Delincuencia obliga a colonos de Misión del Valle a abandonar sus casas

Arturo Molina/La Voz de Michoacán   PUBLICIDAD Morelia, Michoacán. Debido a la ola de asaltos a mano armada, robo habitación y la falta de servicios básicos y de transporte público que se ha agudizado en los últimos tres años, el fraccionamiento Misión del Valle, al norte de Morelia ha perdido al menos una tercera parte …

Foto: Víctor Ramírez. En los últimos dos años, habrían detenido en flagrancia a al menos 40 delincuentes con el apoyo de los grupos.

Arturo Molina/La Voz de Michoacán

 

PUBLICIDAD

Morelia, Michoacán. Debido a la ola de asaltos a mano armada, robo habitación y la falta de servicios básicos y de transporte público que se ha agudizado en los últimos tres años, el fraccionamiento Misión del Valle, al norte de Morelia ha perdido al menos una tercera parte de su población.

De un total de 5 mil viviendas con las que cuenta el desarrollo habitacional, más de 1 mil 300 se encuentran en total abandono, y han generado un círculo vicioso en el cual las vacías sirven como escondite, para brincarse a otros hogares o incluso como casas de seguridad en donde  a decir de los vecinos, se han detectado personas secuestradas.

Según el testimonio de los propios vecinos e integrantes del Comité Vecinal de Misión del Valle (COVEMV) diariamente se sabe de casas que son saqueadas por delincuentes que han encontrado refugio en la ausencia de autoridades de seguridad, lo que ha generado condiciones “insostenibles” para las miles de personas que aun habitan en la zona.

PUBLICIDAD

 

 

Con base a lo anterior, vecinos organizados de las 4 etapas que comprenden el desarrollo habitacional que se estableció hace ya casi 20 años, han recurrido a atrapar por si mismos a los delincuentes, quienes aseguran son “reincidentes en su  mayoría y cada vez cuentan con más recursos como vehículos y armas para robar y asaltar”.

En los últimos dos años, habrían detenido en flagrancia al menos 40 delincuentes con el apoyo de los grupos de vecinos quienes se pronunciaron cansados de no poder vivir y trabajar en paz como en otras zonas de la ciudad.

Han detectado la presencia de narcomenudistas y otros delitos de mayor impacto en la zona, con los cuales  han preferido no intervenir al representar un mayor riesgo para ellos y sus familias. Si bien se han incrementado la presencia de elementos policiales tanto municipales como estatales, destacaron que no ha sido suficiente para atender las necesidades de la  población del fraccionamiento.

Han logrado conjuntar una red de 400 personas a través de grupos de whatsapp y facebook, todas residentes del fraccionamiento  en donde  publican las alertas respecto a los robos y asaltos, con el objetivo de que se reúnan para hacerles frente a los delincuentes.

No obstante, aseguran que de los 40 delincuentes que han logrado detener en las 4 etapas del fraccionamiento, no se ha logrado que procesen a nadie por los delitos antes mencionados, por lo que la reincidencia  y amenazas de los ladrones que han detenido son el pan de cada día.

Alejandro Díaz, integrante del Comité Vecinal de Misión del Valle (COVEMV), aseguró que la organización de los vecinos se generó a partir de la necesidad de alzar la voz y exigir a las autoridades que les apoyen con elementos de seguridad.

Asimismo, destacaron que han detectado que existe relación entre el incremento de la incidencia delictiva con la instalación de asentamientos irregulares en las periferias del fraccionamiento.

Tenemos que ser nosotros los que tenemos que dar una acción, no tenemos la fuerza que ellos tienen, pero sí podemos demostrar que somos personas preocupadas. Queremos ser parte de un ejemplo. Que no sigamos siendo secuestrados, por una cuestión. Están las Colonia Jaramillo y Vasconcelos, son irregulares de casas de palo o de cartón. Son colonias que inician con las carencias, se identificaba mucho porque había robos y se iban para allá. Detectaron que como hay muchas casa vacías de metían y la desvalijan”, denunció.

Por parte de las autoridades de la capital michoacana, han recibido el mismo argumento; al tratarse de un asentamiento “no municipalizado” es poca las atenciones que se les brindan en cuanto a los servicios de auxilio y de seguridad.

Por la distancia y las pocas vías de acceso con las que cuenta el asentamiento, han tenido que esperar hasta cuatro horas para recibir servicios de auxilio o para alertar por la presencia de asaltantes y robos a casas.

Para más información checa nuestra edición impresa del 23 de marzo.