Morelia, a un año de las mega inundaciones y no hay obras para enfrentar otro desastre

Arturo Molina / La Voz de Michoacán   Morelia, Michoacán. A un año de la que fue considerada como la peor inundación en la historia reciente de la capital michoacana, las condiciones urbanas de Morelia en nada han cambiado para hacer frente a los riesgos de volver a sufrir una serie de inundaciones como las …

Foto: La Voz de Michoacán.

Arturo Molina / La Voz de Michoacán

 

Morelia, Michoacán. A un año de la que fue considerada como la peor inundación en la historia reciente de la capital michoacana, las condiciones urbanas de Morelia en nada han cambiado para hacer frente a los riesgos de volver a sufrir una serie de inundaciones como las de 2018, si acaso autoridades municipales han puesto mayor énfasis en la limpieza de drenes y en las calles, para evitar que la basura se acumule y evite el flujo del agua cuando llueve.

PUBLICIDAD

Prácticamente todas las soluciones de fondo propuestas por la federación y por el Ayuntamiento capitalino no han pasado de las mesas de planeación a ser a aterrizadas en las colonias en donde, hasta la fecha, continúan los vecinos con miedo a sufrir nuevos encharcamientos.

Foto: Víctor Ramírez. Varias calles de la Agustín Arriaga quedaron afectadas tras las lluvias de octubre de 2018.

Fue la madrugada del 22 de octubre de 2018, cuando cientos de familias morelianas de al menos 40 colonias se despertaron con la fuerte tromba que aconteció desde las 2:00 am. En cuestión de minutos, el agua empezó a entrar a los hogares y para cuando salió el sol la condición era caótica en la zona norte de la ciudad.

PUBLICIDAD

 

También puedes leer: Morelia y su “incapacidad” ante las lluvias; el reciente caos al poniente de la ciudad

 

Se calcula fueron 50 mil personas las afectadas por las fuertes lluvias, quienes en su mayoría perdieron todos sus enceres domésticos, así como la tranquilidad de vivir en las colonias que ahora se consideran, más que nunca, propensas a ser víctimas de las tormentas. Los asentamientos al costado de los ríos se han vuelto desde entonces auténticas bombas de tiempo, con sus habitantes rezando para que los cuerpos de agua no se desborden. En ese acontecimiento, la versión que se manejó es que la fuerte lluvia habría resultado imposible de manejar para los ríos y drenes, así como para la capacidad de los cárcamos de bombeo.

Tras el incidente, la recién llegada administración municipal de Raúl Morón Orozco se comprometió a que el desastre natural no se volvería a repetir por las medidas que tomaría su gobierno en cuestiones técnicas y de infraestructura. Al finalizar el año pasado se puso sobre la mesa el Programa de Rectificación del Río Grande de Morelia con los recursos del Fondo Nacional de Desastres (Fonden), así como otras posibles soluciones para desahogar la situación.

 

Foto: Archivo, La Voz de Michoacán.

 

A la fecha, la información que ha destacado el Organismo Operador de Agua Potable Alcantarillado y Saneamiento de Morelia (OOAPAS), así como la Comisión Nacional del Agua (Conagua), sobre quienes se encuentra condicionada la obra, es que aún se siguen generando los proyectos estratégicos y la licitación para el proyecto.

Eliseo VillagranaVillagrana, delegado de la Conagua en Michoacán, señaló que son dos los proyectos que se trabajan para Morelia. No obstante, al reconocer rezago en la inversión federal y los procesos de licitación, precisó que serán hasta el 2020 cuando probablemente se puedan ejecutar estos proyectos relacionados dominio las condiciones de inundación de la zona urbana de Morelia.

Estamos monitoreando a diario, cuando se nos vienen algún posible riesgo intensificamos el monitoreo, cuando tenemos la expectativa de que vamos a tener una aportación fuerte pues estamos haciendo desfogues controlados para no afectar a la población”, refirió el funcionario federal.

Sobre el tema de las obras de desfogue, comentó que “fue algo que comentamos, estamos terminando dos proyectos ejecutivos para iniciar obra, de ese tipo a finales de 2019 o a principios de 2020 dentro de recursos del Fonden estos días terminamos los proyectos ejecutivos”.

Falta de cultura, otro problema

 Para esta temporada de lluvias, la intensidad de las precipitaciones disminuyó de manera importante, al grado de que los indicadores de sequía habrían incidido en las alertas para las diferentes regiones. En el caso de Morelia, lo anterior fue benéfico para las más de 70 colonias y cuatro zonas inundables que ostenta la ciudad.

El alcalde de Morelia, Raúl Morón Orozco, dio a conocer que se requerían más de 2 mil millones de pesos para los trabajos de urbanismo que permitirían corregir los problemas de inundaciones a los que se enfrentan decenas de miles de personas durante los 7 meses que dura la temporada de lluvias.

Foto: Archivo, La Voz de Michoacán.

Uno de los puntos que siguen generando afectaciones en la ciudad de Morelia refiere a las toneladas de basura que se acumulan en las rejillas de alcantarillado y en los drenes, y que siguen bloqueando la capacidad de maniobra de los cárcamos de bombeo. Aún con los esfuerzos de las brigadas interinstitucionales de limpieza, la necedad de los morelianos es el principal riesgo en esta temporada.

 

También puedes leer: Procede declaratoria de Desastre Natural por lluvias en Morelia

 

Y es que, si bien la población mucha de las veces no deposita la basura directamente en las alcantarillas, al dejarla en la calle, y con los escurrimientos de agua por las calles, terminan por arrastrarse decenas de toneladas de plásticos, cartones y hasta animales muertos a los ríos y drenes de Morelia.

Actualmente, un total de 76 colonias de Morelia se encuentran en zona vulnerable a inundaciones. Si bien la construcción de los cárcamos de bombeo en el año 2005 mejoró el tiempo de respuesta y la mitigación a las inundaciones, otro fenómeno social ha coadyuvado a complicar nuevamente el tema de las inundaciones: la disposición de la basura.

La solución técnica para las zonas propensas de inundaciones de Morelia rebasa en gran medida a los presupuestos desplegados por los tres niveles de gobierno, lo anterior debido a la falta de planeación urbana respecto al desfogue pluvial.