¿Conoces tus derechos al inscribir a tu hijo a una escuela privada?

Los colegios deberán informar por escrito, y antes de la inscripción para cada nuevo ciclo escolar, de los costos y cargos por inscripción, así como colegiaturas y el número de las mismas.

Foto: Tomada de Internet.

Maricruz Rios / La Voz de Michoacán

Morelia, Michoacán. Si bien la Constitución Mexicana establece en su artículo tercero que la educación, a todos los niveles, deberá estar garantizada por el Estado y por ello deberá ser gratuita, existen padres de familia que deciden inscribir a sus hijos en escuelas privadas, por lo que la Profeco recordó que, además de la Secretaría de Educación Pública (SEP), esta dependencia, puede intervenir de haber quejas por el servicio.

Y es que la oferta de escuelas privadas ha crecido al ofertar actividades y programas complementarios, asegurar una mayor calidad, mejores instalaciones, servicios adicionales y la garantía de que no están al vaivén de los a veces constantes paros y huelgas de los docentes del sector público.

PUBLICIDAD

En este sentido la Procuraduría Federal del Consumidor recuerda que las instituciones educativas privadas, además de poder estar incorporadas a la SEP o algún otro sistema de validación de estudios, son reguladas por este organismo y por ello también tienen que cumplir la Ley Federal de Protección al Consumidor (LFPC) que garantiza los derechos de los usuarios y regula las obligaciones de los proveedores.

Erik Avilés de la asociación Mexicanos Primero en Michoacán, señala que en el estado, el número de escuelas privadas ha crecido el triple de lo que ha aumentado a nivel nacional, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), entre 2010 y 2018 abrieron 495 escuelas privadas en Michoacán, sólo en cuanto a nivel básico se refiere, por lo que, si se toma en cuenta el nivel medio superior y superior, la cifra crece.

PUBLICIDAD

Este crecimiento “tiene que ver con la situación de la escuela pública, donde por muchos años los calendarios escolares no se cumplieron, y eso, al obligar a los padres de familia a recogerlos fuera de la hora habitual, les impedía ejercer su derecho al trabajo, y en ocasiones, los niños, al tener su escuela cerrada, se veían abandonados a su suerte para volver a casa”.

Todo este tipo de situaciones hace que los padres de familia hagan el esfuerzo extraordinario para pagar la educación privada, pues “hay que recordar que Michoacán es de los estados con menor ingreso per cápita promedio; entonces, a pesar de ser uno de los estados más pobres de la nación, priorizamos pagar la educación privada”.

A pesar de lo que menciona Mexicanos Primero, buena parte de la ciudadanía entiende en la educación privada una mayor calidad y, de tener el recurso, la mayoría de la población recurriría a ella, al menos hasta el nivel secundaria.

Por ello la Profeco ataja que los colegios deberán informar por escrito, y antes de la inscripción para cada nuevo ciclo escolar, de los costos y cargos por inscripción, así como colegiaturas y el número de las mismas.

Es obligatorio un calendario de pagos, descuentos por pago anticipado y recargos por demora.

Además las cuotas deben estar expresadas en moneda nacional y según el grado, pueden variar, pero durante el ciclo escolar, las colegiaturas no deben aumentar unilateralmente.

Asimismo, está prohibido el establecimiento de cuotas extraordinarias a las dictaminadas en los pagos regulares.

También debe detallar los cobros por exámenes extraordinarios, cursos de regularización, duplicados de certificados, constancias, credenciales, cursos complementarios fuera del horario normal de clases, prácticas deportivas especiales y otras actividades extracurriculares. Algo importante es la validez oficial ante la SEP, en caso de no ser así, deben informarte que sus estudios no cuentan con acreditación.