Preocupa a OIT futuro de 200 millones de desempleados en el mundo

Agencias / La Voz de Michoacán. El número de desempleados en el mundo llegó a 197 millones, reveló hoy un informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el cual subrayó que en 2012, la cantidad de personas sin trabajo aumentó 4.2 millones. El director general de la OIT, Guy Ryder, al presentar el informe …

desempleo

Agencias / La Voz de Michoacán.
El número de desempleados en el mundo llegó a 197 millones, reveló hoy un informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el cual subrayó que en 2012, la cantidad de personas sin trabajo aumentó 4.2 millones.

El director general de la OIT, Guy Ryder, al presentar el informe en rueda de prensa en Ginebra, advirtió que el desempleo mundial aumentó tras dos años consecutivos de disminución, y "podría aumentar aún más en 2013", por lo que se manifestó "pesimista a mediano plazo".

PUBLICIDAD

Las previsiones de la OIT indican que la recuperación económica mundial no tendrá la fuerza suficiente para reducir el desempleo con rapidez, y se estima que el número de personas que buscan trabajo rebasará los 210 millones en los próximos cinco años.

La tasa actual de desempleo es de 5.9 por ciento, indicó Ryder, quien subrayó que en el aumento del fenómeno, se observa una marcada diferencia regional.

PUBLICIDAD

Precisó que una cuarta parte de este incremento tuvo lugar en las economías desarrolladas, mientras que tres cuartas partes obedecen al efecto secundario sobre otras regiones, en especial en Asia Oriental, Asia Meridional y el África Subsahariana.

"La incertidumbre en torno a las perspectivas económicas, y las inadecuadas políticas que se han implementado para lidiar con ello, han debilitado la demanda agregada, frenando así las inversiones y la contratación", sostuvo Ryder.

"Esto ha prolongado la crisis del mercado laboral en varios países, reduciendo la creación de empleos y aumentando la duración del desempleo, aún en algunos países que antes tenían tasas de desempleo bajas y mercados de trabajo dinámicos", señaló.

"Además, muchos de los nuevos puestos de trabajo requieren de competencias que las personas que buscan trabajo no tienen", agregó Ryder, quien recomendó a los gobiernos intensificar esfuerzos para apoyar actividades que aumenten las competencias y la recapacitación.

La situación del mercado laboral es desalentadora en especial para los jóvenes, pues casi 74 millones de personas de 15 a 24 años están desempleadas en el mundo, una tasa de 12.6 por ciento, cita el informe.

"Alrededor de 35 por ciento de los jóvenes desempleados en las economías avanzadas han estado sin empleo durante seis meses o más. Como consecuencia, un número creciente de ellos pierde la motivación y se retira del mercado laboral", indicó.

"Experimentar períodos de desempleo tan largos o abandonar el mercado de trabajo al comienzo de la carrera profesional perjudica las perspectivas a largo plazo. Erosiona las competencias profesionales y sociales e impide a los jóvenes acumular experiencia laboral", añadió.

Ante este problema, OIT sugirió implementar programas que garanticen empleo o formación a grupos seleccionados de jóvenes, como los que han tenido éxito en algunos países europeos.

El organismo de Naciones Unidas (ONU) consideró probable un aumenten en las diferencias regionales, con mejoras en economías desarrolladas durante los próximos cinco años, y deterioro en economías emergentes de Europa Oriental, Asia Oriental y Sudoriental y el Oriente Medio.

Ryder señaló que "los responsables de la formulación de políticas deben encontrar respuestas coordinadas a la crisis" y celebró que el Fondo Monetario Internacional (FMI) "habló tan claro" al reconocer que subestimó el efecto de las medidas de austeridad en el desempleo.

"La naturaleza global de esta crisis significa que los países no pueden resolver su impacto de manera individual y sólo con medidas internas", agregó Ryder, quien advirtió que la incertidumbre "no disminuirá si los países conciben soluciones contradictorias".

El informe plantea que los responsables de las políticas deben concentrarse en tres cuestiones relacionadas, la primera de ellas una acción coordinada para apoyar la demanda agregada, en especial mediante inversiones públicas en infraestructuras mientras la inversión privada siga siendo débil.

Asimismo, sugiere abordar los crecientes problemas de desajustes en el mercado laboral a través de programas de formación y recapacitación; y prestar atención especial a los jóvenes desempleados.

"El costo de no hacer nada, de dejar que el desempleo a largo plazo crezca y que los jóvenes pierdan contacto con la sociedad, sería mucho mayor", sostuvo el titular de la OIT.-