Yalitza se une a concierto de Mon Laferte con mensaje inclusivo

Esta no es la primera ocasión que la cantautora alza la voz, en la pasada entrega del Grammy Latino hizo topless, para protestar en contra de la violencia que viven los ciudadanos chilenos, con una frase que decía: «En Chile torturan, violan y matan».

Foto: Twitter.

El Universal/La Voz de Michoacán

Ciudad de México. Con un mensaje de inclusión, Yalitza Aparicio hizo un llamado a las personas durante el concierto de Mon Laferte, quien a su vez alzó el pañuelo verde e hizo un homenaje a la mujer y al movimiento feminista, durante el cierre de su gira "Norma" en el Palacio de los Deportes.

"No es mi color de piel, mi clase social, mi cultura o mi preferencia sexual lo que determina quien soy, son mis valores (sic)", era el mensaje de una cartulina verde que sostuvo Yalitza durante la canción "Plata ta ta", mientras que la chilena agitaba un pañuelo verde.

PUBLICIDAD

Esta no es la primera ocasión que la cantautora alza la voz, en la pasada entrega del Grammy Latino hizo topless, para protestar en contra de la violencia que viven los ciudadanos chilenos, con una frase que decía: "En Chile torturan, violan y matan".

En esta ocasión resaltó el trabajo de las mujeres, y como parte de ello invitó a decenas de chicas al escenario para después explicar que eran artistas y cantar todas juntas una versión de "Cucurrucucú paloma", que incluyó un rap que decía frases de empoderamiento femenino, haciendo que todo el público aplaudiera de emoción.

PUBLICIDAD

Una noche que será inolvidable para muchos inició con la canción "Por qué me fui a enamorar de ti", en donde Mon Laferte salió luciendo un vestido rosa de muchos olanes, la euforia de la audiencia estremeció el lugar, mientras se escuchaban temas como, "Ronroneo", "Cumbia para olvidar", "No te me quites de acá", "Funeral", entre otras.

"Buenas noches, muchas gracias por venir, bienvenidos a la gira de 'Norma', hoy es el último concierto, muchas gracias a cada uno de ustedes por venir, sé que muchas vinieron desde muy lejos, no sólo pagaron su boleto, sino también el hotel, el camión, así que gracias de corazón. Los quiero mucho y vamos a llorar un poquito", fueron las primeras palabras que dijo la interprete para saludar a sus admiradores.

El concepto visual del show fue el color rosa, las pantallas transmitían en todo momento distintas imágenes, que ilustraban cada tema que interpretaba Norma Monserrat Bustamante, nombre real de la artista, como en el caso de "Bonita", en donde se mostraron corazones rosas, haciendo que todos los presentes disfrutaran de su producción escénica.

"Vendaval", "El cristal", "Caderas blancas", "Paisaje Japonés", fueron algunas canciones que conformaron un set acústico, llenando así de romanticismo todo el lugar.

"Muchas gracias por venir, este año 2020 cumplo 13 años de vivir en la Ciudad de México. Yo me pregunto, a los cuántos años uno la hacen mexicana, ya como tacos, ya me sé todos los albures. Cuando llegué me comí unos tacos afuera del metro Coyoacán y me dio diarrea, pero de ahí nunca más me enfermé de la panza. Puedo decir que México me hizo más fuerte.

"Antes me tomaba media chela y ya quedaba así como de…, pero acá con el mezcal uno aprende otras costumbres. Que por cierto ¿por qué no tengo un mezcal aquí?", dijo la cantante como preámbulo de esa parte del espectáculo, en donde tan sólo la acompañaron dos guitarras acústicas.

Las sorpresas no terminaron y los ánimos se encendieron nuevamente cuando saltaron al escenario Jesse y Joy, para interpretar juntos "Mi buen amor", llegando así al clímax con "Amárrame" y "El beso", temas que 14 mil personas interpretaron al unísono e hicieron que Laferte dejara de cantar.
Después de haber hecho bailar y cantar a miles de personas, la velada terminó con su éxito, "Tu falta de querer", en donde todo el público asombró a la cantante al encender la luz de su celular.

Pero lo sorprendente fue que el lado derecho del recinto colocó, sobre la luz de sus teléfonos, un papel de color verde, los de en medio dejaron su luz blanca y los del lado izquierdo pusieron un papel rojo, haciendo que el Domo de Cobre se iluminara con los colores de la bandera nacional, un acto que dejo sin palabras a la chilena, que casi derramaba lágrimas de la emoción.