Michoacán, segundo lugar en pérdida forestal por plagas

Arturo Molina/ La Voz de Michoacán   PUBLICIDAD Morelia, Michoacán. El estado de Michoacán ocupa el segundo lugar en pérdida forestal por problemas de plagas fitosanitarias, las cuales se agudizaron entre 2013 y 2016 por la prolongación de la sequía y los efectos generalizados del cambio climático. Se estima que los insectos devoradores de madera …

Foto: Internet. Se suma la afectación por plantas parásitas.

Arturo Molina/ La Voz de Michoacán

 

PUBLICIDAD

Morelia, Michoacán. El estado de Michoacán ocupa el segundo lugar en pérdida forestal por problemas de plagas fitosanitarias, las cuales se agudizaron entre 2013 y 2016 por la prolongación de la sequía y los efectos generalizados del cambio climático.

Se estima que los insectos devoradores de madera consumen un total de 800 hectáreas al año y se expanden rápidamente por los ecosistemas del estado.

Según datos del Diagnóstico Fitosanitario Forestal del estado de Michoacán elaborado por la dirección de la Cofom, los brotes de plagas y enfermedades contribuyen directa o indirectamente a pérdidas económicas y medioambientales, en el contexto de que producen efectos negativos sobre el crecimiento y la supervivencia de los árboles, el rendimiento y la calidad de la madera y de los productos no maderables, el hábitat de la fauna silvestre y los valores recreativos, estéticos y culturales.

PUBLICIDAD

En los últimos cinco años, 2013 y 2014 fueron los más críticos en cuanto a afectación por insectos descortezadores, en estos dos años se sanearon más de 200 mil metros cúbicos, lo que generó alerta, debido a que en los ecosistemas forestales del estado prevalecen condiciones favorables para que las poblaciones de estos insectos se incrementen, teniendo un alto riesgo de dispersión.

Según los cálculos de las propias instancias de la Mesa de Seguridad Ambiental de Michoacán, en 2013 se registró un incremento de 58% por afectación de insectos descortezadores respecto a 2012. Los cinco municipios con mayor incidencia de insectos descortezadores fueron Ario de Rosales, Madero, Salvador Escalante, Tancítaro y Tacámbaro.

Aunado a la pérdida de cientos de hectáreas por causa del insecto descortezador del pino; a ello se suma la afectación por plantas parásitas, estimando la pérdida de volumen por esta causa en 60,000 metros cúbicos, lo cual a decir del diagnóstico, ha afectado directamente la productividad del bosque, esto sin considerar la muerte del arbolado y otros recursos asociados con un alto valor económico en el mercado, siendo afectados los ingresos de los dueños de las áreas arboladas.

Para más información consulte la edición impresa del 07 de enero.