Microcréditos, valiosa herramienta para los emprendedores

Ya sea en modalidad individual o grupal, estos esquemas son excelentes herramientas financieras para arrancar pequeños negocios

Foto:

Maricruz Rios / La Voz de Michoacán

Morelia, Michoacán. Pese a que vivir en zonas alejadas o rurales pudiera parecer un motivo para no emprender un negocio, no necesariamente es así, para ello están los microcréditos. Se trata de un préstamo dirigido fundamentalmente a personas que quieren montar un pequeño negocio o autoemplearse para poder desarrollar alguna actividad productiva independiente, por ejemplo: algún proyecto agroalimentario, un negocio artesanal o vender algún tipo de producto.

Si bien están dirigidos fundamentalmente a apoyar regiones fuera de los focos urbanos, a últimas fechas las microfinancieras han ampliado su espectro de cobertura y abordan ya otro tipo de proyectos, uno de los mejores ejemplos en Michoacán es Palabra de Mujer.

PUBLICIDAD

Estos financiamientos se encuentran basados en la confianza y el pago solidario, llegando incluso a comunidades alejadas donde simplemente no hay servicios financieros, apunta la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios Financieros (Condusef), dependencia que detalla los tipos de productos a los que se puede acceder, de acuerdo a las necesidades del solicitante.

Las entidades financieras que ofrecen microcréditos cuentan con características específicas para el otorgamiento de los préstamos, por ejemplo, no ofrecen grandes cantidades de dinero a sus clientes y tienen metodologías detalladas para conceder créditos, esto debido a que, en el caso de México, la mayoría de las microfinancieras se enfocan a zonas rurales con baja densidad de población o a sectores vulnerables

PUBLICIDAD

Ante ello, señaló que algunas de las instituciones o entidades financieras que ofrecen servicios de microcréditos son bancos especializados en microfinanzas, cajas solidarias, cooperativas, cajas populares, Sofoles y Sofomes. Sin embargo, refiere la Condusef, es importante que los usuarios interesados en este tipo de servicios se cercioren de que la entidad a la desean acudir cumpla con todas las normas de funcionamiento y eviten ser enganchados por alguna empresa ‘patito’ al intentar obtener recurso para emprender un negocio.

Bajo este orden, la Condusef detalló que existen dos tipos de microcréditos: el individual, que consiste en un esquema similar a los créditos de la banca tradicional, un financiamiento que se otorga a una persona para actividades productivas, la atención por parte de la institución es muy personalizada y de acompañamiento a los clientes, y para aplicar a este préstamo, es necesario que cuentes con un aval o garantía prendaria para que el crédito sea autorizado.

El segundo tipo es el grupal, dirigido a personas que, al no contar con garantías propias, pueden formar grupos de más de cinco integrantes de la misma comunidad para responder en conjunto por el crédito. En el fondo se otorga un préstamo individual a cada uno de los que conforman el grupo, los pagos se realizan de forma semanal o quincenal y el grupo se reúne para juntar el pago.

Sin embargo, si uno de los integrantes no cumple, el grupo se hace responsable del pago, es decir, la garantía es solidaria; en caso de persistir el incumplimiento todos los miembros del mismo serán reportados con una nota negativa ante Buró de Crédito.

Finalmente, es importante recordar que el Gobierno de Michoacán cuenta con una modalidad de microcréditos que otorga por medio de la banca de desarrollo estatal Sí Financia, denominado Palabra de Mujer, con el cual se ha logrado colocar 600 millones de pesos con 115 mil líneas de créditos, beneficiando a más de 55 mil mujeres

La administración estatal se ha trazado la meta de llagar a las 100 mil mujeres apoyadas para el 2020, por lo que si estás interesada en obtener uno de estos créditos te puedes acercar a las oficinas de Sedeco o Sí Financia. Palabra de Mujer funciona tradicionalmente bajo el esquema de microcrédito grupal.

Antes de contratar uno de estos préstamos toma en cuenta

  • Conocer tu capacidad de pago.
  • Informarte sobre los términos y condiciones del microcrédito: individual o grupal.
  • Aclarar todas tus dudas con el personal promotor.
  • Informarte sobre los costos y beneficios adicionales, como los microseguros.
  • Pedir el teléfono de la microfinanciera para realizar consultas o aclaraciones.
  • No firmar en caso de que no estés conforme con tu contrato.