Presas michoacanas que abastecen el sistema Cutzamala están en niveles alarmantes

A nivel nacional, Michoacán ostenta niveles superiores a otras entidades de la república.

Foto: Cortesía.

Arturo Molina / La Voz de Michoacán

Morelia, Michoacán. Las presas que abastecen al Sistema Cutzamala desde el lado de Michoacán siguen en niveles alarmantemente bajos, lo que ya prendió la alarma en la Megalópolis y, en específico, en la Ciudad de México. La presa del Bosque, ubicada al Oriente del estado, se encuentra a nivel cercano al 40 por ciento y las precipitaciones que se han registrado en la zona no han alcanzado para la recuperación en el vaso de agua.

Por otro lado, la presa Tuxpan, también ubicada en la región Oriente de Michoacán, registra los mismos aforos menores en su captación, lo que impide una recarga de los cuerpos de agua del estado.

PUBLICIDAD

La situación ya encendió las alarmas en la Megalópolis, pues Michoacán abastece hasta un 30 por ciento del agua que consumen millones de personas de las distintas ciudades y entidades federativas que componen esta gran zona conurbada.

Esta semana, Alfredo Ocón, subdirector general Técnico de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), dio a conocer que se estará revisando semana a semana la evolución de los almacenamientos y las lluvias en el sistema Cutzamala. La principal preocupación es que tanto en las presas del estado de México como de Michoacán los niveles son bastantes bajos.

PUBLICIDAD

Si bien ahorita estamos entrando de lleno a la temporada de lluvias, no han sido del todo favorables, y estaremos revisando semana a semana para ver si hay necesidad de hacer algún tipo de ajuste”, explicó el funcionario federal durante la reunión semanal del Comité Nacional de Grandes Presas. 

A nivel nacional, Michoacán ostenta niveles superiores a otras entidades de la república. No obstante, la cifra de 2 mil 636 hectómetros cúbicos siguen bajando a pesar de las lluvias registradas desde el mes de junio, julio y parte de lo que va de agosto. El dato preocupante es que comparado con la cifra de capacidad total del estado valorada en 7 mil 409.27 hectómetros cúbicos, lo anterior representa una cifra de poco más de 30 por ciento.

En el caso de la presa del Bosque, la principal abastecedora, se encuentra apenas en un 40 por ciento. Los datos actualizados al primer día de agosto, revelan que el cuerpo de agua ubicado en el municipio de Zitácuaro alcanzó su nivel más bajo durante el mes de mayo y junio y en relación a dicha fecha, el reporte del Sistema Nacional de Monitoreo de Estado de Presas de México revela que el aforo apenas comenzó a incidir en las mediciones de la presa, sin que esto represente algún grado de recuperación.

En la mayoría de las regiones la captación de agua sigue siendo bastante baja a comparación de otros años. La relación entre demanda del líquido y el agua que se escurre hacia los embalses sigue siendo el principal problema en prácticamente todas las regiones de la entidad.

El reporte general de las presas de Michoacán indica niveles similares a los de inicios de junio de este año. Si bien se paró el descenso de los niveles de aforo de las presas en términos generales, los valores no han cambiado. Se espera que agosto, septiembre y octubre sean los meses en los que la captación hídrica aumente de manera considerable y permita una recuperación en todas las regiones.

Sistema Cutzamala, no reditúa 

El bombeo constante de agua de las presas del Bosque y la Presa de Tuxpan, así como de los ríos y canales de la región del oriente michoacano, ha propiciado un cuadro ecológico no sustentable que en combinación con el cambio climático y la alta tasa de deforestación asfixiarán los mantos acuíferos en pocos años. 

El sistema, además, es poco sustentable, ya que, para subir el agua, más de 1.3 kilómetros desde el estado de Michoacán al Valle de México. Para ello se emplean seis estaciones de bombeo con más de 22 mil caballos de fuerza a través de 330 kilómetros de tuberías y canales. Lo anterior genera además un alto consumo de electricidad que en su mayoría es generada por combustibles fósiles. 

El Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) señaló que “la problemática del agua en la Ciudad de México es grave y se prevé que, si no se toman medidas para el 2030, se necesitarán tres sistemas como el Cutzamala para abastecer del líquido potable a todo el valle de México”.  Lo anterior porque el 41 por ciento de agua potable se desperdicia en fugas debido a la precaria situación de las tuberías, pozos, plantas de bombeo y demás infraestructura que ya tiene más de 40 años funcionando en la megalópolis.