¿Qué hacer con un billete falso?

Maricruz Rios /La Voz de Michoacán Morelia, Michoacán. Si has detectado que tienes un billete falso, no intentes bajo ningún medio integrarlo o reintegrarlo al flujo de capital. La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios Financieros (Condusef) recuerda que, en este sentido, aún no siendo tú el dueño original, las penas …

Foto: Twitter. La Condusef hace un llamado a que revisen la autenticidad de los billetes que reciban, ya que contienen elementos de seguridad.

Maricruz Rios /La Voz de Michoacán

Morelia, Michoacán. Si has detectado que tienes un billete falso, no intentes bajo ningún medio integrarlo o reintegrarlo al flujo de capital. La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios Financieros (Condusef) recuerda que, en este sentido, aún no siendo tú el dueño original, las penas por usarlo pueden ser hasta de cárcel. Sin embargo, también advierte sobre algunas medidas a tomar en cuenta cuando te das cuenta que tienes uno de estos billetes.

Antes de si quiera intentar reintegrar el billete falso al mercado de manera independiente, tienes que saber que puedes ser acreedora a severas sanciones legales”, apunta la Comisión.

PUBLICIDAD

 

¿Qué hacer si recibes un billete falso?

En primer lugar, la Condusef) apunta que usar uno de estos billetes es un delito que se castiga con 5 a 12 años de prisión y hasta 500 días de multa.

PUBLICIDAD

Lo correcto es llevar la pieza falsa a una sucursal bancaria, que la enviará al Banco de México para su análisis; para ello deberá entregarte un comprobante denominado “Recibo de Retención de Monedas Metálicas y/o Billetes Presuntamente Falsos”. La institución tiene un plazo de 10 días hábiles bancarios posteriores a la entrega de la pieza al Banco de México para publicar el resultado y entonces sí darte un billete legal si lo recibiste en alguna transacción bancaria.

También existe el caso de que el billete falso provenga de un cajero automático, por lo que tienes que presentar tu reclamación ante la institución de crédito a la que pertenezca dicho cajero o ventanilla. Tienes hasta 5 días hábiles bancarios posteriores a la fecha en que recibiste la pieza.

Si ya no la tienes porque otro banco la retuvo, entonces deberás entregar el Recibo de Retención que te fue extendido, junto con una copia de tu identificación oficial; un relato donde especifiques detalladamente cómo obtuviste el billete, incluyendo la sucursal, fecha, hora, y el comprobante de la transacción, por ejemplo, recibo del cajero automático”, agrega la Comisión.

Observa elementos auxiliares

 

  • Relieve identificable al tacto, que principalmente se da en el nombre del Banco de México y en el del número de la denominación del billete.
  • El material no es un papel común y corriente, que sea fácil de arrugar, es papel moneda con una textura diferente a los comunes, “grueso y plastificado”.
  • A contra luz puedes observar una marca de agua del personaje de cada billete. En las piezas falsas es muy difícil copiar estas imágenes porque se requiere una técnica más sofisticada y cara para hacerlo.
  • Hilos 3D, que se encuentran codificados y están junto a la imagen principal. Además tienen una figura de pequeños caracoles.
  • Los colores de cada billete tienen diversas tonalidades a la hora de moverlo ante la luz.
  • Mientras tanto, los de denominación de 50 y 20 pesos están elaborados con un material de polímero fácil de ubicar, similar al plástico.
  • Los billetes de polímero cuentan con otros elementos como una "ventana transparente" en un extremo del billete y una pequeña figura que cambia de color, en el otro extremo superior.

Una práctica histórica

Hablar de la falsificación es remontarnos a mucho tiempo atrás, prácticamente desde los orígenes del dinero, incluso, desde antes de que éste apareciera, ya que existen datos históricos que ubican al cacao como el primer producto de trueque en ser falsificado, pues según una línea histórica del Banco de México, para la falsificación del cacao se extraían sus semillas y pulpa, para después ser rellenado con arena.

Por ello se lanzaron las monedas, en gran medida como medida para estandarizar los intercambios y que no hubiera problemas o confusiones al momento de realizar los procesos de compra-venta; sin embargo, las monedas no se salvaron de ser falsificadas. En la época de la Nueva España para compensar la poca cantidad de oro que había, comenzaron a agregarle cobre a fin de mantener el peso de la moneda y su poder adquisitivo. Los indígenas, cuando se dieron cuenta de la falsificación, llamaron a esas monedas ‘tepuzque’ que significa “despreciable”.

Sin embargo, después de algunos años las monedas fueron sustituidas por el papel moneda, o billetes, que incluso era más fácil de falsificar en un principio, por lo que actualmente el Banco de México es la única institución autorizada para emitir e imprimir los billetes que se utilizan todos los días. La carrera contra los falsificadores se ha mantenido desde entonces, con las autoridades intentando estar un paso adelante con diseños, métodos y candados para distinguir fácilmente un billete falso de uno real.

Finalmente, la Condusef hace un llamado a que revisen la autenticidad de los billetes que reciban, ya que contienen elementos de seguridad como el relieve, marca de agua, hilo micro impreso, hilo de seguridad, ventana transparente y el elemento que cambia de color.