Frenan avance del hombre para proteger el Pico de Tancítaro, refugio de más de 50 especies endémicas

Rogelio Arellano / La Voz de Michoacán. Nuevo San Juan Parangaricutiro, Michoacán. El 19 de agosto se cumplieron 12 años en que por decreto se recategorizó o transformó al parque nacional Pico de Tancítaro en Área de Protección de Flora y Fauna, con la finalidad de frenar el avance de las fronteras agrícolas y de …

Foto: Facebook

Rogelio Arellano / La Voz de Michoacán.

Nuevo San Juan Parangaricutiro, Michoacán. El 19 de agosto se cumplieron 12 años en que por decreto se recategorizó o transformó al parque nacional Pico de Tancítaro en Área de Protección de Flora y Fauna, con la finalidad de frenar el avance de las fronteras agrícolas y de actividades de desarrollo urbano en sus colindancias con este y los municipios de Uruapan, Tancítaro y Peribán de Ramos.

PUBLICIDAD

Para la comunidad indígena de este lugar, es una prioridad mantener las casi 300 hectáreas de colindancia con el Pico de Tancítaro con la mínima intervención de la mano de hombre. “Se entiende y atiende la necesidad de conservar la flora y fauna para conservar sus cualidades propias sin ninguna alteración”, señaló Juan ventura miembro de la empresa comunal.

Especial atención se brinda a las colindancias con el área de conservación de flora y fauna del Pico de Tancítaro para conservar los hábitats naturales”

Juan Ventura, miembro de la empresa forestal comunal de Nuevo San Juan

En 1940 el Pico de Tancítaro fue declarado Parque Nacional por el entonces presidente de México, Lázaro Cárdenas del Río, zona que además se caracteriza por ser el punto más elevado del estado de Michoacán con 3 mil 845 metros sobre el nivel del mar, sin embargo, el 19 de agosto de 2009 se aprobó un decreto para recategorizar este espacio como área de protección para flora y fauna.

PUBLICIDAD

De acuerdo a la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales, un parque nacional, de acuerdo con la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente, se constituyen por ser zonas con uno o más ecosistemas de belleza escénica, valor científico, educativo, de recreo, su valor histórico, por la existencia de flora y fauna, por su aptitud para el desarrollo del turismo, o bien por otras razones análogas de interés general.

Foto: Conanp

Un área de protección de flora y fauna, de acuerdo con la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente, son los lugares que contienen los hábitats de cuyo equilibrio y preservación dependen la existencia, transformación y desarrollo de las especies de flora y fauna silvestres.

Por otra parte, el titular de la Secretaría del Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Territorial (Semacdet) Ricardo Luna García, señaló que el Pico de Tancítaro es parte de un corredor biológico natural, gracias a su gran riqueza natural, por ello su estatus de ser protegido pues es refugio de más de 50 especies endémicas de flora y fauna.

Detalló que entre dichas especies endémicas se encuentran el zacatonero pecho negro, colibrí berilo, loro corona lila, madroño, rascador cejas verdes, tepozán cimarrón, sapo pinero, chipe rojo, musaraña orejillas de goldman, codorniz coluda transvolcánica, destacando que esta área abarca 23 mil 405.92 hectáreas, que se distribuyen en los municipios de Tancítaro, Peribán, Uruapan y Nuevo Parangaricutiro.

Foto: Rogelio Arellano

Entre las especies de flora más representativas en Pico de Tancítaro, se encuentra el pino ortiguillo, el ocote chino, pino avellano, pino colorado, carpe americano, cedro de San Juan, dalia, flor de San José y tilo americano, mientras que es común encontrar al zorrillo narigón, rata cambalachera, ardilla voladora del sur, tuza de Michoacán, liebre torda, iguana negra, gavilán de Cooper, ajolotes y el murciélago hocicudo de Curazao.

Indicó que la administración depende totalmente de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) dependiente de la Semarnat, labores en las que ha sido importante la colaboración del gobierno estatal para que este sitio mantenga esta protección y se abone como sociedad a su conservación.

De acuerdo a Juan Ventura, integrante de la comunidad indígena de Nuevo San Juan, uno de los principales fenómenos que hostigan a estos hábitats es la insistencia de ampliar la frontera agrícola, sobre todo los cultivos de aguacate, acoso por el que finalmente se determinó la recategorización de esta zona de parque nacional a área de conservación.

Foto: Rogelio Arellano