Alerta la automedicación en COVID: 7 de cada 10 personas que llegan al hospital están medicadas

Remedios caseros y fármacos sin supervisión ponen en riesgo salud de los pacientes que llegan por covid-19

Arturo Molina / La Voz de Michoacán

Automedicación y uso de remedios caseros complican atención médica a pacientes de COVID-19, hasta 7 de cada 10 personas que arriban a los distintos sistemas de salud para ser atendidos del virus ya vienen medicados. El espectro del consumo de medicamento sin supervisión médica va desde antibióticos, dióxido de cloro y hasta remedios caseros. 

Lo anterior, representa un problema para los médicos y especialistas quienes al momento de estabilizar a los pacientes con complicaciones en muchos casos ni siquiera son advertidos del consumo de otros medicamentos que complican aún más el riesgo y tratamiento del virus. 

PUBLICIDAD

En entrevista para La Voz de Michoacán, Gustavo López Orozco, Especialista en Medicina de Urgencias, Alta Especialidad en Toxicología Clínica, Presidente de la Sociedad Michoacana de Medicina de Urgencias y Emergencias (SMMUE), manifestó su preocupación por la situación. Son una gran gama de productos farmacéuticos de grado hospitalario los que se comienzan a ingerir. 

El daño es variable, desde problemas mejores de tipo gástrico hasta daño hepático y la complicación de la enfermedad son la constante durante esta pandemia. Reconoce que el panorama es complicado, el temor, la incertidumbre por falta de un medicamento que permita combatir el virus, ha orillado a la población a buscar en internet opciones que lejos de ayudarles, les ponen en riesgo. 

PUBLICIDAD
Hasta 10 productos antibióticos se están consumiendo para virus sin supervisión
Hasta 10 productos antibióticos se están consumiendo para virus sin supervisión

“Estos medicamentos, si bien en algún momento estuvieron siendo utilizados en algunos países, producían efectos adversos como las arritmias cardiacas y entonces, pues si funcionaban, pero tenían que tener un seguimiento médico muy estrecho. Cuando se llega a dar este tipo de medicamentos hay que estar tomando electrocardiogramas seriados para ver que no se esté habiendo arritmias y nos trajo efectos adversos. Siguen usando la vertmectina, pero tiene que estar bajo régimen médico, están usando antibióticos en pacientes que no lo necesitan”, explicó el especialista en toxicología. 

Entre algunos de los medicamentos que se han usado por la sociedad michoacana se encuentran el Arbidol, Oseltamivir, Ivermectina, Azitromicina, Nitazoxanida, Colchicina, Antioxidantes, Nanomoléculas de cítricos, Factor de transferencia, Dióxido de cloro, Inmunoglobulina intravenosa e Interferones.

A través de reses sociales y grupos de mensajería instantánea circulan informes, artículos e información en general de distintos medicamentos. Uno que cobró especial relevancia en últimas fechas fue el dióxido de cloro como el principal medicamento que puede curar del virus. En este caso el especialista advirtió que no hay pruebas que garanticen el efecto de los medicamentos sobre el virus. 

El remedio puede salir peor que la enfermedad debido a las contraindicaciones, falta de monitoreo y la combinación de fórmulas, tanto de medicamentos, productos y remedios caseros; la ingesta de estas fórmulas puede tener un impacto mayor que el COVID-19 en muchos de los usuarios en Michoacán. 

“Que busquen a gente que se dedique, a un especialista en COVID, que vayan con la gente adecuada y la otra es que traten de investigar a fondo antes de introducir cualquier medicamento, cualquier producto o cualquier remedio casero, porque eso puede ser mucho más daño que el propio COVID, el 80 por ciento del COVID se van a recuperar y a lo mejor no te va afectar tanto y te irá muy bien y si usas productos no regulados, que no sabemos su procedencia y combinas medicamentos eso puede ser más peligroso que el propio COVID”, manifestó.

La organización Mundial de la Salud ha dejado en claro que hasta la fecha ningún producto farmacéutico ha demostrado ser seguro y eficaz para tratar la COVID-19. Sin embargo, se ha sugerido la posibilidad de llevar a cabo investigaciones sobre el uso terapéutico de una serie de medicamentos, muchos de los cuales ya están siendo o serán próximamente estudiados en ensayos clínicos, como el ensayo solidaridad copatrocinado por la OMS y los países participantes.

En muchos países, los médicos están administrando a pacientes con COVID-19 medicamentos no aprobados para tratar esta enfermedad. Se considera que el uso de medicamentos autorizados para indicaciones no aprobadas por un organismo nacional de reglamentación farmacéutica constituye un uso «no indicado». La prescripción de medicamentos para usos no indicados puede estar sujeta a leyes y reglamentos nacionales.