Ambulantes persisten zonas hospitalarias en Morelia

Héctor Jiménez/La Voz de Michoacán Morelia, Michoacán. Al latente problema de los vendedores ambulantes que van y vienen de la avenida Lázaro Cárdenas y las inmediaciones del Mercado Independencia de Morelia, se ha sumado el reciente aumento de comerciantes no tolerados cerca de los principales hospitales y clínicas, tanto del Instituto Mexicano del Seguro Social …

Foto: La Voz de Michoacán/Victor Ramirez

Héctor Jiménez/La Voz de Michoacán

Morelia, Michoacán. Al latente problema de los vendedores ambulantes que van y vienen de la avenida Lázaro Cárdenas y las inmediaciones del Mercado Independencia de Morelia, se ha sumado el reciente aumento de comerciantes no tolerados cerca de los principales hospitales y clínicas, tanto del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) como de la Secretaría de Salud en Michoacán (SSM), lo cual representa un problema de movilidad.

Foto: La Voz de Michoacán/Victor Ramirez

Si bien esta situación ha sido una constante en la capital michoacana, comenzó a ganar mayor notoriedad cuando la Unidad de Medicina Familiar del IMSS, ubicada en la avenida Camelinas, se vio afectada por numerosos carritos de venta de alimentos que ocupaban la acera de entrada a la clínica, generando incluso un obstáculo para el ingreso de pacientes que no pudieran caminar por sí mismos y necesitaran del uso de sillas de ruedas u otros aditamentos.

PUBLICIDAD

De forma paralela, también aumentó la cantidad de puestos y carritos de venta en las inmediaciones de las oficinas delegacionales del IMSS, ubicadas en la avenida Madero del Centro de la ciudad. A ello se sumó un aumento similar de puestos de venta de alimentos en las inmediaciones del Hospital Infantil Eva Sámano de López Mateos y el Hospital Civil Doctor Miguel Silva, ubicados también en el Centro de la ciudad, en la zona del Bosque Cuauhtémoc.

Es importante reiterar que esta situación genera problemas de movilidad en dos de las principales avenidas de la ciudad capital, así como en la zona Centro, considerada como Patrimonio Cultural de la Humanidad por parte de la UNESCO, pero adicionalmente la venta de alimentos preparados con altas cantidades de aceite cerca de los hospitales implica una contradicción respecto a las políticas públicas de salud, que buscan buenas costumbres alimenticias en la población para evitar enfermedades como diabetes e hipertensión arterial.

PUBLICIDAD

“Son vialidades muy primarias y que la ciudadanía ha estado reclamándonos por qué esta proliferación, y la queja es porque en vez de circular por la banqueta, circulan por el arroyo vehicular arriesgando su vida, esa es la realidad”, reconoció el jefe del Departamento de Vía Pública de la Dirección de Mercados, José Guadalupe Pérez Gutiérrez. Y añadió que la indicación actual por parte de la Secretaría de Servicio Públicos Municipales es revisar cada uno de estos puntos y realizar acercamientos en un primer momento mediante el diálogo para resolver la situación.

Cuestionado respecto al aumento de puestos que ellos han registrado en las áreas de servicios de salud, respondió que en la acera del IMSS Camelinas son aproximadamente seis puestos más, en tanto que en las áreas del Hospital Infantil y el Hospital Civil se procederá a un ejercicio de ordenamiento, pues en estas unidades de salud únicamente debe haber 11 y 14 puestos de alimentos respectivamente y sin invadir sus espacios determinados.

También es importante señalar que históricamente ha habido pocas acciones para retirar a comerciantes cercanos de unidades como el Hospital Civil y el Hospital General del IMSS en Charo. La Voz de Michoacán documentó el retiro de vendedores en este último hospital por una orden federal en 2016 y posteriormente los comerciantes volvieron a ubicarse en una zona cercana, para ser retirados de nueva cuenta a mediados de 2018.

Cuestionado sobre si los vendedores del Hospital Civil se encuentran bajo una modalidad diferente al resto de los ambulantes, el funcionario municipal respondió que éstos cuentan con una cierta tolerancia verbal por motivos “humanitarios”, luego de que formaron parte del proceso de reubicación de ambulantes en el año 2000, pero añadió que aun así las autoridades pueden tomar la resolución de desalojarlos.

“Son puntos donde por cuestión humanitaria decidieron dejar el comercio para así ayudar al derechohabiente que acude a esta zona”, señaló. “Lo dejaron de forma verbal y lo que nos ha pasado es que si ya está el factor tenemos que meternos a reordenar, que tengan límites, que tengan mejor presentación y no se expandan más de lo permitido, porque a veces meten más sillas, más mesas y lonas más grandes”.

El funcionario municipal también argumentó que se prevé que esta situación sólo se mantenga durante poco tiempo ante el próximo traslado de los hospitales Civil e Infantil a las nuevas instalaciones de la llamada Ciudad Salud, ubicadas en la zona conurbada de Morelia y Charo.

“Nosotros sí estamos retirando a entre cinco y ocho comerciantes diario. Traemos operatividad porque es dentro del Centro Histórico. La situación es que no está oficialmente permitido, pero sí hay un acto consentido que hasta cierto punto sí permanecen ahí, pero deben tener orden y no aumentar el número”, finalizó José Guadalupe Pérez.