¿Cómo es la nueva residencia oficial del presidente de México?

Ciudad de México. El reloj marca las 9:50 de la mañana, cuando una excursión de más de cien alumnos de segundo y tercer año de primaria del Colegio «Mariano Hidalgo», llegan a la puerta de Palacio Nacional, en la calle de Moneda. El frío y los intentos de las maestras por mantener el orden, no …

Foto: Milenio. El Palacio Nacional es la residencial oficial del presidente de México.

Ciudad de México. El reloj marca las 9:50 de la mañana, cuando una excursión de más de cien alumnos de segundo y tercer año de primaria del Colegio "Mariano Hidalgo", llegan a la puerta de Palacio Nacional, en la calle de Moneda.

El frío y los intentos de las maestras por mantener el orden, no minan su ánimo, están a punto de entrar al despacho de trabajo del Presidente de la República.

A un lado de ellos, se encuentra un grupo de 25 personas esperando entrar a la sede del Poder Ejecutivo; el colectivo está formado por parejas de novios, turistas extranjeros y familias. Son recibidos por Rodrigo Guzmán, agente de Seguridad a Instalaciones Hacendarias quien los registra.

PUBLICIDAD

El oficial Guzmán, comenta que las visitas a Palacio no han aumentado desde el primero de diciembre, cuando comenzó el mandato del presidente Andrés Manuel López Obrador. Esta percepción es compartida por sus compañeros guardias y por el personal de limpieza, como la señora Guadalupe, quien también resalta que las visitas y las excursiones se mantienen igual que en sexenios pasados.

PUBLICIDAD

Gran parte del Palacio, está abierto para todo el público. Pero hay zonas que se mantienen bajo una estricta vigilancia y un fuerte control. El Patio de Honor, está resguardado no solo por elementos militares de la Primera Brigada y personal con traje y pines del Ejército distinguiendo sus solapas, también los dos accesos están protegidos por enormes portones de acero forjado de color negro.

Al fondo de este patio y entre las imponentes rejas, se puede apreciar un automóvil Jetta blanco, el vehículo en el que transporta el presidente, hoy en descanso, pues el titular del Ejecutivo se encuentra en Mérida, Yucatán.
Otro espacio que está cerrado a los visitantes, es el lugar donde el presidente imparte su conferencia de prensa matutina, el Salón de Tesorería; también las oficinas donde laboran los trabajadores de Presidencia y de Hacienda en los Patios Marianos, están restringidas.

Entre los soldados que vigilan los diferentes espacios restringidos, a algunos se les puede ver con armas de fuego, usan la pistola de encargo y un rifle de asalto; todos ellos marciales y atentos ante cualquier eventualidad.

El soldado Portes, explica que el arma que portan sus compañeros apostados en el interior de las entradas principales a Palacio y en el Patio de Honor, es un rifle de 5.57 mm FX de producción mexicana, mientras que la portación de armas cortas es para los elementos castrenses que izan la bandera y dan rondines de seguridad y que las macanas están destinadas a los soldados con más interacción con los visitantes, como en las entradas o las salidas para el público.

Los niños y los visitantes, siguen disfrutando de las diferentes exposiciones culturales, como "Mixtecos", en la recientemente inaugurada sala "Rafael Tovar y de Teresa", la virtual "México, patrimonio mundial" y la exposición "Rostros de la Nación" de Raúl Anguiano, la cual pareciera ser la menos visitada, ya que la sala se encuentra escondida entre oficinas de hacienda y en la parte trasera de los jardines.

Es buen día para visitar el Palacio Nacional, cada uno de los visitantes y los excursionistas corren el riesgo de ver su visita cancelada, debido a que el Palacio, puede cerrar sus puertas en caso de eventos protocolarios del Ejecutivo Federal, sin previo aviso.

La salida, es por la misma calle que el ingreso, por Moneda y desde adentro de Palacio, se puede apreciar la intensa vida comercial que existe en la angosta calle.

Y así, a lo largo del día, decenas de familias, enamorados, curiosos, turistas, entraran al histórico Palacio Nacional, apreciarán los murales de Diego Rivera y las exposiciones finamente curadas, se tomarán selfies para sus cuentas de Instagram y si corren con suerte podrán ver al presidente.