Por la inseguridad, colonia de Jiquilpan exige presencia de la Guardia Nacional

Se han denunciado robos a casa habitación, despojo de terrenos, invasión de casas y, ante ello, la autoridad municipal no toma cartas en el asunto, señalan

José Luis Ceja / La Voz de Michoacán

Jiquilpan, Michoacán. Ante la ola de robos desatada a partir de la nueva dirigencia de la colonia popular, vecinos de Palos Altos, en este municipio, han solicitado la intervención de la Guardia Nacional debido, dicen, a la desatención de las autoridades locales.

Araceli Torres, vecina de este asentamiento, señaló que hace poco más de un mes, por iniciativa propia, los vecinos decidieron realizar la renovación de la mesa directiva para desconocer la encargatura del orden que ostentaba por sí mismo José Cervantes Martínez. En dicha mesa directiva, dijo, ella fue electa como tesorera, y señaló que a partir de esta elección se generalizó un ola de robos a las viviendas de este asentamiento que se ubica en la falda oriente del Cerro de Francisco Sarabia, en la zona ejidal perteneciente a Jiquilpan.

PUBLICIDAD

Dichos robos, según dijo, fueron realizados por familiares de quienes obtuvieron el cargo de presidenta y secretaria de dicha mesa directiva, lo que fue denunciado ante la Policía local.

De acuerdo con la versión de la entrevistada, al llegar la Policía al lugar de los hechos únicamente trasladaron a una joven en estado de gestación para, presuntamente, presentar una declaración de los hechos. “Se llevaron a mi hija que tiene cinco meses de embarazo, la tuvieron detenida y al otro día nos cobraron 500 pesos por dejarla salir; fuimos a quejarnos con la síndica y nos dijo que no anduviéramos de chismosas porque el robo no nos afectaba a nosotros, que dejáramos que los afectados presentaran sus denuncias”.

PUBLICIDAD

En ese sentido, Rafael Vega Ayala, propietario de un inmueble al interior de esta colonia, señaló que se han presentado ya una serie de denuncias por los robos que van desde enseres domésticos hasta partes de techos de lámina, puertas, ventanas, baños y hasta despojo de predios, pues la actual presidenta de la mesa directiva ha estado vendiendo nuevamente los terrenos que no están ocupados o las casas que fueron dejadas por sus propietarios debido a la inseguridad que impera en esta colonia, cuyo acceso está controlado por los grupos de poder al interior de la comunidad.

En ese sentido, tanto Araceli Torres como Rafael Vega anunciaron que ante la inoperancia de las corporaciones policiacas y la decidida resistencia por parte de la síndica municipal de atender de manera operativa y administrativa este problema, solicitarán en el recién inaugurado cuartel de la Guardia Nacional que la corporación realice rondines que garanticen la integridad patrimonial y física de los habitantes de esta colonia.

“Son robos todos los días, tabiques, láminas, puertas, ventanas; bueno, hasta las casas abandonadas están vendiendo. Golpearon a las mujeres que denunciaron los robos, las metieron a la cárcel y todavía la síndica se pone de su parte. Vamos a pedir que la Guardia Nacional tome cartas en el asunto porque esto se está saliendo de control. La gente ya no tiene seguridad ninguna, tienen miedo salir al pueblo porque cuando regresan ya no tienen camas o puertas y hasta las casas les quitan y no hay quién ponga ley”, externó Vega Ayala.

La denunciante agregó que se buscará también la intervención de la Secretaría de Gobierno de la entidad para que se investigue la venta de terrenos y casas por parte de integrantes de la nueva mesa directiva, terrenos que, aseguró, fueron escriturados por el gobierno del estado durante el interinato de Jesús Reyna, en favor de los beneficiarios del programa de escrituración social.

De hecho, señaló, en el marco de la visita del presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, a esta ciudad para la inauguración del Cuartel Jiquilpan de la Guardia Nacional, se entregó al personal de Ayudantía del gobierno federal una solicitud preliminar para que los efectivos de dicha corporación hicieran acto de presencia en el caserío.