Video | En su esplendor, la monarca en Michoacán

“El espíritu del bosque” comenzó su arribo a tierras michoacanas a finales de octubre, y hoy se le ve en todo su esplendor.

Foto: Archivo. La mariposa monarca llega año con año a los santuarios de Michoacán.

Redacción/ La Voz de Michoacán

Michoacán. La presencia de la mariposa monarca ya embellece la zona oriente del estado, esta mañana Homero González Gómez, activista y especialista en esta especie,  compartió un video en el que se le observa en su esplendor.

“El espíritu del bosque” comenzó su arribo a tierras michoacanas a finales de octubre, y hoy Homero Gómez mostró que en el Santuario El Rosario, los avistamientos de este lepidóptero iluminan las mañanas.

La llegada de millones de insectos es parte de uno de los procesos migratorios de la naturaleza más impresionante, ellas viajan desde Canadá hasta nuestro país, tras un recorrido de más de 4 mil kilómetros.

PUBLICIDAD

Además de ser un fenómeno natural impresionante, es una de las temporadas más prósperas de esta región.

En los ejidos de El Asoleadero y El Rosario, en el municipio de Ocampo, autoridades estatales y municipales realizaron el acto de apertura de los santuarios hace un par de semanas, y estarán abiertos hasta el mes de enero.

El biólogo Jorge Rickards, director de la Fundación World Wildlife Fund (WWF), ha dicho que El Rosario es un sitio ejemplar y está en el ojo de personas de todo el mundo, por el gran trabajo de conservación que se hace.

En el ejido El Rosario está la colonia más grande de la monarca, con una cobertura de 2.46 hectáreas o el 40 por ciento de la superficie total.

Durante la temporada invernal 2018 a 2019 se tuvo una cobertura de 6.05 hectáreas en bosques entre Michoacán y el Estado de México, lo que representó un crecimiento del 143.95 por ciento, respecto de las hectáreas de cobertura registradas en la temporada 2017 a 2018.

Aunque los lepidópteros llegan a tierras mexicanas en busca de refugio y alimento durante la temporada invernal, los purépechas y los mazahuas creían que ellas eran las almas de sus difuntos, que durante un breve momento tenían permitido convivir con sus deudos, en coincidencia con la celebración pagano-religiosa de Día de Muertos.