Esclavitud moderna: trabajo infantil, matrimonio y trabajo forzados son nuevas formas de explotación

Aunque pareciera que la esclavitud es cosa del pasado, hoy más de 40 millones de personas en todo el mundo son víctimas de ella.

Foto: Pixabay. Diseño: La Voz de Michoacán.

Redacción / La Voz de Michoacán

Morelia, Michoacán. La esclavitud no es una reliquia del pasado, sino una realidad muy presente. La explotación de personas ha adquirido formas diferentes a lo largo de la historia y en la actualidad persiste tanto en sus formas tradicionales como en otras nuevas modalidades, advirtió la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

A pesar de que en México se encuentra abolida la esclavitud, siguen vigentes prácticas normalizadas que equivalen a la esclavitud moderna, como el reclutamiento forzado en la delincuencia organizada, los matrimonios serviles, la explotación de la prostitución ajena bajo coacción, la servidumbre por deudas, así como la adquisición de personas como objetos para ser utilizadas en los sectores de la economía y sus cadenas de producción, como el agrario, textil, minero o de la construcción.

PUBLICIDAD

Aunque no está definida en la ley, la esclavitud contemporánea se utiliza como un término general que abarca prácticas como el trabajo forzoso y el matrimonio forzado. Con ella, se hace referencia a situaciones de explotación en las que una persona no puede rechazar o abandonar debido a amenazas, violencia, coerción, engaño o abuso de poder. Si bien el trabajo infantil no entra dentro del término general de esclavitud moderna, normalmente se suele relacionar con ella.

Más de 40 millones de personas en todo el mundo son víctimas de la esclavitud moderna, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Las mujeres y las niñas se ven afectadas de manera desproporcionada por esta lacra, representando el 71 por ciento del total, casi 29 millones. Del total de víctimas, 25 por ciento son niños, alrededor de 10 millones.

PUBLICIDAD
 Entre las principales causas de la esclavitud moderna se encuentra la pobreza, que vuelve más vulnerables a las personas que la sufren, especialmente a la infancia . Estas pueden caer más fácilmente (ya sea voluntariamente o por la fuerza) en alguna de las formas de esclavitud que existen hoy en día.


TRABAJO FORZOSO

Se estima que unos 25 millones de personas estaban atrapadas en trabajo forzoso en un momento dado en 2016 . De ellas, 16 millones eran víctimas de la explotación laboral forzada en el sector privado (trabajo doméstico, la construcción y la agricultura), alrededor de 5 millones eran víctimas de la explotación sexual forzada; y poco más de 4 millones (16 por ciento del total) del trabajo forzoso impuesto por las autoridades del Estado.


MATRIMONIO FORZADO

Se calcula que 15,4 millones de personas eran víctimas de un matrimonio forzado en un momento dado en 2016 . De este total, 6,5 millones de casos ocurrieron en los últimos cinco años (2012-2016) y el resto tuvo lugar antes de este período, pero siguieron atrapadas en esa situación. Más de una tercera parte de todas las víctimas del matrimonio forzado eran niñas al momento del matrimonio.


TRABAJO INFANTIL

Además, alrededor de 152 millones de niños están sujetos a trabajo infantil, de los que lo que 88 millones son varones y 64 niñas. El mayor número de niños entre 5 y 17 años víctimas del trabajo infantil se encuentra en África (72,1 millones), seguida por Asia y el Pacífico (62 millones), las Américas (10,7 millones), Europa y Asia Central (5,5 millones) y los Estados Árabes (1,2 millones). Aproximadamente una tercera parte de los niños, entre 5 y 14 años, en trabajo infantil está fuera del sistema escolar, 38 por ciento de los niños entre 5 y 14 años que realizan trabajos peligrosos y casi dos terceras partes de los que tienen entre 15 y 17 años trabajan más de 43 horas por semana.

TRATA DE PERSONAS

Se basa en el engaño por parte del traficante que, a través de mentiras, coacción o abuso y aprovechando la situación desfavorable de las víctimas, consigue una posición de dominación y control sobre estos.

La trata de personas generalmente tiene fines de explotación sexual, y es más frecuente en personas de nacionalidad extranjera, que huyen de sus países de origen y son captadas por tratantes que aprovechan su situación vulnerable, al estar en otro país, sin recursos y sin apoyo.

Instituciones como la Iglesia Católica han abogado por erradicar la esclavitud, que tiene su origen en la deshumanizada idea de que una persona puede poseer a otra, señaló el Papa Francisco este día en su cuenta de Twitter.

Hoy como ayer, en la raíz de la esclavitud se encuentra una concepción de la persona humana que admite la posibilidad de tratarla como un objeto, de pisotear su dignidad. La esclavitud de hoy es nuestra indignidad, porque nos quita la dignidad a todos nosotros”.

Papa Francisco.

Gobiernos, instituciones y asociaciones pugnan este día por eliminar las prácticas modernas de esclavitud, que nada tienen que ver con cadenas y grilletes, sino con el sometimiento de una persona a la voluntad de otra.