Bélgica impone toques de queda y cierre de restaurantes para frenar el virus

Las nuevas restricciones, que entrarán en vigor el lunes próximo, se decidieron en un comité de concentración con los responsables políticos federales y regionales.

Foto: Twitter.

EFE / La Voz de Michoacán

Bélgica anunció este viernes un toque de queda entre la medianoche y las cinco de la mañana y el cierre durante un mes de todas las cafeterías y restaurantes para intentar frenar la escalada de casos de coronavirus, que le sitúan como segundo país con más incidencia de covid de la Unión Europea.

"Nos damos cuenta de que estas medidas son duras y que habrá quien piense que no son justas, pero este virus no es justo. No nos afecta a todos, pero afecta de manera desproporcionada a los más vulnerables", dijo en rueda de prensa el primer ministro, Alexander De Croo.

PUBLICIDAD

Contenidos relacionados

Las nuevas restricciones, que entrarán en vigor el lunes próximo, se decidieron en un comité de concentración con los responsables políticos federales y regionales, al que no pudo acudir la ex primera ministra y actual titular de Exteriores, Sophie Wilmès, quien poco antes tuvo que entrar en una cuarentena preventiva al notar síntomas sospechosos.

El primer ministro advirtió de que las cifras que registra Bélgica en la actualidad "son peores que en marzo y abril" y afirmó que la única misión del Gobierno ahora es hacer bajar las cifras, pero pidió "ponerse en guardia para recibir malas noticias" ya que "en los próximos días seguirán subiendo".

PUBLICIDAD

Toque de queda

Aplicado ya en varias provincias del sur del país, Bélgica impondrá a nivel nacional un toque de queda desde la medianoche hasta las cinco de la mañana, una restricción menos dura que la planteada por Francia en la región de París y otras ocho áreas metropolitanas del país, de nueve de la noche a seis de la mañana.

En Bélgica, la medida empezará aplicarse en la madrugada del domingo al lunes próximo.

Cierre de bares, cafeterías y restaurantes

Los bares, que hasta ahora debían cerrar a las 23 horas, se verán obligados a cerrar durante un mes, igual que las cafeterías y restaurantes, en los que hasta ahora se permitían mesas de máximo cuatro personas.

Además, se prohíbe la venta de alcohol a partir de las 20 horas.

El cierre de la restauración se evaluará dentro de dos semanas y podría revisarse, y se preparará un plan de compensaciones para el sector.

La capital, Bruselas, ya aplicaba medidas más estrictas que el resto del país y había anunciado el pasado 7 de octubre que cerraría bares, cafés y salones de fiesta durante un mes.

Además, el ministro de Sanidad, Frank Vandenbroucke, dijo que no se celebrarían los tradicionales mercadillos de Navidad.