Colegio de Médicos de Michoacán dudan del impacto sobre nuevo etiquetado de alimentos

Héctor Jiménez/La Voz de Michoacán   PUBLICIDAD Morelia, Michoacán. Después de que legisladores nacionales aprobaron una reforma a la Ley General de Salud para que los alimentos con altos niveles calóricos presenten una etiqueta de advertencia, integrantes del Colegio de Médicos de Michoacán (Comemac) coincidieron en que esta medida podría tener un impacto positivo muy …

Foto: Twitter. Integrantes del Colegio de Médicos de Michoacán (Comemac) coincidieron en que esta medida podría tener un impacto positivo muy bajo.

Héctor Jiménez/La Voz de Michoacán

 

PUBLICIDAD

Morelia, Michoacán. Después de que legisladores nacionales aprobaron una reforma a la Ley General de Salud para que los alimentos con altos niveles calóricos presenten una etiqueta de advertencia, integrantes del Colegio de Médicos de Michoacán (Comemac) coincidieron en que esta medida podría tener un impacto positivo muy bajo en materia de salud, pues la población en general no suele leer este tipo de elementos, además de que medidas similares en el caso de los cigarrillos tampoco han dado resultados ostensibles.

La realidad es que no es la primera vez que se hace un etiquetado. Ya desde años antes también se puso un impuesto con Felipe Calderón, con Zedillo se hizo una modificación y se incrementó; ahora nuevamente se está haciendo otra modificación pensando que la gente va a dejar de consumir esto. La realidad es que no lo están dejando de consumir. Intentan hacer un filtro por este medio, pero las dos gestiones previas de presidentes demostraron que no funcionó, no ha disminuido el consumo de bebidas endulzantes, no ha disminuido el consumo del tabaco, ni de la comida chatarra”, advirtió Ana Lucía Ruíz Guzmán, vocal de vigilancia del Comemac, en conferencia de prensa.

Es importante señalar que los alimentos procesados ya cuentan con un etiquetado especial, pero este puede resultar confuso para algunas personas porque se basa en el promedio de calorías que una persona debe consumir al día, además de que en ocasiones la información se presenta dividida en porciones de determinados gramos y no del contenido total del paquete.

PUBLICIDAD

El primer punto es que casi no leemos los etiquetados. Y el segundo punto es preguntarnos si una persona que viene de una ranchería, ¿entenderá el etiquetado?, ¿sabrá cuánto es una kilocaloría?, ¿cuánto es de grasa y cuánto es de sodio? Yo tengo mis dudas”, añadió Raymundo Puebla Calderón, coordinador de educación del Comemac.

 

Problema desde la producción

 

El nuevo etiquetado, diseñado desde el Congreso federal, pretende que los productos presenten etiquetados clara que adviertan “Alto en azúcar” o “Alto en sodio”, por ejemplo. La propuesta resulta relevante en un contexto en el que México ocupa el primer lugar internacional en obesidad infantil, además de que recientemente se reveló que el 31 por ciento de los niños michoacanos sufren sobrepeso, el 22 por ciento padecen de obesidad y el seis por ciento han sido diagnosticados con diabetes

No obstante, Adriana Mejía Estrada, coordinadora de bioética del Colegio de Médicos, consideró que éste se trata de un problema más complejo y que incluso abarca al sector industrial, pues pueden darse casos en los que los consumidores sepan leer el nuevo etiquetado pero, al encontrarse en un supermercado, no puedan encontrar una versión sana del producto que buscan.

Es una mínima acción la que se hace con el etiquetado. El problema es muy complejo, tiene que ver con educación, con cuidado a la salud, pero también tiene que ver con las políticas que tenemos con la industria y la producción. Cómo una pequeña industria sí lo puede estar cumpliendo bien, pero una gran industria se va a proteger. Hay un ejercicio que se hace de ir al supermercado y ver qué puedes comprar con 100 pesos… yo me asusté de lo que estaba comprando en mi dieta, como médico y como mamá”, manifestó la especialista.

Ruiz Guzmán abonó que la estrategia para combatir los problemas de alimentación debe basarse en reforzar el área preventiva y de nutrición de la medicina general, con el fin de instruir a la población para llevar una dieta saludable. Si bien reconoció que la economía puede ser percibida como una barrera para tener una alimentación saludable, añadió que se han llevado a ejercicios que prueban que incluso personas de comunidades humildes pueden mantener una dieta equilibrada.

Puebla Calderón propuso que la publicación de la reforma de etiquetado sea tomada como una fecha de partido para, dentro de un año, llevar a cabo un foro o mesa de análisis para verificar si realmente se tuvo un impacto positivo en la salud de los mexicanos.