¿Qué efectos causan las altas temperaturas?

Tsuri Chávez/La Voz de Michoacán   PUBLICIDAD Morelia, Michoacán. Los trastornos en la termorregulación de las personas son los principales efectos adversos que se pueden generar por las altas temperaturas en el medio ambiente, como es el caso  del agotamiento por deshidratación, calambres, síncope y el golpe de calor. De acuerdo a Lidia Jiménez, Médica …

Foto: El Universal.

Tsuri Chávez/La Voz de Michoacán

 

PUBLICIDAD

Morelia, Michoacán. Los trastornos en la termorregulación de las personas son los principales efectos adversos que se pueden generar por las altas temperaturas en el medio ambiente, como es el caso  del agotamiento por deshidratación, calambres, síncope y el golpe de calor.

De acuerdo a Lidia Jiménez, Médica y Cirujana Partera, quien en años pasados ha colaborado en las Semanas Nacionales de Salud promoviendo los cuidados para evitar enfermedades diarreicas y brindando capacitación sobre la prevención de la deshidratación, explicó ante este medio de comunicación sobre los problemas de termorregulación del cuerpo frente al calor.

La cuestión con las temperaturas extremas y el cuerpo es que, en el caso del calor, los centros mecanismos de regulación del cerebro, que intentan mantener la temperatura corporal alrededor de los 37 grados centígrados se ven superados porque el equilibrio entre el calor que entra al cuerpo y el que logra procesar para enfriarlo.

PUBLICIDAD

En ese sentido, Lidia Jiménez explico que las afectaciones de estos trastornos van desde los leves, como los calambres, el agotamiento el síncope, deshidratación leve o severa y hasta el ya conocido pero también preocupante golpe de calor.

La deshidratación, indicó se trata de una reacción  ante la exposición prologada al calor y la perdida y falta de líquidos del cuerpo, situación que se agrava de manera preocupante si la persona está enferma de alguna infección bacteriana diarreica.

Los signos de deshidratación pueden ir desde las más leves, como es dolo intenso de cabeza, vértigos, cansancio irritabilidad y en el caso más extremo taquicardia debido a la pérdida de líquidos y electrolitos, así como alteraciones del sistema nervioso central.

Cabe destacar que la población más vulnerable son los niños recién nacidos y los adultos mayores, especialmente si se trata de población de comunidades alejadas, que no cuenten con servicios básicos, especialmente de agua potable y drenajes.

Las personas de escasos recursos normalmente no cuentan con todos los servicios básicos y en tiempo de calor las diarreas son más frecuentes y más peligrosas porque aceleran la perdida de líquidos y por ende la deshidratación, pero afectan sobre todo a las personas que utilizan letrinas, defecan al ras de la tierra y que además no tengan acceso al agua potable”, explicó la médica.

En cuanto a los calambres, que pueden ser otro signo de afectación por deshidratación se trata de espasmos dolorosos de los músculos voluntarios del abdomen y de las extremidades debido a la pérdida de sales y electrolitos.

Por otro lado, el Síncope, se da en un estado más avanzado de deshidratación, cuando no hay un aporte suficiente de sangre, oxígeno o glucosa al cerebro y que normalmente se describe con visión borrosa y de tambaleo a la hora de caminar, la persona se encuentra obnubilada y puede haber desmayos que no duran mucho.

La cuestión, es que se da una crisis circulatoria al intentar mantener la presión sanguínea y conseguir aportar oxígeno al cerebro. Normalmente, cuando el corazón está activo por hacer ejercicio, la presión sanguínea se mantiene elevada durante más tiempo y el calor corporal aumenta progresivamente.

Sin embargo, si el calor provocado por el ejercicio y/o el clima o ambos, no es eliminado, puede progresar a un golpe de calor.