teniendo 121 de un total de 660 fallos adjudicados, representando 18.3 por ciento a empresas afiliadas y 81.7 por ciento a empresas no afiliadas.

 

También puede leer: Impulsan 30 proyectos de obra y servicios por 3 mmdp para zonas metropolitanas

 

 

Según información del Observatorio de la CMIC, para este año, de los 671 fallos, 616 fueron adjudicados de forma directa, 91.8 por ciento; 50 fueron por medio de invitación a cuando menos tres personas, lo que representa el 7.5 por ciento, y 5 fallos se adjudicaron por licitación pública, o sea el 0.7 por ciento de los fallos.

Las condiciones que se han generado por la desaceleración de la inversión pública en el sector de construcción en el estado ha traído un efecto negativo. Las empresas locales están bajando sus precios con tal de que se les contrate, lo que ha traído una deprecación de los costos de los servicios y, por ende, una pérdida de la derrama económica.

Estamos preocupados porque ha sido muy lenta la inversión. La SCT lleva el 60 por ciento de lo que va a adjudicar, pero lo que sin otras dependencias y el estado estamos preocupados porque no hay recurso. La gente baja los precios por mantener la plantilla y mantener el personal y eso nos pone en riesgo. Está lenta la inversión y esperamos se recupere”.

La situación podría ser más compleja para 2020, ya quela federación ha anunciado que las medidas de “austeridad” se podrían encrudecer para el próximo año con la intención de que los recursos del país se destinen al rescate financiero de Petróleos Mexicanos.

“La estatal va muy lenta, van a cuentagotas, veo que van a hacer una venta, lo vemos bien. Creo que va lento, se hacen esfuerzos por querer solucionar las cuestiones de finanzas, pero necesitamos más agilidad en la inversión”, señaló.

En lo que es la inversión estatal, va entre un 20 y 30 por ciento de lo que se pretendía que fuera para este año. Más de la mitad de las empresas están en números rojos, depende del tamaño de la empresa, pero no tienen más de 2 o 3 meses para que paren o dejen descansar al personal”, manifestó.

Para este año la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas contará con 541 millones 345 mil 196 pesos y la inversión municipal con 948 millones 064 mil 076 pesos, una cifra muy por debajo de lo que se asignó en otros años. Aun con la baja, una de las propuestas en la reasignación presupuestal era reducir aún más la obra pública con tal de dar solvencia a los salarios de los trabajadores de la educación.

Para este año el Congreso local aprobó el presupuesto donde se destaca que los rubros que más alcanzaron recursos fueron el de seguridad, legislativo, campo y educación. La Secretaría de Desarrollo Rural y Agroalimentario obtuvo una bolsa de mil 200 millones 884 mil 293 pesos, mientras que la Secretaría de Educación contará con 23 mil 084 millones 956 mil 474 pesos.