Bolivia, ahora sin presidente y con incertidumbre

Renuncia de altos funcionarios, la detención de otros más, un gobierno en el limbo y polarización, todo tras la renuncia de Evo

En esta foto proporcionada por la Agencia Boliviana de Información, el presidente boliviano Evo Morales habla desde el hangar presidencial en El Alto, Bolivia, el domingo 10 de noviembre de 2019. Horas después, Morales renunció a la presidencia para facilitar la pacificación del país, luego de que la OEA pidiera nuevas elecciones por irregularidades en los comicios presidenciales del 20 de octubre. (Enzo De Luca/Agencia Boliviana de Información vía AP)

Agencias / La Voz de Michoacán

Este domingo, el presidente de Bolivia, Evo Morales, presentó su renuncia en medio de la polémica por el presunto fraude electoral señalado por la oposición en los comicios en que se reeligió.

El mandatario sudamericano anunció la decisión a través de un mensaje al pueblo boliviano, en el cual enfatizó que la determinación había sido tomada para evitar hechos violentos en los que sus simpatizantes se arriesgaban a sufrir actos represivos. Según medios locales, a las 16:51 horas, tiempo local, se dio el anuncio.

PUBLICIDAD

Cabe señalar que Morales llegó al poder en el mes de enero de 2006, en que sin embargo se quedó sin el respaldo de la Policía y en el marco de un motín y pronunciamiento por parte de las Fuerzas Armadas en que se exigía que renunciara.

“¿Por qué decidí esta renuncia? Para que Mesa (opositor) y (Luis Fernando) Camacho no sigan persiguiendo a mis hermanos, dirigentes sindicales; para que no sigan secuestrando y maltratando a los familiares de nuestros dirigentes sindicales como el hermano Teodoro Mamani, en Potosí. Para que no sigan perjudicando a comerciantes y transportistas que no dejan trabajar en Santa Cruz”, afirmó Evo Morales.

PUBLICIDAD

En su mensaje, Evo acusó «a los grupos que solo buscan su interés con mentiras» de hacer daño a Bolivia, y reiteró que con su dimisión busca evitar un baño de sangre. “Que mis hermanos no sean agredidos”, dijo al llamar a cesar la quema de casas que se había dado en diversos puntos del país.

Recordó que su mandato duró 13 años, 9 meses y 18 días, nunca con ambiciones personales. «No he robado nada, si lo piensan, presenten una prueba», retó y agregó que había llegado por el pueblo y no por la plata. Mi pecado es ser indígena, dirigente sindical, cocalero, subrayó Morales. Dijo a sus adversarios que «si quieren vengarse, con Evo y con Álvaro, no con nuestras familias.

“Venimos de sectores de trabajadores, de hermanos muy humildes, pensando siempre cómo reducir la pobreza”, y recordó que se redujo del 38 a un 15 por ciento del total de la población.

“Se deja a Bolivia con soberanía e independencia del Estado, con muchas conquistas sociales universalizadas, como la Renta Dignidad, el agua potable, se estaba en el mismo proceso en materia de salud”, acotó.

Agradeció al pueblo boliviano haberlo acompañado y destacó que «cuando hay sacrificio, esfuerzo, patriotismo, es posible levantar a Bolivia».

Advirtió que la lucha continuará y agregó que con su salida del poder busca evitar el derramamiento de sangre propiciada por sectores opositores.

“Estamos dejando nuevas generaciones en desarrollo, nuevas juventudes más humanas, y llamó a tener valores y a no ser instrumentos del sistema capitalista, en particular a la Policía boliviana”.

A la dimisión del mandatario se sumó la del vicepresidente Álvaro García Linera. «El golpe de Estado se ha consumado», dijo después del mensaje de Morales.

“Siempre vamos a estar del lado del más pobre, del más humilde, no los vamos a dejar solos”, añadió.

Oposición ciudadana y militar

Según la agencia AP, a decisión se dio luego de que la Organización de Estados Americanos (OEA) pidiera que en Bolivia se realizaran nuevas elecciones tras las irregularidades de los comicios del pasado 20 de octubre.

“Estoy enviando mi carta de renuncia a la Asamblea Legislativa de Bolivia”, dijo el mandatario en la televisión nacional desde su reducto del Chapare.

“Les pido que dejen el ataque a las hermanos y hermanas, dejen de quemar y atacar”, dijo.

Antes de que Morales terminara su declaración, en La Paz y en otras ciudades se escucharon bocinazos, la gente salía a festejar a la calle con banderas bolivianas y hacía reventar pirotecnia.

Morales, el primer presidente indígena de Latinoamérica, estuvo en el poder 13 años y 9 meses, el mandato más largo de la historia del país.

Ya a las 16:07 horas, tiempo local, el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas de Bolivia, general William Kaliman, dijo que el presidente Evo Morales debería renunciar para pacificar el país, poco después de que la OEA pidiera nuevas elecciones.

El jefe de las Fuerzas Armadas también exhortó “a todos los ciudadanos movilizados a deponer actitudes violentas”, dijo Kaliman en una declaración de prensa.

El pedido se conoció poco después de hacerse pública la renuncia de dos ministros de Morales demandando la pacificación del país. Cabe señalar que Evo no se encontraba en La Paz.

Los opositores del presidente de Bolivia, Evo Morales, celebran después de que el mandatario indígena anunciara su renuncia, en La Paz, Bolivia, el domingo 10 de noviembre de 2019. (Foto AP/Juan Karita)

Y es que poco antes, el Alto Mando Militar ordenó operaciones militares aéreas y terrestres para neutralizar a grupos armados irregulares supuestamente afines al gobierno que estaban atacando a manifestantes opositores que se trasladaban a La Paz para aumentar la presión social en contra del gobierno.

En ese sentido, el comandante de la Policía, general Yuri Calderón, había ordenado a los policías que se habían replegado a sus cuarteles en protesta contra el gobierno salir a las calles para repeler a los grupos armados supuestamente oficialistas y para evitar vandalismo.

Desbandada de funcionarios

El ministro de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez, se convirtió en el segundo miembro del gabinete del presidente Evo Morales que renunció en medio de la profunda crisis tras las cuestionadas elecciones del 20 de octubre.

El primero en dimitir fue el ministro de Minería, César Navarro. Ambos dijeron que son su medida buscaban ayudar a la pacificación del país tras semanas de mortales protestas que exigen la renuncia de Morales y nuevas elecciones. Las renuncias se dieron en el día que Morales convocó a nuevos comicios después de que la Organización de Estados Americanos (OEA) dijera en un informe preliminar que observó serias irregularidades en los resultados, que abrieron el camino al mandatario para una nueva reelección.

Más temprano, la Central Obrera Bolivia (COB), aliada del presidente Morales, pidió al mandatario “escuchar al pueblo” que está en las calles.

Acciones legales

En tanto, la Fiscalía General de Bolivia anunció el inicio de acciones legales en contra de los jueces del Tribunal Supremo Electoral (TSE) por supuestos “actos electorales ilícitos”, podo después de que la Organización de los Estados Americanos (OEA) señalara las irregularidades.

Presidenta del Tribunal Supremo Electoral, María Eugenia Choque, y el vipresidente, Antonio Costas, que había renunciado, detenidos por la policía de Bolivia.

La Fiscalía señaló que la OEA apunta a la «presunta existencia de hechos irregulares que se constituirían en ilícitos penales y/o electorales», por lo que ordenó el «inicio inmediato de todas las acciones legales correspondientes para el procesamiento y juzgamiento de los vocales miembros del Tribunal Supremo Electoral y demás autores”.

La hasta hace poco presidenta del Tribunal Supremo Electoral, Maria Eugenia Choque, y el ex vicepresidente del organismo, Antonio Costas, fueron aprehendidos el domingo por la policía después que un informe preliminar de la Organización de los Estados Americanos (OEA) que encontró irregularidades en el cómputo en la contienda presidencial del 20 de octubre.

El comandante de la Policía, Yuri Calderón, informó que otros 36 funcionarios de esa institución también fueron detenidos para que enfrenten cargos por presuntos delitos electorales y falsificación, entre otros.

El fiscal departamental de La Paz, Williams Alave, explicó que se procedió de esa manera para tranquilizar las manifestaciones antigubernamentales en las calles y en una jornada agitada en que el presidente Evo Morales dimitió al cargo.

“Ella (Choque) estaba vestida de hombre (por lo que) nos hace pensar que estaba intentado distraer la atención de nuestro personal”, dijo Calderón.

Choque presentó renuncia después de conocerse el informe preliminar de la OEA. Costas había presentado su renuncia hace dos semanas.

¿Quién podría quedar en el cargo tras la renuncia de Evo Morales?

Con las renuncias del presidente Evo Morales y Álvaro García Linera, vicepresidente, la Constitución boliviana marca el camino oficial de lo que debería suceder tras estos acontecimientos.

En ambos casos la renuncia no es directa ni definitiva, requieren la aprobación del Congreso. Las leyes bolivianas establecen que, en caso de que el presidente se encuentre impedido o ausente por alguna razón, el vicepresidente quedaría al mando.

Adriana Salvatierra, presidenta del Senado, también renunció.

En caso de que estas dos figuras no puedan ejercer, como ocurre en este momento, quedaría en el poder quien fuera presidente de la Cámara de Senadores. Quien hasta este domingo ostentaba este puesto era la joven senadora Adriana Salvatierra Arriaza.

La Constitución indica que mientras el presidente y el vicepresidente no se encuentren en el territorio nacional, quien ostente la presidencia de la Cámara de Senadores debería tomar el poder.

En caso de que la presidenta de la Cámara renunciara al cargo de jefa de Estado, tendría que tomar el puesto el presidente de la Cámara de Diputados. Hasta esta mañana era Vítor Borda, quien renunció después de que secuestraran a su hermano como presión para que renunciara.

En caso de que ninguna persona quedara en el cargo, se deberá convocar a elecciones en menos de 90 días y las urnas definirán al siguiente jefe o jefa de Estado en Bolivia.

Gobierno de México, al pendiente de mexicanos en Bolivia: Ebrard

Ante el conflicto que ocurre en Bolivia derivado de las elecciones pasadas, el secretario mexicano de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, aseguró a los 10 mil mexicanos que viven en ese país que el gobierno de México está alerta.

En su cuenta de Twitter, @m_ebrard, el canciller reiteró la información dada a conocer por la embajada de México en esa nación, a fin de que los compatriotas se pongan en contacto en caso de requerir apoyo.

“¡Recuerda!, Si eres mexicano y te encuentras en alguna zona donde se desarrolle algún conflicto y requieres ayuda puedes comunicarte al teléfono de emergencia +59161099543”, informó la representación diplomática en su cuenta @EmbaMexBol de la red social.

Ofrece México asilo a Evo Morales

El Gobierno de México ofreció asilo al expresidente boliviano Evo Morales, e informó que hasta el momento 20 personas que eran parte del Poder Ejecutivo y Legislativo en Bolivia ya recibieron asilo.

El canciller Marcelo Ebrard aseguró mediante su cuenta en Twitter que «México, de conformidad a su tradición de asilo y no intervención, ha recibido a 20 personalidades del Ejecutivo y Legislativo de Bolivia en la residencia oficial en La Paz, de así decidirlo ofreceríamos asilo también a Evo Morales».

Previamente el canciller mexicano había escrito que en Bolivia había una operación militar en curso, luego de que el ahora exmandatario Morales presentó su renuncia al cargo.