#CongresoCharro2019│ Los Pedrero engalanan la fiesta charra en Morelia

Don Mariano Pedrero y su familia recibieron un reconocimiento por ser uno de los precursores de la charrería mexicana

Foto: Samuel Herrera Jr.

Paola Franco / La Voz de Michoacán

Morelia, Michoacán. “Pasión y disciplina” son parte del traje que todo buen charro debe llevar puesto, nos compartió don Mariano Pedrero, tras recibir el reconocimiento que se le hizo a su familia, una de las precursoras de la charrería mexicana.

Los oriundos de Lagos de Moreno se dieron cita en el Pabellón Don Vasco de Morelia, donde se vive el Campeonato y Congreso Nacional Charro 2019. Y fue esta fiesta charra el escenario en el que se les homenajeó por ser forjadores de este deporte nacional.

PUBLICIDAD

Don Mariano Pedrero Anaya contó a esta casa editorial cómo es que se ha mantenido la tradición en su amplia familia, en la cual desde los más pequeños hasta los más grandes saben montar a caballo.

Foto: Christian Hernéndez.

“Desde que tienen dos años hay que enseñarles, a mí me montaba mi papá y decía no lo bajen hasta que se duerma”, recordó con emoción el ícono de la charrería mexicana.

PUBLICIDAD

Con un elegante traje y un sombrero con bordados de oro y plata, Mariano confesó que no ha sido tarea sencilla mantener la tradición, ya que se requiere de mucho trabajo y una buena dosis de disciplina, sin embargo, se dijo satisfecho al ver como sus hijos y ahora también sus nietos siguen el camino del ruedo.

“Decía Winston Churchill que sobre todo a las personas ricas, no se les diera dinero, que les compraran un caballo, porque las horas que se ocupan montando no son perdidas, no se les da un mal uso”, parafraseó uno de los cuatro hijos de quien fuera Gustavo Pedrero Gonzáles, impulsor de la charrería en México, a mediados del siglo XX.

Foto: Christian Hernández.

La fiesta charra comenzó con el trabajo de los Pedrero, quienes se consagraron como una de las familias que no sólo impulsó el deporte, sino que brilló en los lienzos y pabellones de México.

En los años 60 ya tenían un nombre reconocido por cualquier jinete, fueron campeones nacionales en 1965 en Tepic, en 1973 en Toluca, en 1975 nuevamente en Tepic y 1979 en Zacatecas.

Los reyes de los coleaderos se les llegó a llamar por su destreza en esta suerte, tanto en lo individual como por equipos.

Foto: Cortesía.

“Hemos sido charros desde chicos, nacimos con el caballo”, compartió don Mariano, para quien el reconocimiento hecho a su familia en el Nacional Charro resultó algo inolvidable.

Con lágrimas en los ojos y rodeado de casi toda su familia, el hijo del legendario Gustavo Pedrero, aseguró que a su papá “le hubiera gustado mucho ver esto”.

Foto: Samuel Herrera Jr.

Morelia ha sido la mejor sede del Nacional Charro, consideró Mariano, para quien ver la casa llena, la entrega en el ruedo y la pasión en las lágrimas de los jinetes, ha sido una de las más grandes y emotivas experiencias que ha tenido.

Para Don Mariano Pedrero esto no sólo es un deporte nacional ya considerado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, para él la charrería es su vida y el legado más valioso que dejará a los suyos.