EDITORIAL | Tiempos difíciles

Ya no podrán darse los mítines multitudinarios que hacían mostrar músculo de los candidatos. Todos tendrán que usar cubrebocas, y guardar distancia. Se acabaron las fotografías de los abrazos y besos que hacían lucir a los aspirantes

La Voz de Michoacán

La pandemia y las campañas parece que no son la combinación perfecta, sino todo lo contrario. El proceso electoral que se vivirá durante los próximos días tendrá un invitado que no tiene nada de especial ni que es bienvenido: la COVID-19. Sin embargo, no existe poder humano que evite su presencia, por lo menos durante la mitad de este año.

Es por ello que es inminente que las campañas como tradicionalmente se vivían tendrán que ajustarse. Ya no podrán darse los mítines multitudinarios que hacían mostrar músculo de los candidatos. Todos tendrán que usar cubrebocas, y guardar distancia. Se acabaron las fotografías de los abrazos y besos que hacían lucir a los aspirantes.

PUBLICIDAD

Las autoridades creen que existen las condiciones para celebrar los comicios. Ya se vivió un experimento en Coahuila e Hidalgo en donde las cosas fluyeron de manera tersa. Si bien no se puede cantar victoria y se tendrán que tomar las medidas necesarias, ese parámetro permitirá a los órganos electorales a replicar el modelo y perfeccionarlo.

Es imposible postergar elecciones por todo lo que implica: garantizar la gobernabilidad. Está claro que no se puede regatear nada en estos momentos, partiendo de que se vive una contingencia sanitaria, es un hecho que pasados los tiempos de renovación de poderes la agitación social podría desencadenar en problemas colaterales.

PUBLICIDAD

Si bien serán elecciones todavía más costosas, puesto que se tendrá que adquirir equipamiento especial, vale la pena. Hay pronunciamientos que sugieren que se eviten los gastos de campaña, y que estos sean canalizados para la salud, los institutos políticos también están en su derecho de aceptar o no una medida de este tipo.

Serán elecciones sumamente complejas, y evidentemente los aspirantes a los distintos cargos deberán ser corresponsables de lo que se está viviendo en estos momentos, y evitar exponer a sus seguidores. Hay municipios que están en alerta roja, y ahí se debe extremar cuidado, pero en donde no existe esta alarma, se debe evitar llegar a puntos críticos.

Las autoridades deben poner de su parte, pero también cada uno de los que aspiran a los cargos de elección, así como los seguidores que son parte de esta fiesta. No se puede jugar de ninguna manera con la salud.