¿Cómo ser felices? (consejos para cultivar la alegría)

Tere Jaramillo/ La Voz de Michoacán   PUBLICIDAD Ciudad de México. Todos hemos tenido días malos o momentos, hemos pasado por adversidades o por situaciones que nos generan tristeza o ansiedad. Pero también eso es lo que nos hace diferenciar con los momentos de felicidad y de alegría. Lo importante es hacer que esos días …

Tere Jaramillo/ La Voz de Michoacán

 

PUBLICIDAD

Ciudad de México. Todos hemos tenido días malos o momentos, hemos pasado por adversidades o por situaciones que nos generan tristeza o ansiedad.

Pero también eso es lo que nos hace diferenciar con los momentos de felicidad y de alegría.

Lo importante es hacer que esos días felices sean más que los momentos desagradables por eso a continuación y a propósito del día de la alegría te compartimos algunos consejos que especialistas recomiendan para ser más felices y alegres.

PUBLICIDAD

Rodéate de personas alegres

Estar rodeado de personas que se sienten felices eleva tu estado de ánimo. Y si tú estás feliz, transmites lo mismo a las personas que te rodean.

 

 

Agradecer

La gratitud es más que decir «gracias». Es una sensación de asombro, de apreciación y, efectivamente, de agradecimiento por la vida.

Hazte el compromiso de poner en práctica la gratitud. Identifica cada día por lo menos una cosa que enriquezca tu vida. Cuando te descubras teniendo un pensamiento ingrato, intenta sustituirlo por uno de gratitud. Por ejemplo, reemplaza la frase «Mi hermana olvidó mi cumpleaños» por «Mi hermana siempre estuvo conmigo en los tiempos difíciles».

 

Positivismo

Desarrolla el hábito de ver el lado positivo de las cosas. No es necesario que seas excesivamente optimista; después de todo, las cosas malas suceden. Sería ingenuo pensar lo contrario. Pero no debes dejar que lo negativo afecte toda tu vida. Recuerda que los aspectos positivos casi siempre superan lo que no está bien.

 

Aspiraciones/Objetivos

Las personas que se esfuerzan por cumplir con un objetivo o una misión, ya sea hacer trabajos de jardinería, cuidar a los niños o encontrar la espiritualidad, son más felices que aquellas que no tienen aspiraciones.

 

Vive el presente

No pospongas los momentos de alegría para cuando estés menos ocupado o menos estresado. Es probable que eso nunca suceda.

En su lugar, busca oportunidades para disfrutar de los pequeños placeres de la vida cotidiana. En vez de sentir nostalgia por el pasado o preocupación por el futuro, enfócate en las cosas positivas del momento presente.