Dictan prisión preventiva a miembros de la secta en Panamá

Los imputados por el asesinato de siete personas enfrentan los cargos de homicidio agravado, feminicidio y privación de la libertad

Ropa quemada de personas asesinadas en un ritual religioso en la comunidad selvática de El Terrón, Panamá, el viernes 17 de enero de 2020. (AP Foto/Arnulfo Franco)

Notimex / La Voz de Michoacán

Panamá. El Órgano Judicial de Panamá dio prisión preventiva a nueve de los 10 detenidos de una secta religiosa que sacrificaron a siete personas en la comarca indígena de Ngäbe Buglé.

Contenidos relacionados

El juez de Garantías de Bocas del Toro fue quien dictó la sentencia temporal a quienes presuntamente son responsables de la fosa clandestina hallada el pasado 14 de enero en la comunidad de Alto Terrón, dentro de la comarca indígena, informó el Órgano Judicial en un comunicado.

PUBLICIDAD

Los imputados por el asesinato de siete personas enfrentan los cargos de homicidio agravado, feminicidio y privación de la libertad, por lo que su proceso comenzará en las próximas semanas.

El portal de noticias Deutsche Welle (DW) confirmó que la decisión del juez se tomó durante una audiencia en Changuinola, capital de la provincia Bocas del Toro, la cual se encuentra a 329 kilómetros de la capital.

PUBLICIDAD

El medio Panamá On informó este sábado que el presidente de la Coordinadora Nacional de Pueblos Indígenas de Panamá (COONAPIP), Marcelo Guerra, expresó su consternación por la matanza de Ngäbe Buglé y por los actos de crueldad suscitados por la secta religiosa.

Rafael Baloyes, fiscal superior de Bocas del Toro, informó a medios de comunicación que la secta responsable del asesinato tenía tres meses practicando actos de culto, sin embargo, intensificaron la crueldad de sus rituales el fin de semana del 11 y 12 de enero.

El fiscal destacó que las autoridades llegaron a Alto Terrón gracias a una denuncia ciudadana, lo que también les permitió encontrar la iglesia donde practicaban su culto religioso. Fue ahí donde encontraron a 15 personas secuestradas y, posteriormente, identificaron la fosa común con siete cuerpos.