“Hice un trato con Dios para morir con dignidad”, se sincera Danny Trejo

El actor conocido por cintas como “Sangre por sangre”, “Desperado”, “Mini espías” y “Machete” recuerda qué lo llevó a de la presión al cine

Jorge Ávila / La Voz de Michoacán

En un documental titulado “Inmate#1: The Rise of Danny Trejo”, se narra la historia de un hombre que parecía tener negado el futuro, pero su vida dio un gran vuelco, convirtiéndolo en estrella del cine. Desde entonces se ha empeñado en ayudar a los demás, sobre todo a los jóvenes que viven sin esperanza, para que no sufran lo mismo que él: violencia intrafamiliar y en las calles, el infierno de las drogas, la experiencia carcelaria.

Producido por Universal y dirigido por el canadiense Brett Harvey, el documental muestra la caída, pero también la redención y el altruismo del popular actor mexicoamericano de 76 años.

PUBLICIDAD

En entrevista con Milenio, el actor es cuestionado sobre los momentos difíciles que le ha tocado vivir, como estar en la cárcel durante 18 meses confinado en lo que se conoce como “el hoyo”, por eso, el actor responde que el periodo de cuarentena a causa del COVID-19 no es un confinamiento real: “Esto no es confinamiento. Tengo a mis perros, mi casa, mi jardín. Sólo me dieron un descanso. Sé que es un problema que la gente no esté trabajando, pero todo saldrá bien. El único absoluto en la vida es el cambio. Estos momentos son impactantes, pero el cielo está cambiando, nuestros lagos están más limpios. Dejamos de contaminar por un rato. Fue casi como si la madre naturaleza dijera: ‘¿Sabes qué?, estás arruinando el planeta. ¡Vete a tu cuarto!’, y aquí estamos”.

Trejo también rememora cómo, en 1958, estando en prisión se vio involucrado en un pleito que terminó en trifulca, por lo que fue apandado, y en esa etapa, pensando que no tardarían en matarlo, encontró refugio en las plegarias: “Estaban muy molestos porque habíamos quemado su prisión. Recuerdo haberle pedido a Dios: ‘Déjame morir con dignidad y diré tu nombre todos los días y haré todo lo que pueda por el prójimo’. Pensé que cuando mucho en un par de años me matarían, pero Diosito dijo ‘Ok’, y me dio otra oportunidad”.

PUBLICIDAD

Toda esa experiencia la narra en el documental “Inmate#1: The Rise of Danny Trejo”, y comenta que el mensaje que ahí se imprime puede ser útil para jóvenes que ya tengan problemas con la ley, para aquellos que en las calles quieren ser “gánsteres, cholos”, y por ello es que no pierde la oportunidad de llevar el mensaje de su experiencia e historia de éxito a las escuelas, a los jóvenes vulnerables, porque, señala, tiene un trato con Dios.

Pero su apoyo a los jóvenes va más allá de las pláticas motivacionales, porque lo que inició como apoyo a una joven que quería ser cantante terminó convirtiéndose en el sello discográfico Trejo’s  Music, que ya lanzó su primer disco, “Chicano soul Volume One”.

Algo que siempre ha caracterizado a Danny Trejo es el semblante, que da a sus  personajes un toque que sólo él tiene. Sobre ese tema, rememora que cuando empezó en el cine, su mentor, Eddfie Bunker, le dijo: “Danny, ¿sabes qué?, tienes que suavizarte. Tienes que apaciguar a la gente de inmediato”. Y por eso es que siempre deja saber a la gente que no es una amenaza, pues aunque sus personajes digan “te mato, y también puedo matar al tipo de tu tintorería”, Bunker le aconsejó no llevar al personaje a su vida cotidiana. 

Y es que su ingreso al cine fue como el de Ice Cube en “Boys in the hood”: fluir y dar al personaje algo sus experiencias de vida: “¡Ser actor es la cosa más fácil del mundo! El director decía: ‘¿Danny, podrías ponerte más?’, y yo: ‘Sí, como que lo quiero matar, ¿verdad?’. Una vez un director me pidió que entrara a una escena con puros extras y stunts que jugaban póker, quería que los asaltara, como si fuera en serio. Que pateara la puerta y me los acabara. Entonces lo hice y me preguntó: ‘¡Wow, Danny!, ¿dónde estudiaste?’. Le respondí: ‘En Safeway, Vons, Thrifty’s’”, que son farmacias y supermercados.

Sobre su ascendencia mexicana y en contraste con los dichos del presidente Donald Trump, sobre los mexicanos que son violadores y narcotraficantes, el actor es enfático: “La cultura mexicana es el vato que trabaja, el que ayuda a su familia, que regresa del trabajo a casa, toma a sus hijos y los lleva al parque a jugar futbol, eso es ser mexicano, esa es la cultura, eso es lo que hacemos”.

Y agrega: “Todos dicen ‘pues soy chicano’, ¿sabes qué?, el chicano es el que va a trabajar, apoya a su familia y, si es divorciado, paga la pensión de sus hijos, y eso es lo que yo soy: soy un mexicano verdadero, todavía cuido de la mamá de mis hijos y no hemos estado juntos en 20 años. Quiero ser ese tipo de mexicano”, comenta.

Ahora, luego de una carrera en el cine, habiendo emprendido negocios como Trejo’s Tacos y Trejo’s Music, alejado en el tiempo de aquel Jerónimo que encarnó en “Sangre por sangre”, Danny Trejo es de los personajes más respetados de la comunidad mexicanoamericana (chicana) en estados Unidos.

Y ahora, un poco de música de Trejo's Music: