Reabrirán negocios al 50% para enfrentar efectos de COVID-19; crisis económica será como nunca: Silvano

Para la segunda etapa de la Nueva Convivencia en Michoacán las medidas sanitarias serán más estrictas y tanto las autoridades sanitarias como de la Secretaría de Seguridad Pública, Guardia Nacional, Sedena y Marina se vigilará que se cumplan las indicaciones.

Foto: Jaime Lagunas, La Voz de Michoacán.

Redacción / La Voz de Michoacán

Morelia, Michoacán. El estado de Michoacán avanzará a una segunda fase de la Nueva Convivencia con medidas más estrictas, para dar un respiro a las familias que dependen del ingreso que obtienen al día, informó el gobernador Silvano Aureoles Conejo.

El mandatario se reunió con el Comité de Seguridad en Salud, organismo encargado de la atención a la epidemia en el estado, para hacer un análisis y estudiar los escenarios en los diferentes municipios previo a transitar a esta segunda etapa, en la que velorios, sepelios, conciertos, marchas y eventos masivos seguirán prohibidos en toda la entidad, para lo cual tanto las autoridades sanitarias como de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), Guardia Nacional (GN), Sedena y Marina se vigilará que se cumplan con las indicaciones en municipios y establecimientos.

PUBLICIDAD

Aureoles Conejo señaló que los efectos en la caída de la recaudación y de la movilidad económica empiezan a golpearnos, por lo que se requiere continuar con la reapertura gradual y ordenada de establecimientos, ahora al 50 por ciento, para hacer frente a la crisis económica y dar un respiro a las familias que dependen del ingreso que obtienen día con día.

Foto: Jaime Lagunas, La Voz de Michoacán.

“En este momento estamos haciendo frente a la crisis en salud, pero la crisis económica será como nunca se ha visto en México y por ello consideró que es mejor que nosotros conduzcamos la ruta para la reapertura, y apretemos las medidas sanitarias en donde sea necesario”, puntualizó.

PUBLICIDAD

Al encabezar la sesión, el titular del Ejecutivo estatal señaló que, coordinar la apertura de establecimientos no esenciales, mantener el monitoreo en municipios, continuar con la instalación de banderas de riesgo y vigilar se cumplan con las medidas sanitarias, es la única forma en que se podrá hacer frente a la pandemia del COVID-19.

“Me queda claro que la enfermedad llegó para quedarse, pero decidimos iniciar en junio una Nueva Convivencia, con el 25 por ciento en la capacidad operativa de los negocios, porque me preocupan los efectos en la caída de la recaudación y de la movilidad económica que ya empieza a golpearnos”, dijo.

A un mes de que se inició la Nueva Convivencia, la secretaria de Salud de Michoacán, Diana Carpio Ríos comentó que en Michoacán se evolucionó en la métrica para monitorear el comportamiento de la enfermedad, COVID-19, con el Centro de Inteligencia en Salud (CIS).

Carpio Ríos agregó que a través del CIS y del despliegue de unidades móviles para la toma de muestra en municipios se tiene un panorama más completo para transitar a un Michoacán más responsable y preparar al estado para la temporada invernal.

Foto: Jaime Lagunas, La Voz de Michoacán.

Sin embargo, la titular de la SSM señaló que, en los municipios de Lázaro Cárdenas, Morelia, Huetamo, Apatzingán, Uruapan, Zamora, Múgica, Zitácuaro, Páztcuaro y Ciudad Hidalgo se deberá fortalecer la vigilancia sanitaria y trabajar en la reeducación de la población para que apliquen las medidas de cuidados personales.

“Estos municipios preocupan porque tienen una epidemia activa, con un comportamiento exponencial y debemos promover un estilo de vida saludable teniendo en mente romper la cadena de contagios”, precisó.

Para la segunda etapa de la Nueva Convivencia, Carpio Ríos, aclaró que la reapertura de balnearios, bares, antros y gimnasios dependerá de la bandera de riesgo de los municipios.