Un día como hoy, pero de 2006, Valentín Elizalde cantó el tema con que firmó su sentencia de muerte

A 14 años de su asesinato, los fans recuerdan al Gallo de Oro y crean memes donde le advierten sobre su atentado

Redacción / La Voz de Michoacán

Morelia, Michoacán. A 14 años de la muerte del cantante Valentín Elizalde, sus fans siguen recordándolo a través de las redes sociales. El sonorense fue asesinado a los 27 años al salir de un concierto que ofreció en un palenque de Reynosa, Tamaulipas.

Después de tanto tiempo, sus fans siguen recordándolo con cariño y a cada rato en redes sociales, otros más poniendo en cada oportunidad que tienen algunas canciones como “Vencedor”, “Te quiero así” o “Vete ya”.

PUBLICIDAD

Pero este año su nombre volvió a sonar, pues supuestamente una de las personas que estuvo presente el día que perdió la vida, su primo Tano, habría sido uno de los responsables de su muerte.

EL ASCENSO DE UN JOVEN CANTANTE

Valentín Elizalde nació el 1 de febrero de 1979 en Jitonhueca, un pueblo ubicado en el municipio de Etchojoa, Sonora. La música de alguna manera siempre estuvo ligada a él, pues desde niño le gustaba cantar y se dedicó a vender casetes afuera de los palenques, más tarde se mudó a Guadalajara, Jalisco, y Guasave, Sinaloa, hasta establecerse en Tobarito, una localidad del municipio de Cajeme, Sonora

Inspirado en su padre, comenzó a tomar en serio la idea de entrar de lleno a la música. El 24 de junio de 1998 dio su primera presentación como parte de los festejos de San Juan en Bacame Nuevo, y después de ese show planeó grabar su primer disco y comenzó a ganar fama en estados como Jalisco, Chihuahua y, por supuesto, Sonora y Sinaloa.

Además de cantar, Valentín componía la gran mayoría de sus canciones, que quedaron plasmadas en su primer disco, “Amor que muere”. Su estil siempre estuvo marcado por la música de banda sinaloense y los narcocorridos, como lo dejó en claro en el álbum “Regresan los mafiosos”, de 1999.

Un año más tarde lanzaría “Traición federal”, disco con el que logró ganar fama en México y en Estados Unidos, pero los narcocorridos no siempre fueron su principal interés, ya que en pleno momento de tensión entre el narcotráfico y el gobierno, decidió alejarse un poco de estas canciones para llegar al lado más romántico de su público.

A partir de ahí comienza a lanzar temas como “Lobo domesticado”, “Te quiero así”, “Cómo me duele”, “Vete ya” y muchos más, logrando reconocimiento a todos los niveles. Así, Valentín Elizalde comenzó a escalar hasta convertirse en su momento en el cantante de música regional mexicana más importante.

EL 24 DE NOVIEMBRE

En el punto más alto de su carrera, El Vale llenaba prácticamente cualquier lugar donde se anunciaba, pero siempre fue conocido que tuvo uno que otro enemigo. El 24 de noviembre de 2006, Valentín Elizalde salió al escenario del palenque de la Expo-Feria de Reynosa, Tamaulipas, acompañado de su Banda Guasaveña.

Saludó al público y sus músicos empezaron a tocar las primeras notas de “A mis enemigos”, canción que desde que la publicó fue polémica. Hay muchas historias alrededor de ella, pero la más conocida es que supuestamente en este tema, Elizalde cantaba a nombre del Chapo y se la dedicaba a sus enemigos del Cértel del Golfo y su exbrazo armado, Los Zetas. Y es que el video con el que inicialmente se difundió la canción, aparecen imágenes del Chapo, pero también de miembros del Cártel del Golfo sometidos o asesinados.

Mientras Valentín Elizalde hacía vibrar al público cantando “siguen ladrando los perros, señal que voy avanzando…”, entre la gente que abarrotó el palenque se encontraba Jaime González, El Hummer, entonces jefe de plaza de Los Zetas en Reynosa y principal líder de la organización.

De acuerdo con algunos medios, al Hummer le pareció una falta de respeto que “A mis enemigos” sonara precisamente en su territorio. Por si no fuera suficiente y a petición del público, Valentín volvió a interpretar esta canción para terminar el concierto, firmando sin saber su propia muerte. Y es que hay versiones que señalan que el cantante fue advertido que no cantara ese tema, y Elizalde lo hizo de todos modos.

El Hummer, señalado como autor intelectual.

Según algunos testigos, El Hummer solamente le dijo una única palabra a sus hombres, “mátenlo”. Al terminar su show, Valentín Elizalde recibió un enorme aplauso y regresó a los camerinos. Supuestamente su representante y mejor amigo, Mario Mendoza Grajeda, escuchó la orden que el miembro de Los Zetas había dado, así que le pidió al Gallo de Oro que de inmediato salieran del palenque.

Valentín, Mario, su primo “Tano” Elizalde y el chofer Raymundo Ballesteros partieron en una camioneta Suburban del año. Ya en camino, el representante le dijo al Vale lo que había pasado, y que si no salían en ese momento del estado sus vidas corrían riesgo.

El cantante le mandó un último mensaje a su prometida y partieron sin un rumbo fijo. Lamentablemente, a 100 metros del palenque de Reynosa y cerca de las 3 de la madrugada del 25 de noviembre de 2006, dos camionetas interceptaron a Valentín y sus acompañantes, segundos después comenzó una ráfaga de disparos con armas de alto poder como AK-47 y AR-15.

El desenlace de la historia todos los conocemos, Valentín Elizalde junto a su representante y chofer murieron instantáneamente en el lugar, después de recibir 60 disparos de balas de diferentes calibres. El único sobreviviente fue Tano, quien solamente resultó herido y como pudo escapó del lugar de los hechos.

Tres días después de este hecho, el cantante fue velado en su rancho de Jitonhueca y después fue enterrado en Guasave. Quizá todos recordamos la muerte del Gallo de Oro porque de inmediato, y como si fuera pólvora, se comenzó a compartir el video de su autopsia, donde podíamos ver la última imagen de Valentín, quien recibió disparos en la cabeza, torso, piernas y brazos.

Prácticamente todos los curiosos vieron cómo fue que terminó El Vale, iniciando de una manera muy extraña su leyenda porque, irónicamente, murió a los 27 años, como algunos de los músicos más importantes del rock: Kurt Cobain, Jim Morrison, Janis Joplin, Jimi Hendrix, Brian Jones y más.

¿'TANO' ELIZALDE FUE EL AUTOR INTELECTUAL DE LA MUERTE DEL CANTANTE?

A muchos se les hacía bastante curioso y extraño que de las cuatro personas que estaban en esa camioneta en Reynosa, el único que logró librar la muerte había sido “Tano” Elizalde. Por años algunos comenzaron las teorías de que él había sido el culpable de esta situación, pero ahora salieron algunas declaraciones que podrían confirmar esto.

Resulta que, en Ventaneando, entrevistaron a Marysol Castro –exesposa del primo de Valentín Elizalde. En esa plática contó que tiene sospechas de que Tano estuvo involucrado con la muerte del popular cantante de regional mexicano, pues días antes tuvo algunas actitudes un tanto extrañas

“Ese día Tano estaba muy nervioso, extremadamente nervioso, no quería ir. Muchas veces me dijo que no quería ir, el refería que Mario había agarrado esa fecha, no sabía por qué así”, cuenta Marisol sobre lo que su ahora exesposo vivió antes de partir para cumplir con ese concierto en el palenque de Reynosa.

Sin embargo, y a pesar de decirle esto, más tarde y gracias a los hermanos de Valentín se enteró que en realidad el que había cerrado aquella fecha había sido el propio Tano, ya que originalmente ese día el Gallo tenía una presentación en Tijuana, pero cancelaron este concierto por la insistencia del primo de Elizalde.

Los primos.

Marysol Castro también cuenta que el propio Valentín Elizalde no quería ir a Reynosa, pero como ya tenía el compromiso no le quedó de otra más que cantar para todo su público.

La exesposa reveló que aquel día “Tano” Elizalde estuvo bastante raro, pues no acompañó al cantante a firmar autógrafos como solía hacerlo y que horas antes del terrible acontecimiento, el primo del cantante se acostó en la camioneta que los transportaba, posición que nunca abandonó y que le salvó la vida.

En el mismo programa de espectáculos, continuaron con la entrevista a Marysol, quien confirmó que Tano había empezado una relación sentimental con Gabriela Sabag, la única esposa del cantante y albacea, hecho que además de considerarla una traición para ella, es peor para la memoria de Valentín, quien le dio más de lo que merecía.

Según cuenta Castro, el primo del Gallo comenzó a frecuentar a Gabriela cuando viajó hasta la casa de ésta para platicar sobre los derechos de “Valentín Elizalde: La verdad de mi Tano”, la bioserie que están produciendo ambos.

Marysol Castro afirma que muchos de los bienes que le pertenecían en vida a Valentín Elizalde, Tano se los quedó, como el autobús que usaba para sus giras, cintas de canciones inéditas que más tarde él sacó en forma de discos y hasta registró como suya la marca de la banda del cantante, La Guasaveña.

Marisol Castro, hasta ahora dice su verdad.

Y por si no fuera suficientes los motivos para dudar de él, reveló que Tano es el responsable de las ocasiones en que la tumba del Gallo de Oro ha sido vandalizada, que incluso nunca lo ha negado. Para terminar, Marysol menciona algo que deja pensando en que él podría estar detrás de la muerte de su primo:

“Es muy fácil darse de cuenta de qué está sucediendo. Si te quieres vestir como Valentín, tienes a la esposa de Valentín, quieres cantar, estás haciendo la bioserie, quieres ser el actor principal, ¿qué está pasando? ¿era amor o era envidia?”.

Claro que esta versión hay que tomarla con cuidado, pues la exesposa del Tano fue abandonada por su marido y esperó hasta ese momento para dar entrevistas.