Trump desdeña el coronavirus y celebra mitin en espacio cerrado

Aunque no fue lo que esperaba en cuanto a asistencia, el mandatario estadounidense hizo campaña rumbo a la reelección presidencial.

Foto: Twitter

Redacción / La Voz de Michoacán

Estados Unidos. En un país que es el centro de la pandemia mundial de la COVID-19 con 2.2 millones de contagios y 119 mil 935 muertes, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, desafió el distanciamiento social y celebró un mitin político en busca de reavivar su campaña a la reelección presidencial.

Sin embargo, las predicciones del mandatario de que su primer mitin en meses sería épico, quedaron lejos de cumplirse. Celebrado en Tulsa, en el BOK Arena, sus simpatizantes no llenaron este recinto con capacidad para 19 mil personas.

PUBLICIDAD

Incluso se tenía previsto habilitar un escenario al aire porque esperaban al menos 100 mil personas en la reunión, pero se canceló al corroborar la poca respuesta previa. Pero esto no impidió que Trump apareciera en el lugar cerrado, ubicado en Oklahoma, estado que ha registrado recientemente un incremento en contagios por coronavirus.

En su mensaje, el presidente se fue en contra de las manifestaciones antirracistas suscitadas a raíz de la muerte del afroamericano George Floyd y ensalzó el manejo que ha dado al coronavirus.

PUBLICIDAD

“Hay gente muy mala afuera, haciendo cosas malas”, con estas palabras abrió Trump su mensaje. A los presentes les dijo que eran “guerreros” porque asistieron al evento a pesar de las advertencias de contagios. “La mayoría silenciosa es más fuerte que nunca”, dijo.

“La multitud desquiciada izquierdista está tratando de destrozar nuestra historia, profanar nuestros monumentos, nuestros hermosos monumentos, derribar nuestras estatuas y castigar y perseguir a cualquiera que no se ajuste a sus demandas de control absoluto y total. No estamos conformes", fustigó Trump.

Sobre su rival en la carrera presidencial, el demócrata Joe Biden, dijo que era “un títere indefenso de la izquierda radical”.

Y en cuanto al combate al coronavirus, reconoció haber ordenado disminuir el número de pruebas para detectar le enfermedad, porque eso llevaba a que se descubrieran más casos. Como una “espada de doble filo” calificó el presidente las pruebas.

"Aquí está la parte mala: cuando haces pruebas a ese nivel, vas a encontrar más gente, encontrarás más casos", dijo Trump a la multitud que lo vitoreaba. "Entonces les dije: 'disminuyan las pruebas'".

Posteriormente, un funcionario de la Casa Blanca justificó al presidente y dijo que “obviamente estaba bromeando” con la afirmación de disminuir el número de pruebas de detección.